Menor sufría maltrato de su madre, dice la abuela

La tutora del menor acusado de bullying en la primaria José María Mata, tuvo apoyo sicológico por parte del DIF-DF, pero lo dejó

COMPARTIR 
22/08/2014 05:18 Filiberto Cruz Monroy
Los padres de familia que acudieron ayer por la mañana a dejar a sus hijos a la escuela Hispano América permanecieron a las afueras de la instalación más tiempo del que acostumbran;  pidieron se evalúe el estado sicológico del menor. Foto: David Solís
Los padres de familia que acudieron ayer por la mañana a dejar a sus hijos a la escuela Hispano América permanecieron a las afueras de la instalación más tiempo del que acostumbran; pidieron se evalúe el estado sicológico del menor. Foto: David Solís

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de agosto.- La abuela del niño de 9 años dado de baja el miércoles pasado de la escuela primaria José María Mata,  acusado de  hacer bullying, acudió en agosto de 2013 al DIF-DF a denunciar a su propia hija por maltratar a su nieto.

En agosto de 2013 la abuela denunció en el DIF-DF a su propia hija, por maltratar a su nieto.

Gamaliel Martínez Pacheco, director del DIF-DF, precisó  a Excélsior, que fue de esa forma como la dependencia llegó a conocer el caso.

Detalló que, derivado de dicha denuncia, el DIF-DF giró un citatorio y en septiembre de ese mismo año la mujer acudió al Sistema Integral para el Desarrollo de la Familia donde se le ofreció ayuda sicológica la cual aceptó, aunque de forma muy renuente. Incluso fue  a una primera cita con el sicólogo, pero su actitud en todo momento fue defensiva y muy cerrada.

1 denuncia contra el menor recibió la PGJDF, en diciembre del 2013

Martínez Pacheco detalló que para la segunda cita sicológica ya no acudió, por lo que el DIF-DF le giró un nuevo citatorio y al ver que no respondía fue a buscarla a su casa, donde descubrieron que ya se había mudado.

En tanto, en diciembre de 2013, la Procuraduría General de Justicia (PGJDF) recibió un denuncia contra el menor, confirmó su titular Rodolfo Ríos Garza.

Precisó que la averiguación previa se integró en la Fiscalía para la Atención de Niños, Niñas y Adolescentes por acoso escolar pero “se fue al no ejercicio de la acción penal ya  que la ley advierte que los menores de 12 años no son objeto de acción penal”.

En abril de 2014 el caso fue turnado por la PGJDF al DIF-DF donde se le
dio seguimiento y  nuevamente intentó citar a la madre del niño, pero su dirección seguía siendo la misma donde ya no vivía.

Tres meses después, relata Martínez Pacheco,  el DIF-DF solicitó a la directora del plantel José María Mata el domicilio del menor y su madre, pero la docente explicó que la desconocía y que el propio niño le comentó que se había cambiado de casa dos veces durante ese ciclo escolar.

Detalló que, en términos del Protocolo para la Atención Integral de Niñas y Niños Menores a 12 años de edad, referidos por la Procuraduría para su Asistencia Social, el DIF-DF promoverá ante el Tribunal Superior de Justicia del DF las diligencias de Jurisdicción Voluntaria para localizar el domicilio de la familia que permitan obtener información para hallarlos y continuar con las acciones de atención.

Por su parte, Leticia Varela, directora de Prevención del Delito de la Policía capitalina reprobó que el bullying se ataque con otros actos de agresión, y explicó que ofrecieron dar pláticas sobre cómo evitar el acoso escolar a padres de familia de la escuela primaria José María Mata.

Indicó que oficiales de la Unidad de Seguridad Empresarial y Ciudadana acudieron ayer al colegio y se entrevistaron con más de 20 padres y madres de familia “para proporcionarles  los tips para identificar casos de abuso a sus hijos, pero también para detectar si su propio hijo puede
ser el agresor”.

–Con información de Gerardo Jiménez

 

No acudió a su nueva escuela

Los padres de familia que acudieron ayer por la mañana a dejar a sus hijos a la escuela Hispano América permanecieron a las afueras de la instalación más tiempo del que acostumbran y pedían hablar con la directora del plantel.

Cuestionaban si sería transferido a ese instituto el menor de 9 años que el miércoles pasado fue dado de baja del colegio José María Mata acusado de acoso escolar o si es que ya se encontraba en las instalaciones, como informó Excélsior.

Sin embargo, la directora de la escuela, María de Lourdes Ramírez, calmó temporalmente las preocupaciones de los padres cuando anunció que no se había presentado a clase y que las autoridades de la Secretaría de Educación Pública no se habían puesto en contacto con ella para anunciar su transferencia. Aclaró que en caso de que así lo dispusieran las autoridades, no podría negarle la entrada.

“En caso de que venga tendremos que tomar medidas para monitorear su comportamiento, estamos trabajando a la par con ustedes, cualquier situación vamos a informárselas”, dijo.  Además de expresar su preocupación los padres exigieron que las autoridades educativas evalúen el estado sicológico del menor.      

—Fernanda Navarro

 

Actuaron con suma violencia

La presidenta del Consejo para Prevenir y Erradicar la Discriminación en el DF, Jacqueline L’Hoist, consideró que la actitud de los padres de familia y la directora de la escuela José María Mata, que dio de baja a un niño de 9 años acusado de bullying,  sí fue discriminatoria.

Fue  un “linchamiento social”, consideró a su vez Nashieli Ramírez, integrante del Grupo de Expertos en Primera Infancia de la Organización de Estados Americanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI).

El “linchamiento social” al niño y su madre de lo que habla  es “del pánico que existe actualmente sobre los menores violentos,  porque los maestros no saben cómo ser mediadores o canalizar los casos a las instituciones.

“Se trató de un acto de violencia en donde los niños de esa escuela aprendieron de sus padres  lo que es
un linchamiento.

“El mensaje de solución  que dieron es sacar al niño y la madre de la escuela, cuando el mensaje fundamental es que hay maneras diferentes de redimir los conflictos y hay ciertas reglas e instituciones que deberían ser intermediarias y no lo son”, sostuvo.

Criticó el actuar de la escuela con base en las declaraciones de la madre, quien aseguró que llevó a su hijo a terapias,  ya que era obligación del colegio otorgarlo, de acuerdo con los protocolos de la SEP.

Agregó que las escuelas capitalinas no están preparadas para actuar en estos casos, por lo que es necesario que las autoridades se concentren en mejorar las capacitaciones de mediadores y evitar la criminalización de los niños agresores.

-Filiberto Cruz Monroy y Ximena Mejía

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red