El párroco de las fotos sexuales: 'Estoy tan hundido que hasta rezar me cuesta'

El párroco de Churra, quien se siente un "sacerdote muy conocido y muy querido" por sus feligreses, está activando dos líneas de defensa

COMPARTIR 
16/05/2013 12:43 Redacción

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de mayo.- Después de que fuesen difundidas imágenes y  un video del párroco Francisco Javier Ruiz, con contenido sexual, lo que provocó que fuese destituido por la Diócesis de Cartagena, todos los medios españoles se han dado a la tarea de documentar la historia.

Su voz suena triste y cansada al otro lado del teléfono, publica El Mundo. Francisco Javier Ruiz, el cura de Churra (Murcia) cuyas fotos haciendo sexo oral arrasan en las redes sociales, está "hundido" y asegura que es "víctima de un montaje". Para defenderse, presentó, esta tarde una denuncia ante los juzgados. Y espera que la Justicia civil y la religiosa reparen su honor "mancillado".

"Estoy tan hundido que hasta rezar me cuesta, aunque ése es el único consuelo que me queda", explica el párroco, que, nada más estallar el escándalo y aconsejado por su propio obispo, monseñor Lorca Planes, se fue de la casa rectoral de Churra. Para "evitar la presión de los medios, que no dejan de llamar". De hecho, su móvil suena sin cesar, con peticiones de entrevistas de todo el mundo.

Explica que ha sufrido "un impacto terrible". Tanto personalmente, como sobre todo pensando en su familia. Especialmente en sus padres, que tienen 71 y 70 años. "Se lo dije yo mismo a mis padres, que están sufriendo un auténtico calvario... Imagínese un hijo sacerdote en esta situación", dice con voz entrecortada.

En medio de la amargura, Francisco Javier se siente acompañado lógicamente por sus padres y por su familia, así como por mucha gente de su parroquia. "La gente está muy triste. Los feligreses me llaman sin parar, para darme ánimos y decirme que están absolutamente seguros de mi inocencia. ¡Cómo le han podido hacer esto!, me dicen".

"Las fotos son falsas y un puro montaje"

El párroco de Churra, quien se siente un "sacerdote muy conocido y muy querido" por sus feligreses, está activando dos líneas de defensa. La primera civil, con la denuncia en el juzgado, para que la Justicia investigue "esas fotos, que son falsas, un montaje". En la denuncia asegura que él "nunca estuvo en ese lugar y que, por supuesto, no sabe nada de eso".

Preguntado si sospecha de alguien como autor del supuesto "montaje fotográfico", el cura asegura que "todos tenemos gente que nos quiere mal, pero no tengo ni idea de quién lo pudo hacer. Lo único que pido es que se demuestre que las fotos son falsas y un puro montaje"

A la espera de la investigación judicial y "apartado de la parroquia", considera que su destitución como párroco por parte del obispo de Murcia, monseñor Lorca Planes, no es un castigo ni una penitencia. "El señor obispo tomó esa decisión como una medida cautelar, para salvaguardarme y protegerme del acoso de los medios de comunicación. Es un hombre muy sensato, que hizo eso pensando en mi bien".

Francisco Javier Ruiz cree a ciegas en su obispo, que le llamó personalmente, para decirle que "era conveniente que me retirase". Por eso, repite: "Mi defensa es el señor obispo". El sacerdote lleva 12 años como cura diocesano de Murcia, a donde llegó tras exclaustrarse de los capuchinos de Valencia, en los que ingresó y profesó.

Mientras pasa la tormenta, Francisco Ruiz sufre. "Siento un dolor profundo en el alma, porque el mal que me han hecho es irreparable. Por mucho que se demuestre que las fotos son falsas ya han corrido por todo el mundo".

Aún así se consuela pensando que "esta pesadilla pasará, como todo". Mientras, intenta rezar. "Hasta rezar me cuesta, porque la cabeza no para. Estoy sufriendo, pero en manos de Dios". Quizás por eso termina la conversación con una petición que le sale del fondo del alma: "Rezad por mí". ¿Víctima o pecador? La Justicia y el obispo quizás nos lo digan.

Críticas y elogios de los vecinos

Algunos vecinos consultados por la Agencia Atlas definen al sacerdote como una persona muy tradicional y poco partidario de ciertas conductas. Uno de ellos, un joven de la localidad, le tacha de estar "chapado a la antigua" y dice que si tenías novia y no estabas casado te consideraba un "pecador".

Otros vecinos cuentan que se negaba a dar la comunión a los hijos de padres separados y que también se negó a confirmar a una chica por defender a un amigo gay.

Pero al igual que críticas, hay elogios y defensa de su labor. Un miembro cofrade del pueblo dice que siempre ha sido un buen sacerdote, pero que se había granjeado la enemistad de parte del pueblo por su forma de ser, sus ideas y su modo de actuar. Por eso, afirma, ése puede ser el motivo de toda esta situación y la difusión de las imágenes.

pdg

Comentarios

Lo que pasa en la red