Papa Francisco: un buen gobernante no manipula

“Quien tiene tareas o roles de gobierno no debe usar al Señor y al pueblo para defenderse en los momentos de dificultad”, señaló el Sumo Pontífice

COMPARTIR 
04/02/2014 01:45 Notimex y EFE
El Papa se reunió ayer con el presidente de Samoa, Tuiatua Tupua Tamasese Efi, y su esposa. Foto: AFP

CIUDAD DEL VATICANO, 4 de febrero.– El papa Francisco aseguró ayer que un buen gobernante no manipula a Dios o a su pueblo cuando surgen los problemas, acepta sus errores y no cae en la tentación de justificarse.

Durante el sermón de su misa matutina, celebrada en la capilla de su residencia vaticana (Casa Santa Marta), el pontífice reflexionó sobre el pasaje bíblico que menciona la actitud del rey David ante la traición de su hijo Assalonne.

“Quien tiene tareas o roles de gobierno no debe usar al Señor y al pueblo para defenderse en los momentos de dificultad”, señaló.

Precisó que ante la traición el soberano se entristeció porque también el pueblo se puso de parte del hijo pero, como hombre de gobierno, tomó la realidad como era –sabiendo que una guerra sería dramática– y por tanto tomó la decisión de no hacer morir a su pueblo.

“En los momentos feos de la vida ocurre que quizás en la desesperación uno busca defenderse como puede usando a Dios y a la gente”, añadió.

Sostuvo que David no escapó, lloró por sus errores, buscó salvar a su pueblo y no cayó en la tentación de justificarse, un instinto que todos los hombres tienen cuando en su vida ocurren situaciones similares.

 En tanto, el director de la influyente revista jesuita Civiltá Cattolica, Antonio Spadaro, reconoció en una charla que el pontífice latinoamericano desea una “apertura incondicional” de la Iglesia a “todos”, que tenga en cuenta las varias realidades, lo que no deja de suscitar “resistencias”.

Spadaro, de 47 años, entre las personas más cercanas al Papa jesuita, responde sobre los verdaderos cambios que se están llevando a cabo en la Iglesia desde la elección en marzo pasado de Francisco.

Además de la popularidad que el argentino Jorge Mario Bergoglio despierta desde que fue elegido, muchos católicos piensan que va a realizar cambios doctrinales.

Relacionadas

Comentarios