RECIFE, 24 de junio.- El “Cielito lindo” seguirá cantándose en Brasil 2014 y el romance del Tricolor con la afición también. México logró la calificación a los octavos de final de la Copa del Mundo al vencer de manera contundente por 3-1 a Croacia en la Arena Pernambuco. El equipo mexicano terminó la fase  de grupos con siete puntos de nueve posibles, asegurando el segundo sitio del grupo A y ahora medirá fuerzas contra la actual subcampeona Holanda, en Fortaleza, el próximo domingo.

Inició con nervios y algo de incertidumbre, pero México fue ganando terreno y confianza.

El futbol fue generoso con el planteamiento del técnico Miguel Herrera, valiente y frontal aun cuando al Tricolor le bastaba con el empate para instalarse en octavos. Goles de Rafael Márquez, Andrés Guardado y Chicharito Hernández dieron forma a una noche redonda.

De entrada, los equipos no querían arriesgar. México se paró con seguridad y desarmó a los talentosos Modric, Rakitic y Mandzukic.

Los mexicanos no se achicaron en ningún momento. Guardado puso carácter en las jugadas apremiantes, metiendo la pierna fuerte, pidiendo la pelota e, incluso, haciéndose de palabras con el capitán croata Darijo Srna.

En la primera parte lo más sobresaliente fue un disparó fuera del área que generó Héctor Herrera, que se estrelló en el travesaño de Pletikosa. El jugador del Porto se confirmó como el más productivo del mediocampo mexicano. Atiende tareas defensivas, piensa antes de ir al ataque y sus movimientos y pases se han convertido en veneno para sus rivales. Pero Herrera y el Tricolor debieron sobreponerse a las decisiones del silbante uzbeco Ravshan Irmatov, quien no  marcó una mano de Daniel Pranjic fuera del área y después por perdonarle el cartón rojo a Rafael Márquez por una llegada tardía en contra de Perisic, y que sólo fue amonestado.

En el segundo capítulo de la batalla, Irmatov siguió en ese tenor. El árbitro no marcó una clarísima mano de Srna, que atajó un disparo de Guardado con las dos manos.

De esas pifias del juez se levantó México, que precisamente de la figura del perdonado Rafael Márquez abrió el marcador, al minuto 71, tras un tiro de esquina cobrado por Héctor Herrera. El cuatro veces capitán mundialista remató de cabeza y puso el primero en la cuenta del Tricolor. A sus 35 años, Márquez  anotó en su tercera Copa del Mundo.

En ese entonces, México ya controlaba los espacios y el balón. Tras el gol de Márquez, además, los croatas se vinieron abajo, pues tres minutos más tarde una descolgada por la banda derecha decretaba el derrumbe de los europeos. Tras un paciente contraataque, Oribe Peralta esperó a Guardado, que de primera intención mando el esférico a las redes para hacer estallar el segundo grito de gol en el cielito lindo de Recife.

Pero la penumbra de Croacia  no terminaría ahí, porque al 81’, en un tiro de esquina, el recién ingresado Javier Hernández anotaría, aprovechando un veloz movimiento y que Márquez había peinado la pelota, dejándolo solo frente al marco de un abatido Pletikosa.

Hacia el final, Croacia demostró un poco de orgullo con el descuento de Ivan Perisic, su mejor hombre, gol que representó el primer tanto en contra para el cuadro del Piojo Herrera en esta justa mundialista.

El técnico mexicano, que llegó a rescatar la eliminatoria, ahora tiene al Tricolor en octavos tras vencer a Camerún y Croacia y pegarle un buen susto a Brasil en Fortaleza. Anoche, en Recife, terminó empapado y despeinado, y celebró los goles efusivamente, con el corazón en la mano, derribado en uno de los festejos por Paul Aguilar. “Voy por más”, dijo Herrera al final. Ahora sigue Holanda.

El capitán destaca la unión del grupo

La clave para que México haya logrado su pase a octavos de final de la Copa del Mundo Brasil 2014, en la que ha mostrado un futbol sólido, es la unión que hay en todo el grupo, algo que no le había tocado ver al defensa Rafael Márquez.

“La verdad no (se tuvo esta conjunción en Mundiales anteriores) Desde un inicio tanto directivos como cuerpo técnico han mostrado una unidad muy importante dentro y fuera de la cancha”, aseguró el capitán del Tricolor.

Asimismo, consideró que esa unión es lo que “le da la solidez que tiene el grupo, nos llevamos muy bien todos; tanto cuerpo técnico como directivos se han unido a nosotros, y viceversa”.

Comentó que esta situación ha generado “que trabajes con alegría y consciente de que nos hemos puesto metas y proyectos que vamos paso a paso consiguiendo”.

Asimismo, destacó que la mentalidad que les ha inculcado el técnico Miguel Herrera ha sido fundamental, ya que los 23 jugadores, así como los directivos, se han conjuntado par hacer historia.

“Creo que desde un inicio en esta era con Miguel nos hemos propuesto cosas importantes. Creo que la frase importante del grupo es hacer historia, vamos paso a paso con humildad.”

Dijo que más allá de la homogeneidad que existe en el grupo de jugadores, para él, como capitán, le ha sido muy sencillo ayudar a que no se presenten fracturas.

“Ha sido muy fácil, porque todos tenemos la mentalidad de hacer historia, de esforzarse, ayudar al compañero; ya dentro de la cancha es muy fácil hablar con los compañeros”, aseguró. “Con Miguel, que lo hace bastante bien, lo facilita más, es un trabajo en conjunto que todos ponemos para este tipo de resultados”, estableció.

“No nos tiemblan las piernas”

A los futbolistas mexicanos no les tiemblan las piernas en ninguna circunstancia y así lo confirmaron al derrotar de manera convincente a Croacia, señaló el volante Andrés Guardado, quien descartó que el festejo de su gol haya sido una burla para los rivales.

“Con las dos piernas hice como si temblaran, pero no me tiembla nada. No es burla, simplemente demostrar que a los mexicanos no nos tiemblan las piernas para jugar este tipo de partidos”, dijo el mediocampista tapatío.

Sobre las fallas arbitrales del uzbeko Ravshan Irmatov, quien dejó de señalar dos penales a favor del Tricolor, el futbolista surgido del Atlas reconoció que es algo que molesta, que se debe dejar atrás para evitar que les afecte en su desempeño mundialista.

“Obviamente, molesta en el momento. Somos jugadores de futbol y ver algo tan claro... Nos sentimos perjudicados, pero protestas, la adrenalina, y a otra cosa, porque si nos quedamos pensando en eso, ya vamos perdiendo”, externó.

De cara al duelo de octavos de final ante Holanda, Guardado dejó en claro que no se sienten menos que nadie, pero que tampoco enfrentarán este juego sobrados por lo que el equipo naranja ha hecho en la primera fase.

“Lo respetamos muchísimo, es una gran selección, favorita a ganar el Mundial, pero ellos saben que no seremos fáciles. Tampoco vamos ahora en plan agrandado. Ya vimos a los que hablaron antes y mira lo que les pasó, vamos con el mismo perfil bajo, el cual nos está beneficiando muchísimo desde que llegamos al Mundial y sé internamente que si fuera holandés sabría que no va a ser fácil.”