Alumno de 12 años fue autor de tiroteo

El ataque, ocurrido en una escuela de Nuevo México, dejó dos heridos de gravedad

COMPARTIR 
15/01/2014 06:38 EFE, AP y Notimex /Fotos: AP

TEXAS, 15 de enero.— Dos adolescentes fueron ingresados ayer en estado grave en el hospital de Lubbock (Texas) tras un tiroteo en una escuela media de Roswell (Nuevo México), según informaron las autoridades locales.

Los dos menores del centro Berrendo Middle School, un chico de 12 años y una chica de 13, fueron trasladados de emergencia al hospital tejano, según datos de la emisora local KOAT.

Los estudiantes heridos fueron atacados a tiros por otro alumno del centro, de 12 años, actualmente bajo arresto policial, confirmaron las autoridades locales y estatales.

Las investigaciones apuntan a que el autor de los disparos sacó un arma “probablemente de una mochila”, según el jefe policial de la zona, Pete Kassetas, y disparó contra otros alumnos.

Todo pasó a primera hora de la mañana, antes de que empezaran las clases.

La policía estatal de Nuevo México y las autoridades locales fueron informados de los disparos a las 8:11 hora local.

Según testigos citados por los medios locales, el tiroteo se produjo en el gimnasio del centro, cuando los alumnos se estaban preparando para ir a clase.

La cadena local de televisión citó a dos estudiantes, testigos del ataque, que aseguraron que el chico de 12 años habría sido herido en el rostro.

La policía anunció en las redes sociales: “El tirador ha sido aprehendido. Se pide a los padres que no vayan a la escuela en este momento ya que está bloqueado su acceso”.

Durante el bloqueo de los accesos a la escuela, los profesores apagaron las luces y mandaron a los alumnos a esconderse bajo las mesas y rezaron.

La gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez, viajó al municipio de Roswell, quinta ciudad más poblada del estado y situada a 340 kilómetros de la frontera con México.

Otro herido, pero estable

Hay un tercer herido, de menor gravedad, sin hospitalización y sin haber recibido ninguna bala, que es trabajador del centro escolar.

Se quedó ayudando en el centro”, declaró la gobernadora Martínez, durante una rueda de prensa.

Martínez pidió que “todos los neomexicanos tengan a estos dos niños en sus rezos, dos niños que tan sólo estaban sentados esperando para entrar a clase”.

La presidenta de la Federación Estadunidense de Maestros en Nuevo México, Stephanie Ly, destacó en un comunicado que “las armas no tienen lugar en las escuelas, que deberían ser santuarios” para los jóvenes.

Debemos seguir haciendo todo lo posible, incluyendo el trabajo para adoptar leyes de sentido común sobre las armas, para mantenerlas fuera del recinto escolar y garantizar la seguridad de los niños y los empleados del centro”, añadió.

El tiroteo en Nuevo México se produjo un mes después de que, en una escuela secundaria del vecino estado de Colorado, un alumno disparara contra una compañera, luego se suicidara y la estudiante herida muriera al cabo de unos días.

El municipio de Roswell, quinta ciudad más poblada del estado y situada a 340 kilómetros de la frontera con México, es sede de uno de los cinco institutos militares juveniles de Estados Unidos, financiado con fondos estatales.

Relacionadas

Comentarios