Intervienen manos de Pedro Friedeberg

En total 186 artistas realizaron sus propias versiones de la Silla-mano del artista italomexicano para la muestra Manos por México

COMPARTIR 
06/06/2014 05:43 Juan Carlos Talavera
Integrada por 186 obras inspiradas en su famosa Mano- Silla —una escultura en forma de silla, diseñada para sentarse en la palma— del artista plástico de origen italiano Pedro Friedeberg (1936), la exhibición Manos por México fue inaugurada anoche en el Museo Franz Mayer. Estará abierta hasta el 10 de agosto

CIUDAD DE MÉXICO, 6 de junio.- “La belleza debe ser convulsiva, si no no es belleza”, dice el artista plástico Pedro Friedeberg tras observar las 186 intervenciones de la Mano-silla en la muestra Manos por México, realizadas por pintores y escultores de todas las corrientes artísticas, que van desde Vicente Rojo, Carmen Parra e Yvonne Domenge, hasta Alberto Castro Leñero, Jazzamoart, Antonio Luquin y Sebastian, entre otros.

“Para quienes no sepan cómo se originó la Mano-silla y sienten curiosidad, puedo decirles que yo mismo no recuerdo si se originó en un sueño o en el taller de Mathias Goeritz, cuando me encargó que hiciera una escultura mientras él se iba de viaje. Era 1962 y entonces comencé a trabajar con Jesús González, el artesano de Goeritz”, recuerda el artista italomexicano.

Luego, adelanta que en un par de semanas intervendrá, junto con Raymundo Sesma y Betsabeé Romero, un edificio de Alberto Kalach en la colonia San Miguel Chapultepec, con una pieza que será una sorpresa más bien geométrica, y comenta que está organizando una exposición en Nueva York, donde exhibirá un fragmento de su
estudio.

Al principio todo mundo encontraba muy fea esa Mano-silla, quizá con un poco de razón, reconoce Friedeberg, “tal como sucede con muchas cosas, por ejemplo con el mingitorio de Marcel Duchamp, que hoy es una pieza clásica pero originalmente fue vista como una obra horrible; y seguramente esta Mano-silla alcanzará el gran clasicismo de esa horrible obra de Duchamp”, dice en broma.

Puesto que en aquella época la pieza no interesó a nadie en México, fue su amigo el arquitecto André Bloc, quien le ayudó a exhibir las primeras diez piezas pero en yeso… y así comenzó el éxito de esta obra, cuyo nombre completo es: Mano de Akhenatón o Mano de Baphomet.

¿Qué le parecieron las intervenciones?, se le pregunta a Pedro Friedeberg (1936). “Es una exposición muy bonita. Me gustó más de lo que imaginé, sólo había visto en fotografía la de Marta Chapa, pero no las demás que en verdad son maravillosas, como la de Carmen Gutiérrez, la de Jazzamoart o la de Vicente Rojo… y muchas de jóvenes que me han impresionado”.

¿Es un tributo a usted? “Pienso que los artistas no se debieron tomar tantas molestias. Por ejemplo, cuando hice las vacas no me tomé tantas molestias”.

Dicen que el arte no es arte si no provoca algo ¿qué le provocaron estas intervenciones? “Como dijo Bretón hace 80 años, La belleza debe ser convulsiva, si no
no es belleza”. ¿Entonces, lo convulsionaron estas piezas? “No sé si me convulsionaron, pero sí me gustaron”.

Por su parte, el curador de la muestra, Alejandro Sordo Guzmán, aclaró que para lograr esta selección se realizó una convocatoria a 300 artistas. “Aquí están los que aceptaron y se atrevieron a intervenir la obra. Muchos dijeron que la Mano-silla es una obra acabada y sería muy difícil intervenirla u otros argumentaron cuestiones de agenda, pero reunimos 186”.

Al concluirse la muestra estas piezas serán subastadas a través de Morton Casa de Subastas y los fondos se destinarán a la Fundación Vicente Ferrar A.C.

El precio de salida de cada pieza aún no está definido, reconoce Sordo Guzmán, para lo cual se organizará un comité de valuadores que establecerán tres rangos de precios, aunque el precio base de la Mano-silla es arriba de los tres mil dólares.

La muestra también incluye las intervenciones de Gustavo Monroy, Gustavo Arias Murueta, Emiliano Gironella, Berta Kolteniuk, Gabriel Macotela, Boris Viskin, Gustavo Monroy, Alan Glass, Rodrigo Pimentel, Moisés Zabludovsky, Víctor Guadalajara, Diego de Alvarado, Juan Carlos Guarneros, Julio Amezcua y Francisco Pardo.

¿Dónde y cuándo?

La exposición Manos por México se exhibe en el Museo Franz Mayer hasta el 10 de agosto, de martes a viernes de 10:00 a 17:00 horas y sábado y domingo de 10:00 a 19:00 horas. Avenida Hidalgo 45, Centro Histórico.

Relacionadas

Comentarios