La Ciudad de México crece segura

Gracias a las nuevas tecnologías y un mejor y estricto reglamento, es posible edificar torres en la zona de mayor vulnerabilidad sísmica de la ciudad

COMPARTIR 
20/04/2014 05:58 Arturo Páramo

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de abril.- La Ciudad de México está entrando a su etapa de mayor crecimiento vertical, pese a que cuando ocurren sismos como el del pasado viernes, es pertinente cuestionarse si es viable construirlos o no.

Desde 1985 se han construido 17 rascacielos de más de 25 pisos en la Ciudad de México en la zona de mayor vulnerabilidad sísmica en la ciudad.

Actualmente se edifican Torre Glorieta (con 27 pisos); Punto Reforma (37), Torre Bancomer (50), Reforma Latino (44), Punto Chapultepec (59) Torre Reforma (57), Torre Diana (33), Torre Cuarzo (40).

De acuerdo con el jefe delegacional en Cuauhtémoc, Alejandro Fernández, las construcciones extreman sus precauciones para edificar cimientos firmes, equipados con tecnología de vanguardia que evitan que los inmuebles oscilen y permita que acompañen el movimiento de los movimientos telúricos.

Además de las autorizaciones de la delegación, también se deben obtener permisos y autorizaciones de las secretarías de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), de Obras y Servicios (Sobse), de Transportes y Vialidad y del Sistema de Aguas.

Cuando vemos un edificio nuevo, hacia abajo hay hasta un tercio de la construcción”, dijo Fernández, quien confió en que se pueda seguir construyendo con gran altitud en la zona central de la capital.

“Con las licencias y el proceso de autorizaciones se involucra a la Seduvi y Sobse. Desde la revisión de documentos iniciales, se muestran los estudios del subsuelo y de los cimientos.

Al menos una tercera parte de lo que vemos está hacia abajo (hacia los cimientos), eso posibilita tener elementos muy fuertes, de gatos hidráulicos que permiten soportar sismos de hasta nueve grados”, explicó.

Las medidas de construcción implementadas después de 1985, han permitido que los sismos más recientes en la costa del Pacífico no hayan provocado daños en los rascacielos de la zona centro de la capital mexicana.

Por ejemplo, en el sismo del 20 de marzo de 2012, de 7.4 grados en la escala de Richter con epicentro en Ometepec, no provocó daños en las construcciones. En el de 7.2 del viernes pasado, se derrumbaron bardas de casonas sin mantenimiento en la colonia Juárez, pero no se rompió una sola ventana en el corredor de rascacielos de Paseo de la Reforma.

En 1985, con el sismo de 8.1 grados en la escala de Richter, unas 30 mil estructuras fueron dañadas severamente y 68 mil tuvieron algún tipo de afectación. A raíz de ese sismo fue modificado el Reglamento de construcciones de la Ciudad de México y se ha vuelto más férreo conforme pasan los años.

Fernández recalcó que estas medidas así como el mejoramiento de las técnicas de construcción en materia sísmica permiten que, al menos en teoría, los edificios resistan sismos de hasta nueve grados, algo no visto a la fecha.

Fernández comentó que las dos fallas geológicas que corren desde la delegación Miguel Hidalgo y cruzan las colonias Condesa, Roma, Juárez y hasta la Guerrero, no comprometen la estabilidad de las construcciones.

Son dos líneas paralelas, van del  surponiente al nororiente, por las condesas, las romas, la Juárez, y Guerrero. No comprometen en nada las construcciones” de las torres, dijo Fernández, quien agregó que ninguna constructora arriesgaría su dinero al edificar una estructura que corriera un serio riesgo de colapsar ante un terremoto.

La historia de la ciudad está ligada a sismos de gran magnitud al menos en el último siglo.

El 7 de junio de 1911, el día que Francisco I. Madero ingresaría a la Ciudad de México triunfante sobre Porfirio Díaz, ocurrió un terremoto que causó 40 muertos y derrumbó 250 casas, además de provocar daños en el Palacio Nacional y la Catedral Metropolitana, entre otros inmuebles.

El 28 de julio de 1957, un sismo de 7.8 grados en la escala de Richter sacudió a la capital, provocando 59 muertos, y la caída de la victoria alada de la Columna de la Independencia. Por ello se le conoce como el Sismo del Ángel.

Los sismos de 1985, no sólo derribaron casas viejas, sino que también pasaron factura a enormes edificios de oficinas en el centro de la ciudad, en Pino Suárez, el multifamiliar Juárez, y edificios de Tlatelolco.

 

Réplica de 5.5, no afectó

La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) reportó saldo blanco tras la réplica de sismo de 5.5 grados registrado ayer.

El movimiento telúrico que ocurrió a las 9:58 horas pasó desapercibido para muchos capitalinos, en comparación con el del viernes que fue de 7.2 grados, y también se originó a 31 kilómetros al sur de Petatlán, Guerrero.

Dado que este movimiento telúrico no alcanzó los seis grados, no se activaron las alertas sísmicas.

Tras el sismo,  la Secretaría de Seguridad Pública capitalina activó su protocolo de seguridad con el sobrevuelo de los cuatro helicópteros del Agrupamiento Cóndor para confirmar que en todos los puntos cardinales del Distrito Federal no hubo víctimas o daños patrimoniales.

A través de las inspecciones aéreas se evidenció que en esta ocasión la ciudadanía ni siquiera salió de sus domicilios, como el Viernes Santo.

Las  unidades de atención médica del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM), policías en los 847 cuadrantes y personal de Protección Civil hicieron el recorrido por tierra y rindieron informe a la secretaría.

El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, indicó a través de su cuenta de Twitter que el movimiento telúrico tuvo una “ligera percepción” en el Distrito Federal.

Además de publicar que se restableció al 100 por ciento el servicio de energía eléctrica en las delegaciones Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc, Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Xochimilco, Venustiano Carranza, Azcapotzalco, Coyoacán, Benito Juárez y Tláhuac que fueron afectadas ayer durante algunas horas tras el sismo.

Por su parte, el secretario de Protección Civil de la Ciudad de México, Fausto Lugo, escribió también esta red social que no hubo reportes de incidentes y “percepción muy leve en algunas partes de la  #CDMX”.

El viernes, el Gobierno del Distrito Federal confirmó que en total recibieron 101 reportes ciudadanos de los cuales destacaron la caída de 17 bardas, en su mayoría en la delegación Cuauhtémoc, así como grietas en Periférico que fueron asfaltadas durante este fin de semana y se inspeccionaron 106 instalaciones gubernamentales.

También se desalojó un edificio habitacional en la colonia Doctores donde viven 54 familias, por presentar grietas severas que ponen en riesgo su seguridad; sin embargo, de acuerdo con reportes, algunos residentes volvieron a sus casas.

- Ximena Mejía
 

Comentarios

Lo que pasa en la red