Caos en la ciudad por opositores al nuevo precio del boleto del Metro

Una serie de protestas vivió el DF la tarde de ayer, durante la movilización fue quemado el árbol de navidad en Reforma e Insurgentes

COMPARTIR 
14/12/2013 05:24 Arturo Páramo, Francisco Pazos y Ximena Mejía / Fotos: Ana Reyes y David Solís

CIUDAD DE MÉXICO, 14 de diciembre.- El ajuste tarifario de cinco pesos al servicio del Metro dejó como saldo decenas de manifestaciones dentro de la red y en las principales vialidades de la capital.

En tanto, la dirección del Sistema de Transporte Colectivo (STC) aseguró que la mayoría de los usuarios ingresaban a las estaciones tras pagar la tarifa de cinco pesos.

Sin embargo, las convocatorias contra ese pago se gestaron a través de las redes sociales desde el 6 de diciembre, cuando el STC dio a conocer que 55.7 por ciento de siete mil 200 usuarios encuestados había aprobado el incremento. A partir de ese momento se crearon cuentas en Facebook y Twitter para reunir a
manifestantes.

Ayer, a poco más de una hora de que comenzaron las protestas, Joel Ortega, director del STC, reiteró la decisión del organismo de permitir las manifestaciones, y únicamente hizo un llamado para que no se afectaran los torniquetes o las cámaras de videovigilancia en las estaciones.

Las protestas comenzaron desde las 7:00 horas, principalmente en terminales como Indios Verdes o Universidad, donde cientos de personas ingresaron sin pagar la tarifa de cinco pesos.

“Se están desarrollando las protestas y se van a manejar de forma tal, que expresen su punto de vista, aunque la mayor parte de los usuarios usan el servicio normalmente”, dijo.

Hacia el mediodía, el Metro informó que las protestas se habían concentrado en 14 de las 195 estaciones; sin embargo, el movimiento en redes sociales indicaba que los “brincos” de torniquetes se replicaban en las 12 líneas del sistema.

Aproximadamente a las 17:30 horas los colectivos Asamblea contra el Aumento, Metro Popular y la Iniciativa Tú Mandas trasladaron la protesta a las calles de la zona centro del DF.

La convocatoria marcó como punto de reunión las inmediaciones del Monumento a la Revolución, donde desde el 13 de septiembre está instalado el campamento de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Desde ahí avanzaron alrededor de 500 jóvenes con mantas y pancartas en las que protestaban por el incremento de dos pesos al precio del viaje en el Metro.

El contingente avanzó por Avenida de la República, cruzó Reforma y siguió por avenida Juárez en dirección al Centro Histórico. Entre gritos de consignas en contra del incremento tarifario, la marcha avanzó y tomó por sorpresa a los policías de tránsito que permanecían destacados en el cruce de Reforma y Bucareli, que no aplicaron los cortes de
seguridad.

El objetivo de los inconformes era llegar al Zócalo capitalino, sin embargo, alrededor de 200 granaderos formó un cerco a la altura del Hemiciclo a Benito Juárez para impedirles el paso.

La vanguardia de la marcha marcó un alto en Balderas. Los jóvenes convocantes hicieron un llamado para que la protesta no derivara en un enfrentamiento.

Sin embargo, un grupo de al menos 50 jóvenes con rostros cubiertos buscó con consignas provocar al contingente para que se enfrentara con granaderos. El movimiento se dividió. La mayoría de manifestantes, muchos estudiantes de la UNAM, regresaron por avenida Juárez hacia
Reforma.

Los convocantes llamaron a instalar un bloqueo en Reforma y Bucareli para pedir que diera marcha atrás en el ajuste de la tarifa.

A su paso, un grupo de encapuchados paró en Balderas para agredir con piedras a 30 granaderos y detener el servicio de la estación Hidalgo de la L3 del Metrobús. Luego, el contingente se tuvo que dirigir en dirección a Insurgentes, donde avanza la L1 de ese sistema.

Allí grupos divididos del contingente se retaron a quemar el árbol navideño que instaló una marca de refrescos en el camellón Reforma e Insurgentes.

Un encapuchado arrancó una esfera, roció con gasolina la estructura del árbol y le prendió fuego. Al sitio llegaron bomberos para controlar el fuego que consumió el costado sur de la estructura de 22 metros de altura.

Luego, los manifestantes se dispersaron hacia el Ángel de la Independencia con dirección a la estación del Metro Insurgentes.

A las 18:00 horas arribaron 200 granaderos en camiones, formando líneas  para caminar hacia Génova donde continuó la protesta. El dispositivo  rodeó la Glorieta de los Insurgentes.

La manifestación se trasladó a la estación Insurgentes de la Línea 1, en donde se permitió el paso de los usuarios a través de los torniquetes sin pagar.

Granaderos de la Policía ingresaron el vestíbulo donde están los torniquetes de acceso. Debido a que no se realizaban actos violentos, los agentes optaron por retirarse del vestíbulo. La protesta siguió incluso con gente saltando los barandales de acceso a la estación. Debido a la cantidad de personas que se manifestaban en la estación, los trenes del Metro seguían de largo y no se detenían para subir y bajar pasajeros. A las 19:15 horas fue enviado un tren vacío para recoger a los usuarios que se habían acumulado en los andenes en dirección a Pantitlán.Alrededor de las 19:20 horas se fueron hacia la estación Salto del Agua.

Nadie impidió el brinco

El ingreso al Metro fue gratuito para miles de usuarios que protestaron en contra del ajuste tarifario que autorizó el Gobierno del Distrito Federal.

Para miles de capitalinos, el cambio tarifario de tres a cinco pesos no surtió efecto este 13 de diciembre tal como estableció el GDF en el acuerdo que publicó en la Gaceta Oficial el sábado de la semana pasada.

Los movimientos Asamblea contra el Aumento, Metro Popular y la Iniciativa Tú Mandas utilizaron las redes sociales como canal para convocar a “brincarse” los torniquetes.

A través de Facebook y Twitter se difundieron mapas con horarios y estaciones específicas en las que los integrantes de estos colectivos pondrían en marcha la iniciativa denominada como “Metro Popular” a través del hashtag #posmebrinco.

La respuesta de los usuarios fue tardía, pero cuajó conforme se incrementó el flujo de usuarios en las 12 líneas del Metro.

Los cercos para permitir el paso se replicaron en estaciones como Indios Verdes, Hidalgo, Universidad, Bellas Artes, Insurgentes, Miguel Ángel de Quevedo, Tláhuac, El Rosario, Taxqueña,
Pantitlán, Chabacano, Constitución de 1917, Observatorio, Cuatro Caminos, Balderas y Buenavista, entre otras.

 “Hoy nadie paga boleto, hoy el Metro es gratis. No nos van a cobrar más por el Metro. No vamos a pagar el ajuste que autorizó el gobierno”, gritaron los inconformes al momento de liberar los accesos.

En la estación Insurgentes, un hombre fue agredido con golpes en la cabeza debido a que pagó su pasaje.

Ernesto Barrera, quien ingresó en Bellas Artes, dijo:  “Yo me paso, y voy a aprovechar que nos están dejando pasar estos jóvenes. Vamos a tener que pagar los cinco pesos y nos va a pesar a la economía, pero como hoy es gratis pues me salto”.

En esa estación, estudiantes de la Preparatoria 7 permanecieron durante 30 minutos permitiendo el ingreso de usuarios.

“Si no puede brincarse, pues pásenle por abajo, el chiste es que no se pague el Metro.”

Las escenas que se difundieron a través de redes sociales incluyeron a usuarios que brincaron o pasaron por debajo de los torniquetes. Una mujer cayó al intentar saltarlos.

 

 

 

 

mca

Relacionadas

Comentarios