Papa Francisco: los abusos son una vergüenza

El papa Francisco condenó los escándalos que han azotado a la Iglesia católica, en momentos en que un enviado de la Santa Sede compareció ante un organismo de la ONU por los abusos sexuales cometidos por religiosos

COMPARTIR 
17/01/2014 06:17 AFP, Notimex, DPA y EFE

CIUDAD DEL VATICANO, 17 de enero.– El papa Francisco condenó ayer “los numerosos escándalos” que han azotado a la Iglesia, al reconocer que son “una vergüenza”, en momentos en que un enviado de la Santa Sede comparece ante un organismo de la ONU por los abusos sexuales cometidos por religiosos.

¿Nos avergonzamos? Tantos escándalos que yo no quiero mencionar singularmente, pero que todos sabemos cuáles... Escándalos en los que algunos han tenido que pagar caro: ¡Y eso está bien! Se debe hacer así... ¡La vergüenza de la Iglesia!”, exclamó el Papa argentino durante la homilía de ayer por la mañana  en la residencia Santa Marta.

Se trata de la condena más severa pronunciada por el pontífice latinoamericano contra los escándalos por pedofilia en la Iglesia.

¿Pero nos hemos avergonzado de estos escándalos, de estas derrotas de sacerdotes, obispos, laicos?”, se interrogó.

Esos personajes “no tenían una relación con Dios. Tenían un posición en la Iglesia, una posición de poder, y también de comodidad, pero no la palabra de Dios”, añadió.

El Papa lamentó también que la Iglesia se haya convertido en el mundo en emblema de corrupción, convirtiéndose en motivo de “burla” de la gente.

Las denuncias por abusos sexuales y pedofilia son el asunto más grave que afecta a la Iglesia católica.

Benedicto XVI en 2005 prometió apartar a todos los encubridores de abusos sexuales dentro de la Iglesia, pero no lo logró.

Muchos obispos tienden a no colaborar con la justicia local, como exige el Papa y muchas conferencias episcopales no han elaborado las líneas de lucha contra la pedofilia.

En África y Asia el tema es abordado tímidamente y las justicias locales suelen ser deficientes.

La Iglesia sigue recibiendo denuncias de abusos cometidos por curas, sobre todo en la década de los 60, 70 y 80.

 

ONU exige a Iglesia castigos

La Iglesia católica debe ser más transparente respecto a los casos de abusos sexuales a menores por parte de sus clérigos e imponer castigos justos por los mismos, exigió ayer el Comité sobre los Derechos del Niño de la ONU, ante el arzobispo Silvano Tomasi, enviado del Vaticano ante Naciones Unidas.

El ex sacerdote jesuita Alberto Athié Gallo afirmó que el Vaticano tiene responsabilidad institucional ante los casos de pederastia y su encubrimiento a sacerdotes, cardenales y obispos.

La Santa Sede tiene responsabilidad institucional sobre las formas en las que encubrieron a muchos sacerdotes, obispos y cardenales pederastas”, declaró Athié Gallo en entrevista.

Una de las integrantes del comité de la ONU, Sara De Jesús Oviedo Fierro, exigió al Vaticano más detalles sobre los casos de abuso y sobre las medidas exigidas previamente por dicho organismo de la ONU.

¿Por qué no hacer un esfuerzo para ser más transparente?”, se preguntó la representante de la ONU.

Además, Oviedo criticó la falta de acción por parte de la Santa Sede en contra de quienes cometieron los abusos. “Los castigos que se impusieron no parecen reflejar la magnitud o alcance de los delitos”, afirmó.

Otra de las integrantes del comité criticó que las investigaciones sobre los abusos se hayan llevado a cabo a menudo sólo dentro de la Iglesia y de forma estrictamente confidencial. “¿Por qué sólo se denuncia ante las autoridades judiciales unos pocos casos, por qué no se hacen públicos?”, preguntó Hiranthi Wijemanne, de Sri Lanka.

Por su parte, el enviado del Vaticano ante la ONU, el arzobispo Silvano Tomasi, aseguró que la Santa Sede lucha en todo el mundo de forma decidida contra el abuso sexual de los menores. “No hay justificación para ninguna forma de violencia o explotación de los niños”, dijo Tomasi.

El resultado de los esfuerzos conjuntos de las iglesias locales y la Santa Sede supone un marco que, aplicado correctamente, ayudará a eliminar los casos de abusos sexuales a niños por parte del clero y otro personal de la Iglesia”, afirmó Tomasi.

El Vaticano firmó todos los acuerdos internacionales para la protección de los menores y los aplica de forma consecuente, entre ellos el protocolo de la lucha contra la prostitución y la pornografía infantil, agregó el nuncio apostólico.

El Papa dispuso además la creación de la comisión para la protección de los menores de edad, explicó Tomasi. En ésta se propondrán medidas para garantizar la ayuda a víctimas de abusos. La Iglesia católica mantiene lo que ya dijo el papa Juan Pablo II: el Vaticano considera un delito y un “terrible pecado a los ojos de Dios” los abusos a menores por representantes de la Iglesia.

Según Tomasi, los abusos sexuales son un crimen que no tiene lugar de forma especiamente intensa en los círculos eclesiásticos: “Hay pederastas incluso en los grupos profesionales más respetados del mundo, entre ellos en el clero y otras profesiones eclesiales”.

El Vaticano vive un fuerte escándalo desde que se dio a conocer el gran número de abusos sexuales que sufrieron menores de edad por parte de sacerdotes y otros religiosos en las últimas décadas. En los últimos diez años se informó al Vaticano de cuatro mil casos de abusos, aseguró a principios de 2012 el cardenal estadunidense William Joseph Levada.

En un escrito enviado al comité de la ONU en diciembre, la Santa Sede argumentó que no es responsable de las instituciones de la Iglesia o sus empleados en otros países. Además, el Vaticano no remitió los detalles sobre los crímenes y su forma de actuar contra ellos que le reclamaron los 18 expertos del comité.

Responsabilidad moral

El comité de la ONU considera que el Vaticano tiene una “responsabilidad moral” por lo ocurrido y criticaron que algunos religiosos no fueran apartados del servicio religioso, a pesar de sus actos de abuso.

El comité evaluará hasta principios de febrero la forma en que la Iglesia abordó estas cuestiones y desarrollará posibles recomendaciones que publicará más tarde. En la comparecencia de ayer estuvieron presentes activistas que piden que se aclaren todos los casos y reclaman amplias indemnizaciones para los afectados.

Pero el Vaticano esquivó en la ONU ofrecer información detallada sobre aspectos relacionados con los casos de abuso sexual de menores por parte de miembros del clero, en un ejercicio retórico mediante el cual intentó demostrar su determinación de prevenir nuevos delitos de este tipo.

La sesión estuvo centrada en preguntas y sobre las sanciones contra los responsables de pederastia y quienes ocultaron casos de este tipo, y las medidas para proteger de manera eficaz a los niños bajo custodia o influencia de religiosos.

Asimismo se pidieron aclaraciones sobre las reparaciones materiales, sicológicas y morales previstas para las víctimas, y sobre las cuales no hubo respuestas claras.

Comentarios

Lo que pasa en la red