La maldad y el poder trascienden los siglos en el Teatro Julio Castillo

El director Mauricio García Lozano escenifica la séptima obra del dramaturgo inglés y hace un guiño a México

COMPARTIR 
13/05/2014 04:18 Sonia Ávila
Once actores darán vida a 60 personajes durante tres horas.
Once actores darán vida a 60 personajes durante tres horas.

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de mayo.- La perversidad con que definió William Shakespeare a Ricardo III, el protagonista de la que fue su séptima obra de teatro, ha perdurado en la esencia del hombre durante más de 400 años, sobre todo en quien busca el poder y el control de su entorno.

“Lo impactante es que Shakespeare lo describe hace 400 años y sigue siendo igual ahora. La obra inicia con una palabra crucial: Hoy. Creo que es una obra actual porque está revelando algo que no se ha modificado, que es igual la maldad y el poder que hace 420 años que él la escribió”, señala Mauricio García Lozano, director escénico.

Bajo esta premisa, García Lozano presenta el montaje de Ricardo III en el Teatro Julio Castillo desde una lectura contemporánea que si bien respeta el guión, la secuencia de las escenas y los personajes planteados por el dramaturgo inglés, de quien se conmemoran 450 años de su natalicio, la adaptación es una suerte de proyección del hombre del siglo XVI con el hombre actual.

La historia, detalla el director escénico, refleja la ambición de un hombre por conseguir a cualquier costo el trono de Inglaterra; entonces pone en guerra a las familias de York y Lancaster, asesina sin miramientos, traiciona, miente, destroza su entorno siempre a su favor.

Se presenta a un Shakespeare fuera de retórica, en una historia que apela a la sensibilidad del público para comprender cómo la ambición política cobra cientos de muertos, cómo una persona es capaz de cualquier maldad, cómo la perversidad se encuentra en cualquier hombre.

“La obra fue auspiciada por la reina Isabel, y es importante entender esto porque la obra surge en un momento en el cual era importantísimo darle lugar a ese mecenazgo. A Shakespeare le importaba quedar bien con la patrona y mucho del contexto general de la obra tiene que ver con reivindicar el poder de quienes lo tenían sobre los que no”, agrega.

Aunque en la escenificación no hay elementos directos que aludan a México, el director juega con una serie de guiños a situaciones concretas de la crisis social y política del país con la simple intención de que el público comprendiera la historia y se proyecte en ella.

Así la interpretación sin llegar a ser una versión mexicana, lanza ideas sobre la violencia en Michoacán, la corrupción política o la ambición de los políticos en el poder. “Si sabes leer encontrarás referencias a Michoacán, referencias a muchas cosas que están pasando aquí, si no te llevas la historia y ya”, advierte sobre el montaje en el que 11 actores interpretan a 60 personajes en escena durante tres horas.

Para la producción, García Lozano trabajó la obra a partir de una traducción propia a cargo de Alfredo Michel Modenessi, quien tomó el texto original en inglés para evitar erróneas interpretaciones. Además, la escenografía de Jorge Ballina revive la tradición del teatro isabelino, en el que el espectador es parte de la obra, en un foro donde no hay divisiones entre actor y público.

“En la adaptación busco recortar el volumen, que no fuera tan larga, y que no fuera tan necesario conocer todos los datos de la historia de Inglaterra de entonces, de modo que los enlaces que existen en el político de entonces y el de ahora se pudieran transparentar”, añade.

Para enfatizar la lectura contemporánea, la producción utiliza referentes actuales, como un vestuario común, un escenario austero y música tan familiar como el mambo; y en escena los actores Carlos Aragón, Sophie Alexander-Katz,  Haydeé Boetto, Jorge Zárate, entre otros, imprimen en sus personajes características de sí mismos.

Sophie Alezander-Katz, quien interpreta a la reina, dice que la obra es una invitación para entender la dramaturgia de Shakespeare sin “laberintos” retóricos, sino desde lo lúdico: “Él inventó muchas palabras que, sin saberlo, también nosotros aplicamos todos los días”.

¿Dónde y cuándo?

Ricardo III se presentará del 15 de mayo al 3 de agosto en el Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque (Reforma y Campo Marte, Chapultepec).

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red