“La opción será sólo beber agua residual”

El desperdicio en DF de este recurso pone en riesgo su consumo, advierte especialista

COMPARTIR 
22/03/2014 04:13 Cintya Contreras
Para evitar que se agote el agua potable, expertos piden modificar la costumbre de regar el jardín o lavar el automóvil con una manguera, que desperdicia este recurso. Foto: Cuartoscuro
Para evitar que se agote el agua potable, expertos piden modificar la costumbre de regar el jardín o lavar el automóvil con una manguera, que desperdicia este recurso. Foto: Cuartoscuro

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de marzo.- El consumo y desperdicio del agua potable en la Ciudad de México ocasionará que en un futuro no muy lejano se agote la disponibilidad del líquido en el acuífero y se tenga que recurrir al reuso de agua residual como única opción para cubrir la demanda, así lo advirtió Juan Javier Carrillo Sosa, del Instituto de Ingeniería de la UNAM.

Pronto, esto no sólo será cuestión de tecnología, ni de dinero, sino de un cambio en la cultura, porque si un vaso de agua cumple con todas las normas de agua potable, pero primero fue agua de caño, probablemente no la van a querer tomar, pero será de la única que habrá”, indicó.

En el marco del Día Mundial del Agua, Carrillo Sosa lamentó que, pese a las campañas de ahorro y eficiencia en el uso del agua, el desperdicio continúe entre la población en actividades caseras como en el lavado de trastes, de dientes, de ropa, aunado al uso en la lavadora o por fugas intradomiciliarias, lo cual ocurre en zonas de todos los niveles socioeconómicos, incluso en donde el servicio escasea.

En la Ciudad de México, la disposición de agua promedio es de 220 litros por persona al día, pero hay colonias en Iztapalapa  donde sólo les llegan 30 litros y con eso sobreviven, mientras que en zonas como Bosques de las Lomas, según el GDF, llegan a consumir hasta mil litros en un día, lo cual desequilibra la distribución y las reservas a futuro.

Una de las opciones de ingeniería que existen para evitar tomar agua del caño es la inyección de agua al acuífero, explicó Carrillo Sosa, que pese a tener un costo adicional podría ser una salida a futuro, pero la solución real es el cambio de cultura en los capitalinos y el compromiso de pensar que el agua que se desperdicia hoy, no la tendrán las futuras generaciones.

En entrevista con Excélsior, el especialista integrante de la Red del Agua dijo que las fugas de agua potable, tanto dentro del hogar como en vía pública, representan una pérdida de 40 por ciento en la red, por lo que es indispensable que se refuercen las campañas de control y reparación de averías que permitan las pérdidas de este recurso.

Otra vía de desperdicio es en tareas cotidianas del hogar.

Pese a que los capitalinos pagan por el suministro de agua potable, y ésta tiene la calidad para beberse sin riesgo, la gente prefiere comprar agua embotellada para consumo personal, la cual cuesta 200 por ciento más de la que llega por las tuberías.

La Secretaría de Salud del DF ha advertido que no toda el agua embotellada que se vende cumple con las normas de potabilidad, ya que las botellas o garrafones son rellenados de manera clandestina y sin cumplir con estándares de sanitización.

Carrillo Sosa lamentó que la población no tenga confianza en el agua que llega de las llaves.

México es el principal consumidor de agua embotellada lo cual no necesariamente es una solución, sino que responde a la falta de cultura de la calidad del agua. Nadie bebe agua del grifo porque no tiene la confianza de que está limpia y en esa media no será nada sustentable económicamente. El agua es potable, se puede tomar, aunque no es la percepción general”, aseguró.

Dijo que la gente debe entender que el consumo responsable del agua hoy en día, además de ser una medida para asegurar la calidad y disponibilidad del líquido en un futuro, tiene que hacerse por el respeto al derecho que tienen las futuras generaciones de usarla y consumirla en buenas condiciones.

La sociedad tiene una participación y una responsabilidad en torno al cuidado del agua que debe asumir. Hay que cambiar el enfoque de que el gobierno no es el único responsable, el ciudadano hace caso omiso de su responsabilidad al no contaminarla, desperdiciarla  y bajar los consumos”, comentó.

Actualmente hay una disponibilidad de 4 mil 400 metros cúbicos de agua por habitante al año, pero conforme a los pronósticos de crecimiento poblacionales, para 2050 se reduce la cantidad a mil 300 metros cúbicos, lo que obliga a que desde hoy se desperdicie menos.

Sobre el precio del líquido, consideró que las autoridades se deben enfocar en hacer inversiones para mejorar el servicio en todo el DF,  que a todos les llegue igual en cantidad y calidad; promover el pago real del agua, ya que para él los subsidios han jugado un papel contra el cuidado del agua, porque a la gente no se le cobra el valor que realmente tiene, y paga sólo una parte y por eso le resulta fácil desperdiciar.

En tanto, el Consejo Directivo del Consejo Consultivo del Agua  nombró como directora ejecutiva del organismo a Verónica Martínez David, quien deberá impulsar políticas públicas y de legislación del organismo.

 

Cuídela

Consejos para el uso eficiente del agua:

  • Cierre la llave mientras se lava los dientes, manos, cara o mientras se lavan frutas, verduras o trastes.
  • Utilice lavadoras de bajo consumo.
  • Reutilice el agua para otro tipo de tareas como limpieza o riego.
  • Evite uso de la manguera para actividades como lavar el automóvil.
  • Evite las largas duchas. No permita que los niños jueguen con el agua.

Relacionadas

Comentarios