Retrato hablado: Tanya Müller, secretaria de Medio Ambiente, polémica activista

Especialista en el área ambiental, su imagen fría oculta a una mujer bohemia a la que le gusta el deporte

COMPARTIR 
24/08/2014 04:56 Cintya Contreras
Ilustración: David Peón
Ilustración: David Peón

CIUDAD DE MÉXICO, 24 de agosto.- Directa, estricta y disciplinada, así es Tanya Müller, secretaria de Medio Ambiente del Distrito Federal (Sedema).

Es una de las cuatro mujeres que integran el gabinete de Miguel Ángel Mancera y, hasta el momento, la más polémica, ya que su dependencia fue la encargada de hacer las modificaciones al programa Hoy no Circula, el cual causó serias críticas e indignación por una buena parte de la población, ya que se obliga a descansar todos los sábados a los autos con más de 15 años de antigüedad.

Pese a haber sido militante y hasta consejera nacional del PRD, no tiene mucho tacto político, lo que la ha metido en problemas y hasta ha sido tachada de insensible por partidos de oposición al gobierno local y diversas organizaciones sociales, ya que no se anda por las ramas, responde sin rodeos, fría y sin acceder a nada, al menos públicamente.

A diferencia de muchos políticos que asumen cargos públicos y en el camino van aprendiendo o adaptándose al tema en el cual ejercerán, Müller es especialista en el área ambiental.

Tiene una formación académica realizada en su mayoría en el extranjero. En Alemania obtuvo el título de Maestra en Ciencias Internacionales de la Agricultura Urbana, por la Universidad de Humboldt; es también ingeniera agrónomo con especialización en horticultura, por la Escuela Agrícola Panamericana, en Honduras, además de otras especializaciones en hidrometeorología y derecho ambiental en México y otros países.

Vivió en el extranjero sus primeros 15 años, donde adoptó el ciclismo como hábito de movilidad. A sus casi 40 años, pedalea una bicicleta tipo Brompton, la cual después de usarse se puede plegar y cabe en una pequeña mochila, por lo que es común verla a bordo de ésta o cargándola al llegar a un evento.

Aunque tiene a su disposición uno de los tres automóviles eléctricos que compró el Gobierno del DF la administración pasada, un LEAF de Nissan color plata, casi no lo utiliza y anda en Metro o en su bicicleta, incluso cuando llueve.

Antes de vivir en México, durante mi infancia y adolescencia, la bicicleta era mi modo de transporte, lo cual, a una temprana edad da no sólo una libertad increíble e independencia, sino también mucha seguridad.

Usar la bicicleta en la Ciudad de México para mí es algo natural, reconociendo que nos falta mucho por hacer en el tema de cultura y respeto vial e infraestructura que permita que la bicicleta pueda ser una opción para todos”, comentó a Excélsior.

Pese a dar la imagen de fría, resulta ser una mujer romántica, bohemia, fan de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, bailadora y con buen ritmo para todo tipo de música, en especial la salsa, aunque tal vez por ser alta, difícilmente consigue buenas parejas de baile.

Habla poco de su vida personal, pero reconoce que utilizar el poco tiempo libre que tiene para compartirlo con la familia o con amigos es uno de sus mejores escapes, acompañado por el ejercicio, el cual no deja de hacer todas las mañanas y la ha convertido en la alumna estrella en las clases de yoga cada domingo en la glorieta de la Diana, a la que asisten los funcionarios públicos. La complicidad de un buen libro, para ella, “es todo un gusto”, señaló.

Jefa entregada al trabajo

Gente cercana a Müller reconoce que es una mujer entregada al trabajo, llega a la oficina antes que todos y se va cuando ya casi todos salieron.

Desde que asumió el cargo en la dependencia realizó cambios y remodelaciones que convirtieron las oficinas en un sitio más cómodo para laborar, porque antes sólo eran módulos adaptados y la gente se sentía hacinada pese a estar en dos de los cuatro enormes pisos del edificio de Plaza de la
Constitución.

Como parte de estos cambios, instaló un comedor para los trabajadores, no sólo con la intención de darles un sitio digno para desayunar o comer, sino también para fomentar en ellos buenos hábitos alimenticios, según comentan.

Desplegó por la oficina garrafones de agua y cada que puede, incentiva a la gente a cambiar su forma de
comer.

 Con Marcelo y
 con Mancera

Esta es la segunda vez que participa en el Gobierno del DF, ya que en la administración anterior, encabezada por Marcelo Ebrard, fungió como directora de Gestión Social de la Oficina del jefe de Gobierno, donde se encargó de echar a andar el proyecto de comités vecinales, el cual por primera vez tienen injerencia en las decisiones, al menos del uso del presupuesto en las delegaciones.

Antes de este cargo, fue directora de Reforestación Urbana, Parques y Ciclovías, en la Sedema, y con la anterior titular de Medio Ambiente como jefa, Martha Delgado, lideró la implementación de programas como Muévete en bici dominical, el cual permitió que una de las avenidas más importantes de la ciudad, como es Paseo de la Reforma, cerrara el paso por unas horas a los vehículos para que únicamente se permitiera en los carriles centrales el tránsito de ciclistas.

En un inicio y mientras los automovilistas que circulaban por la zona habitualmente se acostumbraron a los cortes a la circulación o a su paso únicamente por la lateral, la medida fue muy criticada. Hoy en día ya es sabido por los usuarios de esa área los cortes a la vialidad, y la participación de los ciclistas se calcula en al menos dos millones de personas al año.

Müller García también se encargó de la implementación del Sistema de Bicicleta Individual, el que todos conocemos como Ecobici, en su primera fase.

Otro programa novedoso que impulsó en ese momento fueron las azoteas verdes, en las cuales se especializa e incluso, es fundadora y presidenta de la Asociación Mexicana para la Naturación de Azoteas y vicepresidenta del World Green Infrastructure Network, agrupación mundial dedicada a la promoción de la infraestructura verde en diferentes regiones del mundo.

Cuando para la gente era un tema desconocido o ajeno, lograron que de la mano con la iniciativa privada se convirtiera en una opción para la reducción de costos en impermeabilización y a su vez, mejoraba la imagen urbana. A la fecha, ya forma parte de la oferta en viviendas nuevas, en muchas instalaciones de gobierno las han colocado como espacios de escape, un oasis, en medio del ajetreado ritmo de vida y hay estímulos fiscales para quienes las instalen.

 Su militancia en la izquierda

Fue consejera nacional del PRD durante dos años y apoyó activamente la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador.

Actualmente no está afiliada al partido del sol azteca, pero no lo descarta, y aunque asegura no formar parte de ninguna corriente, se le ubica como del grupo de Marcelo Ebrard.

 A la ONU

Hace unas semanas fue invitada por el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban
Ki-moon, a formar parte del equipo de asesores en transporte sustentable, en el cual hay personalidades de la iniciativa privada, la academia y algunos gobiernos. El cargo es voluntario y dura tres años, en los que periódicamente tendrá que asistir a las reuniones, pero no implica dejar el cargo en el GDF

Sin duda es un reflejo de la importancia que tiene y tendrá la movilidad de las ciudades, su capacidad de reinventarlas para su desarrollo sustentable que permita reducir los niveles de congestión, contaminación atmosférica, y consecuentemente el cambio climático es el gran reto. Ser integrante de este grupo asesor, representando a la Ciudad de México, es sin duda una gran distinción”, apuntó.

Tanya Müller apoya el desarrollo urbano pero sobre la línea sustentable, por lo que las edificaciones altas son bien vistas por ella, ya que ha calificado a la capital como “chaparra” y que debe crecer verticalmente, como lo han hecho las más importantes ciudades del mundo.

Aunque no lo declara abiertamente, le desespera la inacción de la población a problemas ambientales que con mejores hábitos se podrían erradicar y permitir darle un mejor futuro a la capital del país.

La participación ciudadana y la conciencia de que nuestros hábitos y decisiones de consumo cotidianos tienen impactos locales y globales en la sustentabilidad y futuro de nuestro entorno son fundamentales para que los cambios positivos se puedan dar en un menor tiempo”, concluyó.

Relacionadas

Comentarios