Perfil: Nelson Mandela, ícono de lucha contra el 'apartheid'

“Madiba”, como cariñosamente se le conocía en Sudáfrica, fue durante décadas el ícono de la lucha antirracial en el mundo

COMPARTIR 
05/12/2013 16:19 De la Redacción / Foto: AP

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de diciembre.- Nelson Mandela fue durante décadas el ícono de la lucha antirracial en el mundo.

"Madiba", como se le conocía cariñosamente en Sudáfrica, estuvo preso durante 27 años durante los cuales continuó con su lucha, fue presidente de Sudáfrica y Premio Nobel de la Paz en 1993.

Nació el 18 de julio de 1918 en Mvezo, Transkei, una aldea de Cabo Oriental, su padre lo llamó Rolihlahla en lengua xhosa, que significa "perturbador". En la escuela, su profesora lo llamó Nelson por una costumbre de poner a los niños africanos nombres ingleses.

Huérfano desde los nueve años, Mandela quedó al cuidado de su padrino y al graduarse del colegio viajó a Alice para estudiar Derecho en el Fort Hare University College, se hizo abogado en 1942, conoció a Oliver Tambo, con quien montó el primer estudio jurídico de negros.

Poco después ingresó al Congreso Nacional Africano, un movimiento de lucha contra la opresión de los negros sudafricanos y fue uno de los líderes de la Liga de la Juventud del Congreso, su ideología era un socialismo africano: nacionalista, antirracista y antiimperialista.

Mandela luchó contra los desalojos, la segregación en las universidades y la explotación de los trabajadores.

En 1962 fue arrestado y condenado por sabotaje, además de otros cargos, a cadena perpetua, estuvo 27 años en la cárcel, la mayoría de los cuales estuvo confinado en la prisión de Robben Island.

En 1984 el gobierno intentó acabar con el incómodo mito de que Mandela era el símbolo de la lucha contra el apartheid dentro y fuera de Sudáfrica, una figura legendaria que representaba la falta de libertad de todos los negros, ofreciéndole la libertad si aceptaba establecerse en una zona que el gobierno le había concedido una facción de independencia; Mandela rechazó el ofrecimiento.

Finalmente, Frederik De Klerk, presidente de Sudáfrica por el Partido Nacional, hubo de ceder ante la evidencia y abrir el camino para desmontar la segregación racial, liberando a Mandela en febrero de 1990 y convirtiéndole en su principal interlocutor para negociar el proceso de democratización. Mandela y De Klerk compartieron el Premio Nobel de la Paz en 1993.

Mandela lideró a su partido en las negociaciones para conseguir una democracia multirracial en Sudáfrica, cosa que se consiguió en 1994 con las primeras elecciones democráticas por sufragio universal donde Mandela ganó las elecciones y fue presidente de 1994 a 1999, tendió la mano a la minoría blanca que lo encarceló, dio prioridad a la reconciliación nacional, mantuvo a Frederik De Klerk como vicepresidente y condujo a su país a una transición histórica.

Durante su presidencia Mandela sostuvo encuentros con innumerables líderes mundiales y recibió unos 250 premios y reconocimientos internacionales entre ellos varios doctorados honoris causa.

Fue mediador en conflictos de Angola, Burundi y República Democrática del Congo.

Mandela dejó el poder en 1999, gesto considerado como un ejemplo para los líderes de África, quienes se aferran al poder durante décadas.

En enero del 2005 se anunció que su hijo mayor había muerto de SIDA a la edad de 54 años. Tras el hecho Nelson Mandela exhortó a todo el pueblo sudafricano a enfrentar la epidemia, la cual tiene la tasa más alta de infección en dicho.

En 2009 la ONU declaró el 18 de julio como el día de Mandela.

ald

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios