El Penacho de Moctezuma, su retorno, imposible

Las dimensiones de la vitrina donde se mantiene el tocado de plumas impiden su traslado en avión, y la tecnología existente no permite eliminar completamente las vibraciones que pudieran afectarlo, afirma tajante un dictamen elaborado en Austria

COMPARTIR 
07/06/2014 05:05 Luis Carlos Sánchez

CIUDAD DE MÉXICO, 7 de junio.- El caso legal está cerrado: México y Austria han dirimido la añeja disputa por el Penacho de Moctezuma. Un dictamen realizado en el país europeo ha determinado que “es imposible mover en este momento” el tocado de plumas, debido a que la tecnología existente no lo permite.

La opinión científica, proveniente de la Universidad Técnica de Viena, se revela en el documental El Penacho de Moctezuma. Plumaria del México antiguo, que fue dirigido por Jaime Kuri y que hoy será transmitido por TV UNAM. En el filme de 75 minutos, Renée Riedler, conservador del Museo Etnológico de Viena (rebautizado en mayo de 2013 como Museo del Mundo), donde se conserva la pieza prehispánica, afirma que las dimensiones de la vitrina donde se mantiene impiden su traslado en avión y que la tecnología existente no permite eliminar completamente las vibraciones que pudieran afectarlo.

Tras la proyección de estreno en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, la embajadora de Austria en México, Eva Hager, afirmó que nuestro país ha estado de acuerdo con el dictamen: “se explica muy bien en la película que se pidió por las dos partes un dictamen de un científico sobre la movilidad del penacho, en el sentido de que es una pieza única, muy preciosa y que tenemos que hacer todo para guardarlo en la mejor medida posible”.

El dictamen, como se dice en la película, ha tenido como resultado que con las medidas tecnológicas que tenemos hoy en día no se puede mover, no se puede transportar sin riesgos, ahora en Viena está expuesto de manera que un terremoto u otro tipo de movimiento, otro tipo de vibraciones no le afectan, las vibraciones no mueven el penacho por la manera en que está metido en esta caja de alta tecnología y esta caja no se puede transportar con las tecnologías que tenemos hoy en día, ese es un dictamen científico de un profesor de la Universidad Técnica de Viena y México también ha estado de acuerdo”, agregó.

De enero de 2010 a noviembre de 2012 México y Austria conformaron una delegación binacional —encabezada por la investigadora María Olvido Moreno Guzmán por la parte mexicana y por Melanie Ruth Korn por la parte austriaca— para llevar a cabo una ardua investigación en torno a la manufactura y estado de conservación del tocado, así como desarrollar un meticuloso trabajo de restauración que permitió exhibir nuevamente la pieza después de ocho años que se mantuvo almacenada.  

Los estudios revelan que el estado del Penacho atribuido a Moctezuma se encuentra en estado “muy frágil” debido a la antigüedad y debilidad estructural de las piezas que lo conforman. En la cinta coproducida por TV UNAM y el OPMA (Organismo Promotor de Medios Audiovisuales), María Olvido Moreno afirma que la pieza de arte plumario “está envejeciendo, no a paso acelerado, vamos a llamarlo a un paso natural” pero agrega que con la restauración a que fue sometido “podemos pensar que por lo menos va vivir 500 años más”.

El estudio concluyó que existen 29 fracturas en las 27 varas que integran la estructura interna del penacho y que de las dos redes que sirven de soporte para las plumas de diferentes aves que los conforman, “una tiene grandes faltantes, tiene manchas, tiene escurrimientos a tal grado que cuando con la pinza tocábamos una de las redes en el área manchada, prácticamente la pinza se quedaba con el pedazo”.

De los elementos metálicos —originalmente de oro— 98 tuvieron que ser nuevamente atados; respecto a las casi 500 plumas de quetzal, más de cien fueron identificadas con fracturas. Al ofrecer una conferencia en septiembre de 2013 en el Antiguo Colegio de San Ildefonso (Excélsior 08/09/2013), Olvido Moreno eludió hablar de las posibilidades de que el penacho pudiera viajar a México; mientras que en el documental  de Kuri se habla abiertamente por primera vez de la imposibilidad de trasladar fuera de Viena la pieza.

La investigación llevada a cabo permitió además concluir que, sin lugar a dudas, la pieza de plumas de quetzal que se encuentra en Viena no es una corona ni una capa que servía para adornar la espalda, sino que se trata de un quetzalapanecáyotl o penacho que tuvo un pico de oro que imitaba el de un ave y un gorro que permitía llevarse con “dinamismo y movilidad” sobre la cabeza.

De emperador a emperador

La historia más aceptada en torno a las razones por las que el penacho llegó a manos de los europeos afirma que el tocado de plumas debió ser parte de los regalos que hizo Moctezuma a Hernán Cortés, cuando se encontraron en 1519, con la finalidad de mostrarle su respeto y evitar un enfrentamiento. La pieza sería después enviada por el conquistador a su soberano Carlos I de España.

El rey, quien era también emperador electo del Sacro Imperio Romano y jefe de la Casa de Habsburgo, dinastía con sede en Austria, pasó el penacho a esa nación en 1524. Desde ese momento se pensó que el penacho realmente era la corona del emperador mexica y se mantuvo prácticamente en el olvido hasta que en 1876 fue redescubierto por el primer director del Museo Imperial y Real Tribunal de Historia Natural de Viena, Ferdinand von Hochstetter, quien lo reclamó para el museo a partir de un catálogo (elaborado en 1596) de la famosa colección de Ambras (el acervo personal del archiduque Fernando II del Tirol, hijo del hermano menor y sucesor de Carlos V).

El penacho se mantuvo en el Castillo de Belvedere en Viena, donde permaneció doblado y expuesto a plagas de insectos. Una vez descubierto por
Hochstetter, éste decidió restaurarlo, aunque varios de sus elementos de oro fueron cambiados por otros de latón y no se respetaron muchas de las características originales de la pieza de aproximadamente 116 centímetros de altura y 175 de ancho.

Exhibición pública

El documental El Penacho de Moctezuma. Plumaria del México antiguo será estrenado en televisión hoy a las 22:00 horas y repetido mañana domingo a las 18:00 horas, por TV UNAM que se transmite a través del 411 de Cablevisión, 255 de Sky, 265 de Totalplay y 30.2 de televisión abierta digital, así como a través del portal www.tvunam.unam.mx

 

Comentarios

Lo que pasa en la red