Las constructoras violaron contratos; debieron garantizar seguridad en Línea 12

ICA y empresas asociadas estaban obligadas a supervisar el funcionamiento del Metro hasta la entrega final de la obra

COMPARTIR 
13/03/2014 11:40 Paul Lara

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de marzo.- El contrato que firmaron las constructoras del proyecto de la Línea 12 del Metro establece que ellas son responsables de que toda la infraestructura cumpliera los requisitos de seguridad y calidad para su operación diaria.

De acuerdo con el contrato 8.07 C0 01 T.2022 para la construcción de la Línea Dorada, en las primeras cláusulas del documento se especifica que el consorcio integrado por ICA, Carso Infraestructura y Construcciones (CICSA) y Alstom Mexicana debía realizar los estudios y análisis necesarios para el correcto funcionamiento de la infraestructura, los anteproyectos, proyectos ejecutivos, las pruebas, inclusive con trenes, y puestas en servicio, hasta la terminación final de la obra.

Esas fallas han costado que 11 de las 20 estaciones con las que cuenta la Línea 12 se encuentren cerradas para su restauración.

Alonso Quintana, director general de ICA, dijo en entrevista televisiva que sabían que los trenes eran inadecuados, pero que no informaron públicamente del problema, al pensar que no era de su competencia.

 

Contrato exhibe a ICA

Las constructoras encabezadas por ICA deberán responder por las fallas en la infraestructura de la Línea 12 del Metro, aunque busquen hacerse las desentendidas.

Según el el contrato 8.07 C0 01 T.2022 para la construcción de la denominada línea dorada Tláhuac-Mixcoac del Sistema de Transporte Colectivo Metro, en poder de este diario, en las primeras clausulas del documento se específica que el consorcio integrado por ICA, Carso Infraestructura y Construcciones (CICSA) y Alstom Mexicana debían realizar los estudios y análisis necesarios para el correcto funcionamiento de la infraestructura, los anteproyectos, proyectos ejecutivos, las pruebas, inclusive con trenes, y puestas en servicio, hasta la terminación final de la obra.

Hoy esas fallas han costado que 12 de las 20 estaciones con las que cuenta la Línea 12 se encuentren cerradas para su restauración, y se podrían sumar el resto en los próximos días.

Según el expediente RR.SIP.1999/2012 del Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Distrito Federal en poder de Excélsior, en el contrato firmado entre el GDF y el consorcio constructor, se asegura que los sistemas deberían de ser entregados el 31 de octubre de 2012 (luego de varias modificaciones en las fechas de entrega), los cuales deberían de ser instalados y probados, operando los trenes con los sistemas de señalización y radiofonía, para su correcto funcionamiento.

En ninguno de los apartados sobre las certificaciones de funcionamiento de la compañía se mencionó que los trenes eran
inadecuados a las vías.

Alonso Quintana, director general de ICA, señaló ayer en entrevista televisiva, que no informaron de este problema, "pues no pensamos que era de nuestro alcance, o que se iba a agravar este problema".

Por su parte, Marcelo Ebrard, ex jefe de Gobierno del DF, señaló que nunca supo de la incompatibilidad, y que ponía a disposición de los interesados, 240 mil copias de documentos de cinco años de trabajos en la Línea 12 del Metro.

Yo recibí una certificación internacional de seguridad y calidad de la obra, eso es algo que debemos investigar", dijo.

El contrato, como publicó ayer Excélsior, terminó costando 26 mil millones de pesos, cuando en la firma del mismo, fechado el 17 de junio de 2008, se estimaba que sería de 17 mil 583.5 millones de dólares. La que fuera una de las principales obras del Gobierno de Marcelo Ebrard en transporte público, presenta actualmente fisuras en cuatro mil 800 durmientes (que sirven para fijar las vías), así como un desgaste ondulatorio de los rieles, entre otras muchas fallas detectadas.

Ayer, luego de conocerse la decisión del gobierno del DF de suspender 11 de 20 estaciones de la nueva línea inaugurada el pasado 31 de diciembre de 2012, las acciones de la constructora ICA cayeron en la Bolsa Mexicana de Valores 2.94% a 22.77 pesos al cierre de la jornada.

Más errores

En el Informe de Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2010, realizado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), bajo el tema de Auditoría de Inversiones Físicas: 10-A-09000-04-1148, se seleccionó el contrato 8.07 C0 01 T.2022 de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, para su evaluación y comprobación.

La obra, que en 2010 se encontraba en proceso de ejecución con un monto total pagado al 31 de diciembre de ese año por 11 mil 746.9 millones de pesos, presentaba sus primera fallas.

La residencia de obra y la residencia de supervisión externa no cumplieron con el manejo y control de las bitácoras de obra civil y obra electromecánica, ya que (la constructora) omitieron los trabajos por ejecutar, no se asentó lo relativo a trabajos mal ejecutados y de mala calidad…”

En el índice nueve del informe se señala que se detectaron trabajos de mala calidad en los frentes Talleres Tláhuac, Estación Tláhuac, intertramo Tláhuac-Tlaltenco, Estación Tlaltenco, Estación Periférico Oriente, Estación Calle 11, Estación Parque de Los Venados y Estación Zapata, en lo que respecta a elementos estructurales construidos de concreto armado como muros, columnas, escaleras y trabes.

Después de varios meses se logró que la constructora cumpliera, pero aumentó el tiempo de entrega de la obra, en repercusión del Gobierno del DF.

 

Hubo mala certificación de contratista

A finales de octubre de 2012, más de 20 expertos en seguridad en transporte de la compañía multinacional ILF Consulting Engineers, contratada desde 2009 por 119.3 millones de pesos para certificar internacionalmente que la obra de la Línea 12 del Metro garantizara el resguardo de los pasajeros, daban su dictamen final.

La línea 12, que cuenta con 20 estaciones y 24.5 kilómetros de longitud, fue certificada como segura y con materiales de calidad.

Ayer, a un año cuatro meses de uso, 12 de las 20 estaciones de la denominada línea dorada han sido cerradas por fallas.

Los trabajadores del sindicato de Metro se preguntan: ¿dónde quedó la certificación internacional de seguridad y calidad?

La actual administración del Gobierno del Distrito Federal ha obligado al consorcio encargado de la construcción del transporte (ICA-Alstom-Carso) a que explique qué fue lo que pasó, y que no se lave las manos asegurando que ellos cumplieron con el contrato establecido, sin conocer qué tipo de trenes utilizarían su infraestructura.

Según el contrato número 9. 07 CD 03.M.3.004 en poder de Excélsior, la compañía DB International GMBH, asociada con ILF Beratende Ingenieure A.G., TÜV SÜD Rail GMBH y Hamburg Consult GMBH, fueron las encargadas de dar el servicios de consultoría técnica especializada para la revisión, verificación, validación, dictaminación y certificación de seguridad de la operación general, control técnico y calidad de los suministros extranjeros correspondientes a la Línea 12 del Metro Tláhuac-Mixcoac del STC.

A pesar de haber certificado "errónamente" la seguridad y buena operación de la infraestructura al ganar la licitación pública 30132001-001-09, nuevamente ILF Consulting Engineer ha sido contratada para analizar los actuales problemas, lo que salta a los trabajadores del sindocato.

Vale señalar que las áreas que fueron analizadas y puestas a prueba para la expedición del certificado fueron precisamente la correcta colocación de los durmientes y barras guías, así como las de pilotaje automático, señalización, suministro de energía y operación general.         

 

La firma suma fallas y resta ingresos

Los ingresos de ICA se desmoronan. La empresa no ha logrado ganar nuevos proyectos de infraestructura en el competido mercado actual.

Actualmente muestra una importante caída en sus ingresos. El año pasado sus ventas solamente fueron de 29 mil 556 millones de pesos, es decir, 22.4 por ciento inferiores a lo reportado en 2012, cuando obtuvo 38 mil 122 millones de pesos.

Se trata de la mayor caída en ingresos que la compañía ha tenido en los últimos diez años, y sus ventas actuales, son, inclusive, inferiores a las que tenía en 2009, año de la crisis.

Pero además de que sus ventas van en picada, sus ganancias también son frágiles. Éstas comenzaron a deteriorarse desde 2011, año en que su utilidad neta fue de mil 790 millones de pesos. Al  cierre del año pasado la cifra fue de mil 466 millones.

Al desmoronamiento de sus resultados hay que sumar proyectos como la Autopista del Sol, que dejaron ver algunas fallas en su construcción. Sin embargo, Alonso Quintana, director de ICA, solamente se escudó del problema, que dejó incomunicada a la ciudad de Acapulco por varios días, diciendo que había poco presupuesto y que se tuvo que construir a contrarreloj.

Ahora, a su lista de proyectos con problemas, se suma la construcción de la Línea 12 del Metro, la cual está detenida debido al deterioro en los rieles.

Responsables

ICA asegura que los problemas se presentaron porque Construcciones y Auxiliar de Ferocarriles (CAF México) entregó trenes que no eran compatibles con la infraestructura que se construyó.

Sin embargo, CAF aclaró que “todos y cada uno de los trenes fueron sometidos a rigurosas pruebas estáticas y dinámicas, realizadas por el personal de CAF y atestiguadas por el personal del STC, quien certificó el cumplimiento cabal de los parámetros de operación."

-Eréndira Espinosa
 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red