Revelan imágenes al Picasso íntimo

El fotógrafo estadunidense Douglas Duncan captó en 25 mil instantáneas al pintor; una selección se exhibe en México con obras del artista malagueño

COMPARTIR 
08/04/2014 03:47 Sonia Ávila
Picasso, en su estudio, era un artista divertido y alegre.
Picasso, en su estudio, era un artista divertido y alegre.

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de abril.- Solo, en su casa-taller, durante el proceso de creación o en los últimos retoques de alguno de sus óleos, Pablo Picasso (Málaga, España, 1881-Mougins, Francia, 1973) fue retratado por David Douglas Duncan (Missouri, EU, 1916) durante los 17 años que duró su amistad, interrumpida sólo por la muerte del pintor.

En suma, Duncan hizo cerca de 25 mil instantáneas, las cuales responden más a un registro cotidiano durante sus charlas en villa La Californie, en Francia, que a sesiones profesionales, pero también a una suerte de documento de la producción de Picasso que a la distancia evidencia su proceso creativo.

De ello dará cuenta la exposición Picasso revelado por David Douglas Duncan, que se inaugura el próximo jueves en el Museo del Palacio de Bellas Artes, en el marco del programa Mano a mano: miradas fotográficas cruzadas Francia-México, que conmemora el 70 aniversario de la creación del Instituto Francés de América Latina (Ifal) de México y medio siglo de la visita del presidente Charles de Gaulle al país, en marzo de 1964.

La muestra se integrará por obra del artista, creador del movimiento cubista, acompañada por imágenes documentales capturadas por Douglas Duncan en un recorrido que va revelando el universo estético de Picasso dentro de su vida íntima, hasta su muerte hace 41 años. 

El fotógrafo estadunidense, quien lo mismo documentó la Segunda Guerra Mundial, conoció al también escultor en febrero de 1956, cuando lo visitó en su casa en La Californie, con el pretexto de enviar saludos de su amigo en común Robert Capa.

“Toqué diciendo que era amigo de Capa y que quería saludarlo. Me recibió Jacqueline, toda vestida de negro, de los pies a la cabeza. Me sorprendió lo menuda que era. Me cogió de la mano y me llevó al segundo piso, donde, dentro de la bañera estaba él, desnudo. Le dije que si le podía hacer una fotografía y me dijo que sí. Esa fue la primera vez”, contó el propio Duncan en octubre de 2013, cuando anunció la donación de una parte de su acervo fotográfico al Museo de Picasso, en Barcelona.

Desde entonces, el fotoperiodista estableció una cercana amistad con el pintor que también dio origen a ocho libros con imágenes de Picasso, quien sólo permitió que Douglas Duncan registrara algunas de sus pinturas privadas, que incluso nadie más había visto. 

En las instantáneas en blanco y negro el fotógrafo quita al pintor la pose de genio y lo presenta como una persona común, sonriente, alegre, divertido. En muchas de las imágenes se observa sentado en un banco, mientras dibuja sobre el lienzo, e incluso se puede apreciar parte de su proceso de producción.

El Centro Harry Ransom, de la Universidad de Austin, Texas, –que tiene en resguardo todo el acervo del fotográfo–, señala en el catálogo sobre la obra de Douglas Duncan que éste fue el único que pudo retratar directamente las pinturas de Picasso. El artista de la lente pasó cerca de seis meses haciendo tomas de más de 500 óleos guardados, que más allá de ser simples registros se convirtieron en reproducciones al cuidar la fidelidad del color en cada transparencia.

“Picasso mostró a Duncan una habitación cerrada y oscura llena de telas cuidadosamente apiladas: Picassos de Picasso, el mayor ‘tesoro enterrado’ en el arte moderno”, señala el catálogo que da cuenta de la relación íntima entre el fotógrafo y el pintor.

Las obras que se exhibirán en el Museo del Palacio de Bellas Artes –provenientes de la Fundación Picasso, el Museo Picasso en Málaga, el Centro Pompidou, entre otras colecciones– revelan esta complicidad entre ambos artistas, pues mientras uno pintaba sin distraerse, él otro lo retrataba. Además, Duncan también fotografió cuadros y espacios del estudio de Picasso.

Esta muestra compartirá el Museo del Palacio de Bellas Artes con Doisneau: la belleza de lo cotidiano, exhibición sobre el fotógrafo parisino Robert Doisneau (1912-1994). Además, en el marco del programa cultural entre México y Francia se realizará una veintena de exposiciones durante este año en diferentes sedes culturales de la Ciudad de México y otros estados.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red