CIUDAD DE MÉXICO, 19 de agosto.- Rudy García-Tolson nació con el labio superior leporino, las manos con membranas y las piernas deformes. Un chico sin futuro, dirían algunos. Nació en Riverside, California, y se acostumbraría a visitar los hospitales, donde sufrió 15 operaciones antes de cumplir los cinco años de edad.

Rudy miraba a los niños correr, jugar y hacer cosas que para él no eran normales. El médico le había dicho a sus padres que Rudy pasaría el resto de sus días en una silla de ruedas o podría utilizar piernas de titanio, si aceptaban que le fueran amputadas sus extremidades inferiores. Entonces el niño suplicó a sus padres por unas piernas especiales para poder hacer lo que los demás niños del mundo.

El pequeño perdió sus piernas y se hizo nadador. Descubriría un mundo paralelo en el que amputados como él se convertían en los héroes. Eran los atletas paralímpicos y Rudy comenzaría a entrenar en serio para llegar, algún día, a ser el protagonista.

***

 

1997 se convertiría en un año mágico para Rudy y el actor estadunidense Robin Williams. Rudy García-Tolson recuerda que “tenía nueve años cuando conocí a Mr. Williams. Yo me había convertido en un niño acuático y participaba en los eventos que organizaba la Challenged Athletes Foundation -fundación que apoya a atletas discapacitados y veteranos de guerra amputados- en San Diego”.

El actor tenía fama entre los pequeños, porque un año atrás había filmado la película Jack, en donde personifica a un niño que envejece cuatro veces más rápido de lo normal. Robin Williams fue invitado a la fundación, al triatlón anual en San Diego, cuando se encontró con el pequeño Rudy. “Entonces lo invité a que hiciéramos un triatlón juntos”, relata Rudy García-Tolson a Excélsior.

El actor era amante del ciclismo y le encantó la idea de convertirse en uno de los protagonistas, donde no hay sets ni guiones. Era amigo del campeón Lance Armstrong y quería probar fortuna en la bicicleta de manera amateur.

Aquel año, Robin Williams ganó el Oscar como Mejor Actor de Reparto tras su papel como sicólogo (Sean Maguire) en la película Indomable (Good Will Hunting) y haría su primera competencia en un triatlón
-relevos- al lado de un niño con las dos piernas amputadas. Un medio Ironman en San Diego, en el que Rudy García (nueve años) nadaría cuatro kilómetros en el mar, Robin recorrería los 90 kilómetros que corresponden a la etapa en bicicleta, mientras que un ironman llamado Scott Tinley complementaría la prueba con la etapa pedestre (20 kilómetros).

“Fue una aventura que se repetiría durante once largos años”, platica Rudy, quien crecería entre triatlones, competencias de natación y al lado de Patch Adams y el Hombre Bicentenario. “Mr. Williams fue algo más que una estrella de cine. Nunca me vio como un chico sin piernas, sino como un compañero de equipo.”

Rudy recuerda a un Robin tan bromista como el que aparecía en la pantalla gigante. “Tuve el honor de competir con él durante 11 años y ser su amigo. Crecí mirando sus películas y sintiéndome afortunado de tenerlo a mi lado. Mr. Williams me hacía sentir un chico especial. Incluso él me decía que en ocasiones las piernas y el dinero pasaban a segundo término. Que podías hacer muchas cosas sin ambos”.

En la página oficial de la Challenged Athletes Foundation, su directora ejecutiva Virginia Tinley recuerda que “Robin Williams se convirtió en portavoz y representante de la fundación”. Ambos se beneficiaron: la fundación creció con el apoyo del actor y Robin se convirtió en atleta amateur.

Robin, además de formar el equipo llamado Braveheart Team con Rudy García-Tolson y el ironman Scott Tinley, probaría fortuna en el Scape from Alcatraz Triathlon, en el que su equipo impuso récord en la categoría para celebridades, en 2004, con un tiempo de 2:25.01 horas.

***

 

Con el paso del tiempo, Rudy y Robin se hicieron grandes amigos. Rudy crecería como atleta discapacitado, al grado de conseguir el oro en  los 200 metros de nado en los Paralímpicos de Atenas 2004 y Pekín 2008. En los Juegos de Londres 2012 lograría plata y bronce. Además de convertirse en orador motivacional en escuelas y hospitales, así como recaudar seis millones de dólares para la Challenged Athletes Foundation, Rudy se convirtió en el primer doble amputado en terminar el Ironman de Arizona en 2009, a los 21 años. La prueba consiste en cuatro kilómetros de nado en el mar, 180 kilómetros en bicicleta y se cierra corriendo los 42 kilómetros de distancia que se cubre en un maratón.

Tras enterarse del suicidio de Robin Williams, la semana pasada, Rudy García-Tolson subió en las redes lo siguiente: “Sr. Robin, siempre voy a apreciar las veces que competimos juntos. Demostró, no sólo a mí, sino al mundo entero, que el poder del humor puede cambiar vidas. Gracias por hacerme el chico más afortunado del mundo”. RW #TeamBraveHeart.