CIUDAD DE MÉXICO, 7 de mayo.- Con su sueño de llegar al mejor beisbol del mundo aún intacto, Japhet Amador volvió a Diablos Rojos del México para seguir progresando y mostrando la calidad de su bat.

El apodado Gigante de Mulegé regresó a la organización escarlata luego de tomar unos cuantos turnos en el entrenamiento de primavera de Ligas Mayores de Astros de Houston y  de empezar la temporada en la sucursal Triple A de esta organización.

Ante la necesidad de un primera base, el equipo escarlata solicitó a Houston que Amador pudiera volver con ellos con la condición de que el bajacaliforniano se reintegrará a la organización en Estados Unidos al concluir la temporada de la Liga Mexicana de Beisbol.

36 jonrones tuvo Japhet Amador en la temporada 2013 con Diablos Rojos

“Fue algo muy bueno para mí, una gran experiencia poder estar en los entrenamientos con los mejores jugadores. La verdad es algo que me motiva a poder llegar a estar ahí con los mejores, que es lo que yo más quiero como jugador.

“No lo tomé a mal (el regreso a Diablos Rojos) al contrario  me siento mejor, con ganas de seguir mejorando y con el objetivo de tener una buena temporada para demostrar que he progresado y que estoy listo para recibir la oportunidad”, señaló el toletero escarlata.

Amador se ha encontrado  en Diablos con un roster muy distinto a los de las últimas temporadas, con muchos jugadores jóvenes que han recibido esta temporada una oportunidad.

20 carreras producidas lleva ya en la temporada el primera base

“Sí es diferente el equipo, pero tenemos mucho talento con estos jugadores jóvenes y lo más importante es que tenemos una bonita armonía adentro de todo el equipo”, explicó.

Amador debutó en Liga Mexicana del Beisbol a los 21 años. Tres temporadas después llegó a Diablos Rojos, sin embargo, no siente que ahora ocupe un rol distinto dentro del equipo.

“Yo trato de no meterme eso en la cabeza (de ser ahora de los jugadores de más experiencia), creo que todos somos un equipo y todos estamos aportando. Se ha visto muy claro ahora que los  jóvenes han respondido para llevarnos partidos”, señaló.

Sin complejos

Durante el entrenamiento de primavera Amador fue reconocido por una gran cantidad de medios estadunidenses por su complexión física y es que en caso de que se dé su debut en Ligas Mayores, Amador sería apenas el  segundo jugador de la historia  en pesar más de 300 libras ( 136 kilogramos).

El primera base que que fue registrado para esta temporada en el portal de Ligas Menores con un peso de  310 libras, afirma no haber sentido ningún acoso durante, su estancia en Estados Unidos.

“Ni importancia le dí  (a las notas ), no me preguntaron por eso y yo traté de cuando estuve ahí de sólo hacer mi mejor beisbol, fue todo lo que hice”, comentó Amador.

En sus primeros doce partidos en esta temporada Amador lleva ya tres cuadrangulares.