Terminó la dinastía Paz; murió Helena Laura Paz Garro (1939-2014)

Tras una complicación de la diabetes que padecía desde hace cinco años, ayer murió la poeta en Cuernavaca, Morelos; su primo, Jesús Garro, reveló que la autora deja unos 700 poemas inéditos

COMPARTIR 
31/03/2014 09:38 Juan Carlos Talavera, Sonia Ávila y Pedro Tonantzin/ Patricia Rosas Lopátegui, Especial

CIUDAD DE MÉXICO, 31 de marzo.- Helena Laura Paz Garro fue la poeta de la penumbra y de la inteligencia, la escritora que cultivó la memoria y que falleció la mañana de ayer en la ciudad de Cuernavaca a los 74 años, tras complicarse la diabetes que padecía desde hace cinco años, con una afección gastrointestinal que presentó hace unos días.

Entrevistado por Excélsior, Jesús Garro Velázquez, primo hermano de Helena Paz, dijo que con el fallecimiento de Helena Paz termina la dinastía de la familia Paz y reveló que la poeta dejó cerca de 700 poemas inéditos, escritos en francés, así como un cuaderno de memorias sobre sus padres y otras obras que se publicarán próximamente.

En la entrevista, relató que el viernes pasado recibió una llamada desde la Casa de reposo Villa Laurel, en Cuernavaca, dónde la poeta pasaba sus últimos años, y le informaron sobre el delicado estado de salud de la poeta, por lo que la internó en el Hospital General José G. Parres de esta ciudad.

Posteriormente, dijo, la tarde del sábado fue dada de alta y regresó a la casa de reposo. Sin embargo, hacia las cinco y media de la mañana de ayer su salud empeoró y dos horas después falleció, detalló.

Asimismo, se informó que los restos de Helena Paz, autora del poemario La rueda de la fortuna, fueron velados en una funeraria de Cuernavaca, donde acudieron escasos familiares y amigos. Se comentó que será sepultada hoy en el Panteón de la Paz, junto a los restos de su madre, la dramaturga Elena Garro.

Más tarde, Rafael Tovar y de Teresa, titular de Conaculta, fue entrevistado en el Palacio de Bellas Artes y recordó la cercana relación que sostuvo en París con Elena Garro y Helena Paz.

Y añadió: “Cuando Elena Garro estuvo un poco delicada empezamos a ayudarla desde México. Entonces estaba yo en Conaculta, la trajimos y nos encargamos de ella hasta el último día de su vida, y nos hicimos cargo absolutamente de todo por el valor literario que tenía, y por consiguiente de Helena Paz”.

Asimismo, aseguró que a la muerte de su padre, el poeta Octavio Paz, en 1998, Marie-Jo, su esposa, cumplió su voluntad incluso más allá de donde el propio poeta dispuso.

“De tal manera que ella tuvo ingresos suficientes para vivir hasta el final de su vida; e incluso se constituyó un fideicomiso donde ella recibía mensualmente recursos que le permitieron llevar una vida digna”, añadió.

Y adelantó que para el centenario del nacimiento de Elena Garro, programado para 2016, se recuperará la plenitud de Garro, como una de las grandes escritoras que ha dado la lengua española.

También fue consultado el poeta y editor Ernesto Lumbreras, quien aseguró que Helena Paz fue una figura crítica que perteneció a esa vertiente de la penumbra, una poeta que será necesario revisar en el futuro.

“Es imposible desprenderla como personaje público de la figura de sus padres, pero desde una lectura seria es una poeta que llamó la atención de figuras importantes”, detalló.

Y explicó que “con la desaparición física de los tres autores (Octavio-Elena-Helena) será posible plantear una lectura sin esa atadura de la figura pública, del chismerío, de la canalla literaria y creo que dará lugar a una revisión total de su obra”.

Finalmente, fue consultada la narradora y ensayista Silvia Molina, quien destacó de Helena Paz que fue una gran escritora y una buena poeta, pero sobre todo “una conversadora que deslumbraba por su inteligencia”.

Y aseguró que de ella se podría recordar su manera de vivir la vida y su manera de juzgar a los demás, incluso a sus padres. “Sin duda fue una gran lectora  e incluso ella pudo llegar a ser una crítica literaria, porque era muy buena lectora y tenía ese instinto de crítica natural”, concluyó.

 

Relacionadas

Comentarios