En cuatro años han asaltado 90 joyerías en el DF

De acuerdo con estadísticas las tiendas en los centros comerciales han sido el blanco porque existía una falta de coordinación entre personas e instituciones

COMPARTIR 
07/03/2014 05:58 Gerardo Jiménez

CIUDAD DE MÉXICO, 7 de marzo.- En la Ciudad de México existen registradas mil 300 joyerías y más de 40 por ciento se encuentra dentro de una plaza comercial, conforme a datos del INEGI, Coparmex DF y la Canaco, por lo que se han convertido en blanco de la delincuencia.

Víctor Hugo Ramos Ortiz, subsecretario de Información e Inteligencia Policial de la Secretaría de Seguridad Pública (SSPDF) admitió en entrevista, que las plazas comerciales han adquirido relevancia porque hay algunas que llegan a concentrar a tres millones de personas al mes.

“Las plazas comerciales pueden tener entre 150 a 300 locales de todo tipo de productos, que van desde ropa, zapatos, perfumería y joyería; se han vuelto un microcosmos donde se da mucho la convivencia social”, expuso.

El Consejo Ciudadano de la Ciudad de México proporcionó a Excélsior una estadística oficial de la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJDF) donde, de 2010 a 2013 se denunciaron formalmente 90 robos en este tipo de establecimientos.

Su titular, Luis Wertman Zaslav, detalló que en 2013 hubo 20 robos de joyerías –incluyendo los de diciembre-; en 2012 fueron 32; en 2011 se reportaron 20 y en 2010, 18.

Sin embargo, en entrevista, considera que la “cifra negra” en materia delictiva es mínima, porque la mercancía está asegurada o el dueño busca recuperarla. “Si hacemos la división, en los primeros meses de 2014 estamos por debajo del promedio registrado de 2010 a 2013.

“Los números son consistentes con los que maneja la PGJDF, por lo que no decimos que la noticia deba ser que bajan los robos a joyerías, pero al consultar los números y observar la tendencia, estamos en los niveles de otros periodos”, explicó.

Pese a los últimos asaltos cometidos en joyerías y establecimientos de plazas comerciales, defiende que desde la percepción del Consejo Ciudadano, éstos no son sitios inseguros o que representen un riesgo.

“Cuando ese sentimiento se altera, entonces nuestra sensación de inseguridad crece porque uno de los lugares que consideramos tranquilos o inofensivos se equipara a un área de riesgo”.

Aunque el precio de las alhajas que se han robado – la estadística de la PGJDF precisa que en 2013 fueron en su mayoría por relojes Cartier, Rolex, Bell & Ross y Hublot– pueden tener un costo que va de los 130 mil a los 230 mil pesos, los ladrones obtienen entre 5 y 8 mil pesos.

Ventana de oportunidad

Víctor Hugo Ramos Ortiz, subsecretario de Información e Inteligencia Policial señaló que frente a los recientes asaltos en plazas comerciales, existía una falta de coordinación entre personas e instituciones que interfería en las responsabilidades de cada área. “En realidad era una situación de mucho desorden. (Ahora) ya todos sabemos qué hacer en el caso de que se dé un incidente”, expuso.

Dejando de lado los errores que se cometían o motivaban estos  asaltos, lo que ha propiciado, es una ventana de oportunidad para generar una confianza mutua que se traduce en  crear alertas preventivas o en el caso de algunas plazas comerciales, el incorporarse a la frecuencia de radio de la Policía, por lo que ya se trabaja en una frecuencia única en la que estén enlazadas todos estos centros comerciales.

Además ya se permitirá a la policía preventiva ingresar a ellos cuando se cometa un delito para establecer una cadena de custodia.

“El protocolo implica que cuando (los responsables de plazas comerciales) noten alguna situación que pudiera resultar en un ilícito, nos avisen para actuar antes. Si se da un hecho de robo con violencia, ahí también entra parte del protocolo  que es preservar el lugar de los hechos, mantener el orden, darle funcionalidad a la plaza lo más pronto posible  y, por supuesto, entregar en cadena de custodia, todos los objetos de delitos  e indicios que el Ministerio Público requiere para su investigación”, refirió Ramos Ortiz.

Agregó que dos semanas después de haber firmado el convenio de seguridad con las 36 principales plazas comerciales, la SSPDF ha visitado 31 de ellas.

Protocolo único

Para el presidente del Consejo Ciudadano de la Ciudad de México la respuesta de la policía frente a estos hechos, podría ser más óptima de crearse un protocolo único de emergencia, ya que cada plaza comercial cuenta con su propio plan de seguridad “y no hay uno que verdaderamente garantice una colaboración uniforme en beneficio de nosotros los usuarios o clientes”, consideró Wertman Zaslav.

Además pidió comparar el servicio que ofrece la Policía Bancaria e Industrial, así como el de la Policía Auxiliar, ya que son dos corporaciones que han dado resultados en resguardo, tienen costos competitivos para las plazas y cuentan con lo necesario para proteger a los usuarios de las  mismas en caso de emergencia.

“La vigilancia extramuros ha sido la diferencia en los últimos robos y, aun así, le costó la vida a un miembro de la PBI . Estas corporaciones deben participar en el interior y el exterior de los inmuebles”, propuso.

Propuestas

Acciones que se deben implementar, de acuerdo con el Consejo Ciudadano en caso de un ílicito.

  • Enlazar con tecnología, en tiempo real,  las plazas con la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal
  • Las plazas deben colaborar con la Secretaría de Seguridad Pública y con la Procuraduría General de Justicia capitalinas, en particular cuando se solicitan los videos para preservar lo que llaman la cadena de custodia, que es vital para las investigaciones; evitar la corrupción y la impunidad.
  • Un proceso de alerta único y homólogo entre las plazas. Cada inmueble puede tener su propia idea de seguridad pero esta puede ser diferente en cada caso 
  • Información y prevención a través del 5533 5533 y SMS5533 no sólo para los negocios y  personal, sino para los usuarios/clientes.

 

Comentarios

Lo que pasa en la red