SSPDF se acercará a vecinos de Tláhuac

La subsecretaria de la dependencia, Azucena Sánchez, recabará quejas y denuncias sobre delitos en la zona personalmente

COMPARTIR 
19/08/2014 05:29 Gerardo Jiménez

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de agosto.- El secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal, Jesús Rodríguez Almeida, instruyó a la subsecretaria de Atención Ciudadana, Azucena Sánchez Méndez, a que atienda directamente las demandas de seguridad en Tláhuac, donde un grupo de vecinos de San Juan Ixtayopan advirtió que harán justicia por su propia mano.

Vamos a instruir a la subsecretaria de Participación Ciudadana y Prevención del delito a que vaya a la zona el día de hoy a platicar con todos los vecinos de la zona para ver cuáles son sus problemáticas, recibir las denuncias, las quejas y lo que sea necesario”, señaló el mando durante el operativo de regreso a clases.

Rodríguez Almeida se comprometió a que la seguridad por parte de la SSPDF será reforzada en esa zona de la delegación Tláhuac, y sostuvo que en el Distrito Federal no hay autodefensas ni tampoco es necesaria la vigilancia o patrullaje de fuerzas federales.

Ya sabemos que no hay autodefensas, ni ese tipo de cuestiones en el Distrito Federal, la propia Constitución no permite la justicia de propia mano y nosotros tenemos que aplicar la ley”, advirtió el jefe de la policía capitalina.

Argumentó que en estos momentos, la incidencia delictiva en el Distrito Federal  es menor de 15.4 por ciento en las
16 delegaciones.

En tanto, el Procurador capitalino, Rodolfo Ríos Garza, afirmó que los delitos en el área
han bajado y que las autoridades tendrán un acercamiento con la ciudadanía.

“En esta zona específica, de acuerdo al reporte que se proporcionó esta mañana, hay menos 20 por ciento en la incidencia delictiva, es decir, nosotros estamos muy pendientes.

“Pero además se ha instruido al fiscal de la zona que los gabinetes de seguridad que tienen en la propia delegación junto con las autoridades delegacionales con otras corporaciones de seguridad estemos pendientes y se reúnan también con los comités vecinales para platicar con ellos”, señaló.

Excélsior publicó ayer que vecinos del poblado de San Juan Ixtayopan se han organizado para controlar la vigilancia en el lugar, con la advertencia de que lincharán a quien sorprendan cometiendo algún delito.

En los últimos días han aparecido media docena de lonas de color rojo en las que habitantes de la zona afirman que no tolerarán delitos sin hacer nada.

En entrevista, uno de los supuestos dirigentes del grupo vecinal sostuvo que la ola de violencia que se vive en Tláhuac tiene al menos cinco años, por lo que consideran que llegó el momento de tomar el control de
la seguridad.

- Si encuentran a un delincuente ¿lo van a linchar?, se le cuestionó.

“Pues ésa es la propuesta porque estamos organizados y la gente está muy molesta y sea cual sea la reacción de la gente ya estamos indignados.

“Ya no soportamos, tenemos que hacer justicia por nuestras propias manos”, advirtió el hombre, quien pidió el anonimato a condición de hablar.

Incluso, el representante delegacional en la comunidad, Óscar Garcés Jiménez, reconoció en entrevista que la inseguridad ha rebasado a las autoridades, por lo que pide que el gobierno de la ciudad sume esfuerzos con el federal para realizar patrullajes en esa demarcación.

Aprender del pasado

El presidente del Consejo Ciudadano, Luis Wertman, hizo un llamado al Gobierno del DF para atender las demandas en Tláhuac y aprender de las malas experiencias, como lo ocurrido en noviembre de 2004 cuando dos policías federales fueron linchados y uno más resultó lesionado
gravemente.

“Yo creo que aquí la autoridad de la Ciudad de México tiene una clara experiencia de lo que debe de hacer como autoridad para que no haya situaciones esporádicas o que no sean representativas de la sociedad”, afirmó en entrevista.

Rechazó las  guardias comunitarias y dijo que un mal ejemplo de su desempeño es Michoacán.

 

El poblado marcó a Ebrard

Desde la noche del 23 de noviembre de 2004, cuando dos policías federales fueron quemados vivos y uno más herido gravemente durante un linchamiento perpetrado por más de 300 pobladores de San Juan Ixtayopan, esa comunidad marco el destino político de Marcelo Ebrard.

Dos semanas después de estos hechos, el entonces presidente Vicente Fox cesó a Ebrard, quien en ese momento era el secretario de Seguridad Pública del DF, y al comisionado de la Policía Federal Preventiva, José Luis Figueroa, señalados como responsables de negligencia y omisión.

La noticia se recibió en el despacho de Andrés Manuel López Obrador, en ese entonces jefe de Gobierno, a escasos minutos de que el presidente diera a conocer su decisión. El mandatario local se encontraba en una comparecencia en la ALDF cuando la información se hizo
pública.

Ya como mandatario de la capital, el 13 de noviembre de 2007 Ebrard regresó a San Juan Ixtayopan para lavar su afrenta al no haber enviado policías a que rescataran a los linchados y se hizo acompañar de su entonces esposa, Mariagna Prats, para inaugurar las nuevas instalaciones del DIF de la localidad.

En aquella ocasión, hubo diversos reportes de que Prats subió al estrado en estado de ebriedad.

Ya en su recta final como jefe de Gobierno se empeñó en construir en Tláhuac un reclusorio, la Línea 12 del Metro y la habilitación del tiradero de basura metropolitano en la Sierra de Santa Catarina, pero sólo pudo concretar la construcción de la llamada Línea Dorada, que tiene suspendidas 11 estaciones por fallas en su consrucción y en la compra de trenes.

Relacionadas

Comentarios