Caso del niño mazateco: no era “apto” para estar en esa escuela

A Paquito lo trataron bien mientras creyeron que era nieto de su tutora y no el hijo de la ayudante doméstica de ésta

COMPARTIR 
19/02/2014 05:52 Ximena Mejía
Dentro de esa comunidad escolar, la doctora Silvia González Bernal era reconocida por haber formado parte de la mesa de padres de familia. El niño fue bien recibido al principio pues creían que era su nieto.
Dentro de esa comunidad escolar, la doctora Silvia González Bernal era reconocida por haber formado parte de la mesa de padres de familia. El niño fue bien recibido al principio pues creían que era su nieto.

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de febrero.- El estrés y el miedo producto del maltrato y la discriminación ocasionaron que Paquito, el hasta entonces risueño niño mazateco  de cuatro años de edad, se orinará y defecará en su ropa al enfrentar a sus compañeros y profesores de preescolar.

Su personalidad alegre dio un giro gris tras ser agredido y rechazado en el Colegio La Salle de Seglares al que acudía desde los tres años, en preescolar dos, y donde destacó por tener un buen rendimiento escolar y desarrollo con sus compañeros.

Sin embargo, al ingresar a preescolar,  la discriminación comenzó cuando se dieron cuenta que no era nieto de  la doctora Silvia González Bernal, quien aparecía como su tutora sino de Gloria Carrera Reyes,  su ayudante doméstica.

En la primera semana de clases Paquito cambió de actitud: comenzó a orinar sus pantalones y a expresar que sus compañeritos le decían que “no pertenecía a ese lugar y que se fuera a una escuela de pobres”.

Silvia habló con la coordinadora de preescolar, Oralia Hernández Grosco, pero el acoso aumentó ahora por parte de las profesoras de inglés, español, e incluso la sicóloga de la escuela, al grado de que el pequeño comenzó a defecar en su ropa, bajó su rendimiento escolar y tenía un temor por convivir con la gente.

Al enfrentar en compañía de Gloria a la profesora de español  Alicia Beatriz Pierro, ésta le respondió que viera “la realidad del niño, a su mamá, que ni siquiera sabe hablar bien el español, mucho menos el inglés ¿Cómo lo iba apoyar académicamente?, que el niño no era apto para estar ahí”.

Durante dos meses el niño sufrió el abuso, “llegaba golpeado todos los días; una vez le rompieron un dedo, pero  se decidió no demandar, pues en la escuela dijeron que fue un accidente.”

Sus compañeros lo llenaban de chile y vaciaban agua a su lunch; sus profesoras lo sacaban de clases, y el subdirector Germán Ramos Ruiz le sugirió a Paquito que la “única manera de que lo dejaran de molestar era largándose de la escuela”.

La doctora González Bernal, tutora y protectora del pequeño lo acogió junto con su mamá cuando él tenía tres meses de edad, y llegaron para que Gloria realizará el trabajo doméstico.

Junto con su esposo, también médico cirujano, y sus dos hijos asumieron los gastos del desarrollo de Paquito pues “desde el primer momento sentimos amor por él y su mamá”, relata la doctora González.

Cuando Paquito cumplió tres años,  Silvia sugirió a Gloria inscribirlo en La Salle, pues ahí habían estudiado sus dos hijos y la consideraba una escuela de tradición. Dentro de esa comunidad escolar, Silvia era reconocida por haber formado parte de la mesa de padres de familia. El niño fue bien recibido al principio pues creían que era su nieto.

“Me preguntaron si era mi nieto, pensaban que era hijo de mi hijo, y yo les respondí: ‘como si lo fuera’. Más adelante expliqué  a los maestros que era hijo de la muchacha que me ayuda, pero lo veía como si fuera mi nieto.”

Paquito actualmente tiene cinco años, y fue víctima de golpes y violencia sicológica documentados por el Copred que el lunes emitió una opinión jurídica en contra del colegio por discriminación en contra de “Paquito” y su mamá asentado en el documento Copred/Q/ 01-2014.

Además de denunciar ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) a sus profesoras Gisela Marín Cruz de inglés, Ana Beatriz Pierro de español y la sicóloga Patricia García Godínez por este delito.

La PGJDF informó que la investigación se ubica por la discriminación hacia al trabajo de su mamá y su origen indígena en la averiguación previa FNNA/D/T3/00467/13-12 interpuesta en diciembre del año pasado.

En octubre del año pasado el menor fue cambiado de escuela y ha recuperado su personalidad alegre, asegura su tutora.

Pedirán revisión del caso

Pese a los señalamientos de discriminación hacia el pequeño niño mazateco, Francisco, La Salle de Seglares informó que aún lo considera un alumno y tiene las puertas abiertas.

Armando Martínez, vocero de la institución, rechazó la postura del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred), por lo que exhortó a Gloria Carrera Reyes, mamá del menor, a entablar el diálogo.

Ante la opinión jurídica del Copred indicó que se le solicitará revise el caso. “Nos llama la atención que el Copred haya enarbolado un linchamiento mediático contra el Colegio La Salle Seglares, porque este es un procedimiento abierto, en el cual lo único que hace es emitir una opinión jurídica; la verdad jurídica la interpondrá un juez”, argumentó.

En entrevista sostuvo que Gisela Marín Cruz y Ana Beatriz Pierro, maestras de inglés y de español, respectivamente, señaladas por el menor como sus agresoras, continúan dando clases, debido a que confían en su desempeño y calidad docente.

Agregó que La Salle llevará la defensa legal ante la denuncia que se interpuso en contra de ellas ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).

El vocero del Colegio aseguró que la escuela apoyó al menor en todo momento, debido a que “tiene algunas situaciones que vienen de casa” que le han causado conflictos emocionales, que sabe perfectamente la tutora, y que nosotros por propia ética no podemos comentar, sino apoyarlo.

“Él ha estado más de un año con nosotros estudiando normal. Nosotros seguimos considerándolo como un alumno, sabemos que está siendo manipulado por la mal nombrada tutora”, refirió.

Comentarios

Lo que pasa en la red