CIUDAD DE MÉXICO, 18 de diciembre.- Tres personas murieron y casi 300 resultaron heridas cuando dos artefactos de fabricación casera explotaron sobre la calle Boylston, justo a unos metros de la meta del Maratón de Boston, cuando el reloj de competencia apenas superaba las 4:09 horas de prueba.

Los corredores élite habían concluido y estaban descansando en sus hoteles, pero fueron afectados miles de corredores amateur que estaban en la zona de recuperación o que se disponían apenas a terminar la distancia.