CIUDAD DE MÉXICO, 18 de abril.- Momentos de angustia y desesperación vivieron cuerpo técnico y jugadores de Pumas de la UNAM por el sismo de siete grados que se registró esta mañana en la Ciudad de México, pues los sorprendió en el vestidor.

El técnico José Luis Trejo explicó que todos salieron corriendo a la cancha, algunos futbolistas desnudos, ya que vivir el movimiento telúrico en el vestidor les causó desesperación por lo estrecho del espacio y se concentraron en el centro del terreno de juego.

(Los agarró) justo cuando estábamos en el vestidor y al salir corriendo alcanzamos a llegar a la cancha y ahí se nos movía el piso, pero no sabes cómo se escuchaban las torres del alumbrado, a correr hasta el medio campo. Nos agarró de sorpresa, además de que fue a las nueve', dijo.

El estratega señaló que la desesperación surgió por el hecho de estar en el vestidor, el cual se encuentra debajo de las gradas del estadio, lo que hizo que sintieran “horrible”, de ahí que salieran de manera apresurada muchos jugadores desnudos.

(Salieron) corriendo, unos andaban encuerados ahí, pero fíjate que aquí abajo se siente horrible, y aparte todo apretado, sientes que…', dijo el estratega tras recordar el momento vivido.

Finalmente, bromeó en el sentido del sismo y de la lesión del delantero argentino Martín Bravo, “Bravo lesionado y luego el temblor, mejor ahí que quede”.

En otro orden, adelantó que el goleador del equipo quedó descartado de manera definitiva para el duelo contra Chivas, mientras que el defensa Darío Verón será sometido a un último estudio este sábado para determinar si está en condiciones de jugar.

Martín Bravo todavía no y yo creo que hasta mañana decidimos la situación de Darío, todavía está pendiente, pero Martín Bravo definitivamente todavía no hasta el próximo partido, no tiene caso arriesgarlo en estos momentos y sobre todo porque todavía empieza a entrenar, ya se empezó a mover, pero para el partido del domingo es muy pronto. De Verón ya hicimos trabajo y mañana veremos cómo anda'.

fdr