Derriban la Octava, inmueble protegido

El edificio de la añeja delegación de policía, en la esquina de Cuauhtémoc y Obrero Mundial, era el último vestigio de lo que fue el pueblo de La Piedad

COMPARTIR 
11/01/2014 03:33 Luis Carlos Sánchez

CIUDAD DE MÉXICO, 11 de enero.- La antigua Octava Delegación de Policía, uno de los últimos edificios que recordaba lo que fue el pueblo de La Piedad de la Ciudad de México, ha sido demolida en su totalidad, a pesar de estar catalogada como inmueble con valor artístico y de que el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) solicitó, al menos en dos ocasiones, suspender la destrucción.

De nada ha valido que el inmueble estuviera catalogado. La orden de derribar el edificio, afirmó ayer la oficina de Comunicación Social de la delegación Benito Juárez, provino del Comité del Patrimonio Inmobiliario del Distrito Federal. “Es una petición del Gobierno del DF; ellos hicieron la solicitud de demolición de esta agencia, por ser una obra del GDF sólo nos dan aviso. En realidad la delegación no puede intervenir como en cualquier otro predio de particulares”, señaló.

La misma fuente aseguró que, debido a que la orden provino del gobierno central “se estaba en el entendido de que no había ningún problema al demolerlo”, y aseguró que, de acuerdo con sus archivos, el inmueble no estaba catalogado ni se recibió notificación alguna por parte del INBA para detener los trabajos. “Desconocemos qué vayan a hacer ahí, desconocemos la motivación de la demolición, lo que sí sabemos es que no está en el catálogo del INBA ese inmueble, y hasta donde yo sé, el área correspondiente no tiene ningún oficio del INBA”, señaló la oficina.

A pesar de esa aseveración, la Dirección de Difusión y Relaciones Públicas del INBA entregó ayer a este diario la ficha del Catálogo Nacional de Inmuebles con Valor Artístico, con clave DF-BJ-1643-3036, que data del 12 de noviembre de 2004, en el que aparece enumerado el predio de avenida Cuauhtémoc s/n y esquina Obrero Mundial y Yácatas, también s/n, de la colonia Narvarte Poniente.

La construcción data de 1945 y se justifica en la ficha que es de una arquitectura “relevante”, cuyo estado actual es “bueno”.

La denuncia de la demolición comenzó, como ha sucedido en los últimos meses, a través de las redes sociales.

Desde el perfil de Twitter
@infonoctambulo, los vecinos de la colonia Narvarte exigieron una explicación sobre las obras. A través de su cuenta oficial de la misma red social (@bellasartesinba), el INBA respondió que “emitió 2 oficios a la #delegaciónbj (delegación Benito Juárez) solicitando verificación y suspensión inmediata” de la demolición.

Según el INBA, “en seguimiento a una denuncia vecinal presentada en la Dirección de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Inmueble” fueron girados dos oficios “con carácter de urgente al director Jurídico y Gobierno, C. Luis Vizcaíno Carmona”, con fecha del 9 de diciembre de 2013 y 9 de enero de este año “en los que solicita colaboración para que se lleve a cabo la verificación y suspensión inmediata de las obras de demolición de este inmueble”.

Otro pasado destruido

La construcción, entre 1943 y 1945, de la Octava Delegación de Policía del Distrito Federal representó también en su momento una decisión que enterró el pasado de la zona. El inmueble, del que se desconoce su autor, sustituyó de un plumazo el templo dominico de Nuestra Señora de La Piedad, que fue abierto al culto en 1652.

“La Octava Delegación no era una joya arquitectónica, pero por lo menos era algo que se debía conservar precisamente porque lo habían catalogado como artístico”, señala Carlos Villasana, miembro de La Ciudad de México en el Tiempo, una agrupación que se encarga de rescatar del olvido el pasado capitalino. “No hay conciencia de lo que se destruye; en el caso de la Octava Delegación nosotros siempre lo dijimos, porque no hay placas de lo que hubo: del Templo de la Piedad y el pueblo de La Piedad, lo que representaba. Lamentábamos mucho más lo anterior, pero era importante también conservar esto”, señala.

Villasana afirma que muchos escuchan hablar de La Piedad, pero pocos saben realmente su historia. La avenida Casa del Obrero Mundial es reminiscencia de un antiguo camino de origen prehispánico que iba de Calzada de Ixtapalapa, hoy de Tlalpan, al islote Ahuehuetlan. En torno al templo de La Piedad creció uno de los últimos pueblos más pintorescos del centro de la ciudad.

Fue precisamente este santuario el que dio nombre al poblado de Ahuehuetlan, a la Calzada y al Río de La Piedad. A un costado se levantó también el convento de la misma orden, que fue fundado 1535.

La creación del Panteón Francés en 1872, refiere el grupo,  interpuso una barrera entre La Piedad y la Ciudad de México.

El templo perdió los muros de su atrio en la década de los veinte del siglo pasado y quedó rodeado por un cuartel y otras construcciones. En 1930 quedo en ruinas y para 1940 fue demolido para levantar cinco años después la Octava Delegación.

Al menos cuatro construcciones resaltaban en la zona: el Parque Delta, que abrió sus puertas en 1928; el cuartel militar, que databa de 1900; la Plaza de la Piedad o Jardín Independencia, que fue punto de reunión; y la Calzada de la Piedad, que era continuación de Bucareli.

Comentarios

Lo que pasa en la red