GUANAJUATO, Gto. 19 de mayo.- La pareja de Rommel Pacheco y Jahir Ocampo, en la prueba sincronizada de trampolín, fue la única que hizo valer el cartel de favoritos por México y se quedó con la medalla de oro, en el cierre del Grand Prix de clavados que se desarrolló en la fosa del Macrocentro I.

El país también alcanzó tres bronces con Paola Espinosa y Alejandra Orozco (sincronizados de plataforma), Laura Sánchez (trampolín individual) y Jonathan Ruvalcaba (plataforma individual); en total, México sumó nueve medallas en el evento.

“Ahorita tuvimos unas pequeñas fallas. Hay que trabajar más para que la puntuación esté por encima de 450”, dijo Pacheco, medallista de bronce en esta misma prueba en el Mundial del año pasado al lado de Ocampo.

Precisamente Ocampo, quien ganó el sábado la prueba individual de trampolín, fue el único mexicano con marca perfecta en el Grand Prix al ganar dos oro.

Pacheco y Ocampo acudirán por México a las fechas de la Serie Mundial de Canadá y Monterrey, en junio, y un mes después estarán en la Copa del Mundo que se realizará en Beijing.

En la jornada de ayer, México también sumó tres bronces. El primero fue en la prueba sincronizada de plataforma femenil con Paola Espinosa y Alejandra Orozco, el segundo con Laura Sánchez en trampolín individual y el tercero de Ruvalcaba en plataforma individual.

“Estamos conscientes de que nos falta trabajar más juntas, nos faltó sincronización”, dijo Espinosa.

Laura Sánchez ganó bronce en trampolín individual, detrás de las dos representantes del equipo reserva que mandó China. En plataforma varonil, Ruvalcaba quedó  detrás de los chinos Liang Huo y Yanquan Zhang, ambos del equipo B de su país.

 

Orozco y Mendoza van a la baja

Alejandra Orozco y Carolina Mendoza fueron a los Juegos Olímpicos de Londres como parte de la renovación del equipo mexicano de clavados, Orozco incluso fue medallista de plata al lado de Paola Espinosa, en plataforma sincronizada, pero dos años después, ambas carecen de nivel y su futuro siembra dudas.

Orozco ganó ayer bronce al lado de Espinosa en el Grand Prix de Guanajuato con 292.26 unidades, casi 50 puntos menos de lo que alcanzaron en los Juegos de Londres 2012.

La tapatía quedó cuarta en el selectivo nacional este año para la Copa del Mundo y no acudirá al evento en la prueba individual. Lo hará sólo en el sincronizado, y eso porque le ayuda competir al lado de la experimentada Espinosa.

Las razones de su baja de nivel, asegura, son los cambios físicos que experimenta todo ser humano y la dificultad de controlar su peso.

“Cada año las cosas van cambiando, el nivel, tu cuerpo, tu persona. Tengo que trabajar no tanto en la sincronía, sino en los clavados individuales para tener mejor nivel”, reconoció Orozco, de 17 años.

Además, Orozco está en el proceso para representar a México en los Olímpicos de la Juventud en Nanjing, en agosto. Eso la obliga a tirar en competencias de plataforma y trampolín.

El caso de Mendoza es similar. Tras generar altas expectativas en 2012, ha cambiado dos veces de entrenador, está cinco kilos arriba de su peso ideal, sus resultados no la colocan entre las mejores de México y esta semana, estando en Guanajuato, decidió regresar a su casa porque no se sentía en el mejor nivel.

En contraparte, el sábado Alejandra Estrella, de 15 años, fue medallista de bronce por encima de Orozco, y Estrella será quien vaya a la Copa del Mundo al superar a Orozco y Mendoza.