Estado Vaticano cumple 85 años

La dictadura de Italia y la Iglesia firmaron el 11 de febrero de 1929 el tratado que creo ese país

COMPARTIR 
11/02/2014 01:21 Fernanda Navarro
Mediante el Tratado de Letrán, el régimen italiano de Benito Mussolini cedió a la Iglesia católica un total de 44 hectáreas para la creación del Vaticano. Foto: AFP

CIUDAD DE MÉXICO, 11 de febrero.- Han pasado 85 años desde que el Vaticano se convirtió en un Estado independiente, territorialmente el país más pequeño del mundo con 44 hectáreas de superficie y formalmente con ingresos anuales por 117.23 millones de dólares, de acuerdo con datos oficiales de 2012.

Pero es prueba evidente de que el tamaño no lo quiere decir todo.

El Estado Vaticano fue constituido como se le conoce en la actualidad gracias a un acuerdo entre la Santa Sede y, en aquel entonces, el Reino Italiano, conocido como el Tratado de Letrán que se firmó el 11 de febrero de 1929.

Desde el siglo VI y hasta 1870, la Iglesia católica tuvo el dominio de territorios italianos que abarcaba las regiones que se conocen actualmente como Romagna, Marcas, Umbria y Lazio.

Pero los perdió cuando Napoleón III retiró las tropas francesas que protegían los Estados Pontificios para enfrentar la guerra con Prusia y la unificación italiana se abrió paso con la absorción de esos territorios luego de una pequeña batalla en la que murieron 49 “bersaglieri” italianos y 19 “zuavos” papales.

Los distintos papas que estuvieron al frente de la Iglesia durante los 59 años en que su poder permaneció relegado a los muros de la Basílica de San Pedro y otras propiedades de la curia romana, se negaron a reconocer los gobiernos de Italia a través de diversas acciones, como la prohibición a los católicos de ese país para votar en elecciones del Estado italiano.

Durante la dictadura de Benito Mussolini se accedió a concretar una alianza con el Vaticano, que en ese momento lo encabezaba el papa Pío XI, mismo que puso como condición para negociar cualquier tratado la disolución del Partido Popular Católico Italiano.

Una vez que las negociaciones concluyeron, Mussolini y el cardenal Petro Gasparri, secretario de Estado en representación del Papa, firmaron tres documentos: el primero, reconocía al Vaticano como Estado y ente soberano de derecho público internacional.

El segundo documento se encargó de definir las normas civiles y religiosas entre el gobierno y la Iglesia en Italia; y el tercero, se trató de un convenio financiero que proporcionó a la Santa Sede una compensación por las pérdidas ocasionadas en 1870.

El preámbulo del Tratado de Letrán declara “la absoluta y visible independencia” de la Iglesia católica “garantizándole una soberanía indiscutible también en el campo internacional”.

Desde entonces, este Estado independiente opera como una monarquía absoluta y el Sumo Pontífice o jefe de Estado –el papa Francisco actualmente– sustenta los poderes legislativos, ejecutivos y judiciales.

El Vaticano no cuenta con un sistema penitenciario formal y es el cuerpo de la Guardia Suiza –hombres solteros, católicos que tengan entre 19 y 30 años– quien se encarga de la seguridad de la ciudad.

De acuerdo con datos de la Santa Sede, los habitantes de este Estado ascienden a 800 aproximadamente, de los cuales sólo 450 poseen la ciudadanía Vaticana.

Pese a ello esta Ciudad-Estado posee su propia bandera, moneda –euro Vaticano– y emite sus propios sellos postales.

 

Comentarios

Lo que pasa en la red