CIUDAD DE MÉXICO, 4 de febrero.- Óscar Fantasma González no logró recuperarse del nocaut que le proporcionó Jesús Galicia el sábado y ayer falleció luego de 36 horas de haber sido hospitalizado.

González llegó a esta pelea con un récord de 23 victorias y 2 derrotas y fue campeón juvenil de la USNBC. Los familiares, entre ellos su esposa, Magaly Ávalos,  y sus padres, Miguel González y Luz Arriaga, recibieron la noticia en el Hospital Español, donde fue internado el sábado luego de salir conmocionado de la pelea, en la que cayó noqueado en el décimo round. Ayer también estuvo presente Rafael Saldaña, el réferi de la pelea.

Representantes de Canelo Promotions, organizadores de la pelea, enviaron un comunicado: “El corazón del peleador mexicano Óscar Fantasma González dejó de latir esta tarde (1:50 pm) en la Ciudad de México, donde el pasado fin de semana sostuvo su última pelea”, aseguraron en la misiva, en la que se expresó que su diagnóstico fue “traumatismo craneoencefálico severo y daño axonal del tallo cerebral”. 

En la pelea se disputó el título latino plata de peso pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB); el organismo confirmó que pagará a los deudos un seguro de vida por 50 mil dólares.

La muerte de González se sumó a la de Francisco Leal, tras una pelea en Los Cabos en octubre pasado. Fue trasladado a Estados Unidos, donde falleció por los golpes.

Otro deceso se presentó en el mismo Foro Polanco, donde peleó González, cuando Daniel Anguillón murió en 2008.