Rusia reconoce a Crimea como Estado

El Parlamento confirmó su separación de Ucrania y pidió su anexión a Rusia, cuyo Presidente firmó un decreto para reconocer su autonomía

COMPARTIR 
18/03/2014 05:41 EFE

MOSCÚ, 18 de marzo .– El presidente ruso, Vladimir Putin, firmó ayer un decreto por el que Rusia reconoce a la rebelde autonomía ucraniana de Crimea como un Estado soberano e independiente.

Teniendo en cuenta la expresión de la voluntad de los pueblos de Crimea en el referéndum celebrado el 16 de marzo de 2014, (decreto) reconocer a la República de Crimea, en la cual la ciudad de Sebastopol tiene un estatus especial, como un Estado soberano e independiente. Este decreto entra en vigor hoy (lunes)”, señala el documento.

Horas antes, el Parlamento de Crimea había aprobado una resolución por la que se declaró independiente de Ucrania y pidió oficialmente la incorporación de la península a Rusia después de que más de 95 por ciento de su población apoyara el domingo su reunificación con el país al que perteneció hasta 1954.

Queda por confirmar si Rusia se anexiona como paso siguiente un territorio que no le será reconocido como propio por la comunidad internacional.

Putin se dirigirá hoy a los diputados y senadores rusos en el Kremlin, en un mensaje extraordinario al Parlamento ruso en pleno, para referirse a la situación en Crimea, en el que se espera que aclare los pasos que seguirán las autoridades rusas.

El presidente de la Duma de Estado de Rusia (Cámara baja del Parlamento), Serguéi Narish-kin, adelantó que el Legislativo será “rápido y responsable” a la hora de decidir si atiende la aspiración de Crimea de pasar a ser la entidad federada 84 de Rusia.

Tras el rotundo respaldo obtenido en el referéndum por el sí a la unión con Rusia, la República de Crimea declaró ayer formalmente su independencia de Ucrania y se dirigió a Moscú con una petición de adhesión.

La autonomía ucraniana se autoproclamó república independiente con un territorio que abarcará toda la península bañada por el Mar Negro, incluida la ciudad portuaria de Sebastopol, que acoge la flota rusa del mar Negro.

Crimea nacionaliza empresas

La nueva República de Crimea se ha arrogado ya casi todos los atributos de un país soberano y ha pedido a la ONU y a la comunidad internacional en su conjunto que la reconozcan como Estado.

Además, el Parlamento comenzó a realizar las primeras “nacionalizaciones”, entre ellas  la de los activos en la península de la sociedad petrolera pública ucraniana Tchernomorneftegaz.

La decisión, votada luego de  la declaración de independencia, concierne también “la  base continental y la zona económica exclusiva en el mar”.

Principal empresa del sector de la región, Tchernomorneftegaz se ocupa de la exploración y de la explotación de yacimientos de hidrocarburos en la zona  ucraniana del mar de Azov y del Mar Negro.

La empresa explota ahí 17 yacimientos, 11 de gas natural, dos de petróleo y cuatro de condensado de gas. Dispone de 13 plataformas off shore y de mil 300 km de gasoductos, entre ellos 370 km en el mar. En 2012 extrajo mil 200 millones de metros  cúbicos de gas.

El Parlamento de Crimea nacionalizó también los bienes de otras dos empresas del sector de los hidrocarburos, Oukrtransgaz y la Empresa de suministro en hidrocarburos de Feodosia en el sureste de Crimea.

Francia amenaza a Rusia

El ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius, advirtió ayer que su país no descarta anular la venta de dos navíos de guerra de tipo Mistral a Rusia “si Putin continúa haciendo lo que hace”
en Ucrania.

En 2011, Francia firmó con Moscú la venta de dos navíos de tipo Mistral por un monto superior a mil millones de dólares.

Si se anula la venta de los dos navíos, Francia pedirá a los otros países que adopten sanciones equivalentes, dijo Fabius.

Pienso en particular en los británicos, que hagan lo equivalente con los haberes rusos de los oligarcas en Londres. Las sanciones deben alcanzar a todos”, dijo Fabius.

 

Sancionan a funcionarios

Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá anunciaron ayer sanciones contra altos funcionarios rusos y ucranianos, como forma de presionar a Moscú luego de que Crimea proclamara su independencia y su integración a Rusia.

Las sanciones, anunciadas prácticamente al mismo tiempo en Washington y Bruselas, y un poco más tarde en Ottawa, involucran a una cantidad acotada de autoridades rusas y ucranianas, y en principio no conciernen al Presidente ruso, aunque sí a sus asesores.

La Casa Blanca apuntó contra 11 personas: siete rusas y cuatro acusadas de colusión con Rusia en Ucrania, entre ellas el depuesto presidente Víktor Yanukóvich y un consejero, así como dos dirigentes separatistas de Crimea, Serguei Axionov y Volodimir Konstantinov.

El presidente estadunidense Barack Obama advirtió que estaba dispuesto a imponer sanciones adicionales si Moscú no cambiaba de actitud.

La reacción en Rusia no se hizo esperar: “Camarada Obama, ¿y qué se supone que pasa con  los que no tienen ni cuenta, ni propiedad en el exterior? Creo que algún bromista se acercó con la lista de sanciones”, dijo el viceprimer ministro ruso, Dimitri Rogozin.

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, impuso sanciones a siete autoridades rusas y cuatro ucranianas por “su responsabilidad en la crisis”.

Los ministros de Relaciones Exteriores europeos “decidieron sanciones –restricciones de visas y congelamiento de bienes– contra 21 autoridades ucranianas y rusas”, anunció el ministro lituano Linas Linkevicius.

No se habían visto sanciones de este tipo en la historia ruso-estadunidense desde el derrumbe de la Unión Soviética
en 1991.

 

Ucrania moviliza sus tropas

El Parlamento de Ucrania aprobó ayer una movilización parcial de las tropas para hacer frente a “la injerencia de Rusia en los asuntos internos de Ucrania”.

Un total de 275 diputados aprobaron esta movilización pedida por el presidente interino, Olexander Turchinov, debido a “la agravación de la situación política en el país (...) y la injerencia de Rusia en los asuntos internos de Ucrania”.

Ningún diputado estuvo en contra y 33 diputados no participaron en la votación.

Los diputados aprobaron también la utilización de unos 6 mil 900 millones de grivnas más (530 millones de euros) para garantizar la capacidad de combate de las fuerzas armadas.

La votación tuvo lugar después de que 96.6% de los crimeos apoyaran su integración en Rusia en un referéndum celebrado el domingo en esta península, ocupada desde finales de febrero por tropas rusas.

Turchinov calificó el lunes este referéndum de “gran farsa”, y el diputado Mikola Tomenko, del partido de la ex primera ministra, Yulia Timoshenko, ironizó: “Esperábamos el 101%, vista la organización del referéndum”.

 

Venecia  busca salir de Italia

La región del Veneto, que incluye la ciudad de Venecia, inició el domingo una votación vía internet sobre la posibilidad de separarse de Italia.

Unos 3.8 millones de personas tienen la posibilidad de participar en el referéndum. Los activistas separatistas afirman que en sus encuestas 60% de los participantes favorecen la separación y crear la República del Veneto.

Pero no son los únicos.  En septiembre, Escocia escenificará un referéndum para determinar su separación de Gran Bretaña. Por lo pronto, la prensa británica está llena de augurios de desastre político y económico si triunfa la opción separatista.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, hizo ayer un paralelo entre el cuestionado referendo de Crimea con la propuesta votación sobre la independencia de Cataluña, que los partidarios de la medida desean realizar en noviembre.

El movimiento para separar el País Vasco de España parece más o menos adormilado de momento, aunque miles de personas salieron el mes pasado a la calle en apoyo de los activistas presos de la organización militante ETA.

En Canadá, un renacimiento del movimiento independentista de Quebec parece ser recibido con indiferencia por los canadienses, que hace 20 años hicieron todo lo posible por evitar la separación y ahora parecen resignados –o hartos– a un nuevo intento, en base a los eventuales resultados de elecciones regionales del 7 de abril. Si gana el empresario Pierre Peladeau, que apoya al primer ministro Pauline Maurois, habrá una nueva consulta sobre el tema.

 

Relacionadas

Comentarios