Pelean por los derechos de Uxmal

Herederos de Antonio Mediz Bolio Cantarell piden al gobierno de Yucatán regalías por el espectáculo de luz y sonido que se realiza desde 1975, cuando se estrenó con la presencia de la reina Isabel II

COMPARTIR 
01/09/2014 05:59 Luis Carlos Sánchez

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de septiembre.- Un conflicto legal podría dejar a la zona arqueológica de Uxmal sin su emblemático espectáculo de luz y sonido.

 Los herederos del escritor Antonio Mediz Bolio Cantarell (1884-1957), en cuyo libro La tierra del faisán y del venado está basado el montaje audiovisual, reclaman al gobierno de Yucatán el pago de regalías por el uso de la historia durante más de 39 años, desde que fue inaugurada la noche del 27 de febrero de 1975 con la presencia de la reina Isabel II de Inglaterra.

Josefina Peón Mediz Bolio, nieta del reconocido mayista, presentó el 4 de julio pasado ante la Procuraduría General de la República (PGR) una denuncia de hechos “en contra de quien o quienes resulten penalmente responsables” por el delito de plagio y uso indebido de propiedad autoral.

De resultar favorable el reclamo, el espectáculo que actualmente ha sido interrumpido, para llevar a cabo la reparación de sus luminarias, no podrá volver a ser utilizado.   

A pesar de que la Sociedad General de Escritores de México (Sogem) reconoce la autoría del yucateco y ha buscado fungir como mediadora del conflicto, el gobierno de Yucatán afirma que el guión de Uxmal no está basado en la obra de Mediz Bolio:

Jorge Esma Bazán, director del Instituto de Historia y Museos de Yucatán, considera que el texto que cada noche se narra en la zona arqueológica “no está basado en su obra, el guionista toma unos pasajes de unos textos, pero no está basado en su obra”.

Por el contrario, el compositor Luis Pérez Sabido, quien fuera director de Cultura del Ayuntamiento de Mérida en 1975 y quien estuvo presente en la inauguración del espectáculo, opina: “el guión lo realizó el historiador Miguel Civeira Taboada con textos de Antonio Mediz Bolio, quien había muerto el 15 de septiembre de 1957, utiliza los textos de La tierra del faisán y del venado de Antonio Mediz Bolio”.

Se desechó a Novo

La noche del 27 de febrero de 1975, la reina Isabel II de Inglaterra corrió unos 150 metros bajo la lluvia que comenzó a caer en la zona arqueológica de Uxmal. Junto con la comitiva que le acompañaba, incluido su esposo el príncipe Felipe duque de Edimburgo, subió la escalinata del conjunto arquitectónico maya conocido como el Cuadrángulo de las monjas. Desde ahí presenció ocho minutos del espectáculo de luz y sonido, que esa noche quedaba inaugurado.

La iniciativa de elaborar un espectáculo para la zona arqueológica había sido del gobernador Carlos Loret de Mola Mediz (1921-1986), sobrino de Antonio Mediz Bolio. La noche de su inauguración, reportó Excélsior el 28 de febrero de aquel año, sólo fue una “probadita” del espectáculo que habría de ser considerado el cuarto mejor el mundo. “Ésta es una función previa. No ha terminado la instalación”, dijo esa noche Loret de Mola.

Pocos días después, el espectáculo se convirtió en un éxito.

“El espectáculo fue grabado por la Orquesta Sinfónica Nacional, toda la música fue escrita por el compositor yucateco Daniel Ayala Pérez (1906-1975) y el guión lo realizó el historiador Miguel Civeira Toboada con textos de Antonio Mediz Bolio, utiliza los textos de La tierra del faisán y del venado. Antonio Mediz Bolio es el más grande mayista, su obra es un monumento a la yucatanidad y Loret de Mola era un gran admirador de su tío Antonio, a quien celebraba todos los 15 de septiembre en Ochil –un paraje en donde él vivió que queda en la carretera a Progreso–”, recuerda.

El poeta y compositor agrega que originalmente el libreto para el espectáculo se había encargado a Salvador Novo, pero su texto no sirvió. “Se desecha porque no reflejaba el espíritu maya, Novo no fue un conocedor de la cultura maya como lo fue Mediz Bolio, por eso se encarga uno nuevo, el texto de Mediz Bolio era indudablemente el mejor y cuando se inaugura el espectáculo de luz y sonido se le considera el cuarto más importante del mundo. Está basado en sus textos, no sé el orden en el que están escritos pero sí está basado en sus textos”, dice.

La tierra del faisán y del venado resultó la historia idónea para el guionista. La obra apareció originalmente en 1922 en una edición argentina; Alfonso Reyes escribió una carta al autor yucateco el 5 de agosto de 1922 en donde alababa su sensibilidad para captar el espíritu maya. Lo mismo hizo años después José Emilio Pacheco en su Inventario –columna que escribía en Excélsior– del 1 de octubre de 1984.

Y el mismo Mediz Bolio explica así sus intenciones: “He pretendido hacer una estilización del espíritu maya, del concepto que tienen todavía los indios –filtrado desde millares de años– de sus orígenes, de su grandeza pasada, de la vida, de la divinidad, de la naturaleza, de la guerra, del amor, todo dicho con la mayor aproximación posible al genio de su idioma y al estado de su ánimo al presente”.

Conflicto añejo

Después de la inauguración con la presencia real, pasaron pocos días para que el espectáculo se convirtiera en uno de los principales atractivos de Uxmal (actualmente, según cálculos de las propias autoridades de Yucatán, unos 300 turistas acuden a cada una de las dos funciones que diariamente se ofrecen) y sin embargo el gobierno de Loret de Mola Mediz, jamás formaliza el permiso para utilizar la obra de su tío en la zona arqueológica.

Un supuesto conflicto político habría sido la causa: a la muerte del escritor yucateco, su hija Josefina Mediz Bolio de Peón se convirtió en su heredera, sin embargo, el apoyo abierto que hizo de la candidatura a gobernador de Yucatán del panista, Víctor Manuel Correa Rachó, habría ocasionado el disgusto de Loret de Mola, quien se negó a pedir permiso para utilizar el texto de Mediz Bolio. Josefina falleció en 2008 y los derechos de la obra de su padre, pasaron a su hija Josefina Peón Mediz Bolio.

Después de solicitar a los diferentes gobernadores del estado el reconocimiento de sus derechos, Peón Mediz Bolio pidió el 14 de septiembre de 2009 (a través de una carta cuya copia está en poder de Excélsior) a la entonces gobernadora Ivonne Ortega su intervención en el conflicto: “como heredera legítima de los derechos de autor de mi abuelo legados por mi madre, he peregrinado por meses en un laberinto burocrático, sin recibir siquiera un planteamiento concreto que resuelva esta injusticia”, le dice a Ortega en el documento.

En la carta recuerda que el exgobernador Víctor Cervera Pacheco “intentó remediar” el caso, pero la delicada salud de su madre “hicieron imposible la realización de los trámites”. Y recuerda “no he querido acudir a las instancias jurisdiccionales pero tal parece que no queda otro remedio”. Con la salida de Ortega del gobierno de Yucatán, el conflicto parece estar destinado a los tribunales.

Jorge Esma Bazán, funcionario del gobierno estatal y quien medió en el conflicto cuando se desempeñó como director del Patronato Cultur, niega que el guión de Uxmal utilice la obra de Mediz Bolio: “La idea del guionista fue que tomó pasajes de Mediz Bolio y tomó pasajes de las leyendas y él hizo sus propios pasajes, el guión es de él. Cuando fui director de Cultur, hable con… yo soy amigo desde niño del maestro y soy amigo personal de los hijos. Yo hable con ellos y les dije miren: el guión no es de Antonio Mediz Bolio, si el guión fuera de él tiene que llegarse a un arreglo, pero como no es y no está basado en su obra, pues no”.

En entrevista realizada el 21 de agosto pasado, Esma Bazán dice que el guión de Uxmal también contiene algunos fragmentos de Ermilo Abreu Gómez, pero sus familiares nunca han solicitado regalías y que él mismo ha sugerido realizar un estudio para determinar el porcentaje que el guión contiene de cada autor: “hay un estudio muy interesante de porcentajes, te puede tocar el dos por ciento si tú quieres por esto, yo propuse que se haga, si me preguntas de frente, de frente te digo: apoyo la iniciativa, no sé si tenga los argumentos suficientes de orden jurídico, no de orden intelectual, ese lo doy por hecho”.

La noche del estreno

La visita de la reina Isabel II de Inglaterra a México fue todo un acontecimiento. Para la noche del estreno del espectáculo de luz y sonido se preparó una cena para mil 500 invitados que degustaron jaiba, langosta,  faisán y caviar. Por la mañana, la soberana había recorrido las ruinas arqueológicas nada más y nada menos que con la guía del arqueólogo británico Eric Thompson y en compañía de su esposo el príncipe Felipe y el entonces secretario  de Relaciones Exteriores, Emilio Rabasa.

 Después de ese recorrido, informó Excélsior en sus páginas, “la Reina se fue a descansar a su suite en el hotel Príncipe Uxmal, cerca de las ruinas, antes de contemplar el espectáculo de luz y sonido instalado en las ruinas e inaugurado por ella”. Previo al fragmento que se presentó, en el Cuadrángulo de las Monjas se sirvió la cena: “hubo un espectáculo en vivo con la banda sinfónica del estado, con coros y un grupo de actores de bellas artes que se presentan durante la cena”, recuerda Luis Pérez Sabido, quien estuvo esa noche ahí.

“En un momento dado se sube a la escalinata principal y un ejército de gente retira todo lo que se había utilizado para la cena y lo dejan libre completamente, el público queda en la parte superior de la escalinata central, que es el lugar adecuado para ver el espectáculo, esa noche llovió y la reina iba con un paraguas y ahí es donde se inaugura”, agrega. El reporte de este diario coincide, aunque aporta otros detalles.

En el espectáculo previo participaron 257 actores y se tocaron canciones como Peregrina; también hubo espacio para las bromas cuando el gobernador Loret de Mola pidió al traductor decir a la reina: “los mayas hicieron todo esto –hace 11 siglos– porque se imaginaban que la Reina de Inglaterra iba a venir a visitarlas”.

Esa noche, agrega la información, “la soberana rechazó un paraguas que le llevaron, camino unos 150 metros bajo la lluvia, en el Cuadrángulo de las monjas de Uxmal, seguida por el príncipe Felipe (…) El espectáculo de las pirámides tenía conmovida a Su Majestad. Llegó hacia un templo donde se inauguró el espectáculo Luz y Sonido –música y bellos colores– todo bajo la lluvia. Después llegó hasta su automóvil y se retiró al hotel”.

Relacionadas

Comentarios