Excélsior en la Historia: Origen de la tradición de Reyes Magos

Cada 6 de enero, en México y en diversos países los niños esperan con ansias la llegada de los Tres Reyes Magos y en los hogares de parte la rosca

COMPARTIR 
04/01/2014 21:04 Redacción
La tradición recuerda la huida de José y María a Egipto para poner a salvo al niño Jesús, tras la persecución de Herodes. Foto Especial
La tradición recuerda la huida de José y María a Egipto para poner a salvo al niño Jesús, tras la persecución de Herodes. Foto Especial

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de enero.- Cada 6 de enero del año, en México y otros países, los niños esperan con ansias la llegada de los Tres Reyes Magos (Melchor, Gaspar y Baltasar), quienes les traen sorpresas y juguetes, mientras que en los hogares se realiza la tradicional partida de rosca acompañada de una taza de chocolate caliente, pero ¿cómo surge esta tradición? A continuación te lo explicamos.

Esta costumbre recuerda la huida de la Sagrada Familia de Nazaret a Egipto para poner a salvo al niño Jesús, tras la persecución de Herodes, por ello, los muñecos que se esconden en la rosca representan la protección que se le dio al hijo de Dios.

Herodes, al enterarse que había nacido el rey que todos esperaban, tuvo miedo de perder su trono y ordenó matar a todos los niños menores de dos años, entre los cuales se encontraría Jesús, por lo que José y María huyeron a Egipto y el niño Dios se salvó.

Los primeros cristianos tomaron un poco de esta tradición y la mezclaron con la historia de la visita de los Reyes Magos para la celebración de la Epifanía, cambiaron el pan ázimo por pan de harina blanca y levadura, cocida en forma de rosca, endulzándolo con miel y adornándolo con frutos del desierto, como higos, dátiles y algunas nueces.

Para los cristianos, la forma circular de la rosca simboliza el amor eterno de Dios, que no tiene principio ni fin.

Esta costumbre de Palestina llegó a Europa y posteriormente a América.

En México, el que encuentra el muñequito de la rosca se convierte en el centro de la fiesta, se le pone una corona hecha de cartón y cubierta de papel dorado y se le da el nombramiento de padrino del Niño Jesús.

El padrino deberá vestir con ropas nuevas a la imagen del niño Jesús, del nacimiento, y presentarlo en la Iglesia el 2 de febrero, Día de la Candelaria, para después realizar una fiesta con tamales y atole.

 

mca

Relacionadas

Comentarios