La arquitectura da sustento a la obra de Rodolfo Díaz Cervantes

El artista mexicano interviene diversos espacios de la galería Tal Cual para reflexionar sobre la forma en que el diseño define la vida cotidiana

COMPARTIR 
18/08/2014 03:25 Sonia Ávila
Foto: Cortesía Galería Arte Talcual

CIUDAD DE MÉXICO, 18 de agosto.- Rodolfo Díaz Cervantes (Cd. de México, 1980) utilizará la arquitectura de la galería Arte Talcual, una casa art decó en la colonia Juárez, para sostener conceptual y físicamente su obra plástica que, a la vez, propone una reflexión sobre cómo el diseño físico de un espacio influye en la cotidianidad de las personas.

Se trata del proyecto Arquitecto de su propio destino, en el que el artista ocupará el espacio no únicamente como sitio de exhibición en el sentido literal, sino como un “lienzo” para sus propuestas plásticas. Es el caso de una suerte de malla de color azul titulada Permutaciones con la que cubrirá la fachada de la casa.

La que es la primera exposición individual de Díaz Cervantes en la galería es una revisión en varios niveles de la relación de la arquitectura y la sociedad, pues el artista considera que los vínculos del hombre con el entorno se da a partir de las construcciones desde una casa, las avenidas, los espacios públicos, las escuelas y las áreas laborales.

Aunque aclara en entrevista que sus obras no son directas en este planteamiento, más bien sugerentes a la manera en que la arquitectura como oficio determina la conducta de las personas. “Lo que hago es tratar de abrir una plataforma y tratar de trabajar sobre ésta, me pongo los lentes de la arquitectura para encontrar la estética de ello, no es que la critique sino que hago uso de sus elementos para poder presentar mi obra”, explica.

Dividida en dos secciones, la exposición presenta, por un lado, obra gráfica a partir del concepto “permuta” que, a decir del artista, refiere a las posibilidades que tiene un elemento gráfico; por ejemplo una serie de dibujos que descomponen objetos del imaginario público, como la intervención a un ladrillo o a la imagen canónica de El David.

Alrededor de estos dibujos, Díaz Cervantes, quien también ha colaborado en proyectos editoriales,  montará piezas como fotografías, dibujos, un biombo intervenido y un gráfico impreso en papel tapiz que hacen conexión con la idea de permuta.

En la segunda sección se exhibirán piezas más objetuales que son más evidentes en la relación entre la arquitectura y las personas, incluso su vínculo con el arte. Por ejemplo, un cubo que  cambia de figuras y el espectador podrá manipular, una serie de postales que él dibuja con cúter y un móvil con un juego de pelotas de esponja de diferentes tamaños.

La imagen de triángulos que presento es la geometría y refiere a esas posibilidades de unión, es como si fuera la misma sociedad entonces nos muestra cómo podríamos interactuar, las posibilidades que hay de interacción, cómo convivo con mi vecino, cómo convivo con la gente del Metro, cómo mi coche se relaciona con otro coche. Es una idea gráfica que me interesa como un código que lo puedes aplicar a diferentes valores”.

Quien es director de Taller Tornel reconoce que su obra está influenciada en gran medida por los procesos arquitectónicos, pues al ser su profesión de origen entiende cómo es que estos pueden usarse para sustentar su obra plástica. No busca, afirma, una réplica de la construcción con una mirada estética, sino aprovechar los elementos que nutran su producción.

“Por eso decido usar la arquitectura de la casa para presentar mi trabajo, voy a tapizar toda la fachada de la galería con la retícula de los triángulos y cuadrados, y al momento de usar esta arquitectura como si fuera un lienzo es  un reconocimiento a la misma casa; no es que me haya influenciado directamente, sino que decido usarla como si fuera un soporte”, concluye.

Comentarios

Lo que pasa en la red