Ser mujer

Actualmente, si hablamos de mujeres dentro de la función pública, encontramos apenas a tres secretarias de Estado...

COMPARTIR 
Yuriria Sierra 08/03/2014 02:42
Ser mujer

Sí, otra vez. Sí, cada año seguiremos escribiendo al respecto para conmemorar el día de hoy, aunque no sólo un día como hoy. Y lo seguiremos haciendo hasta que las cosas cambien tanto que la equidad sea ya un orden mundial. El Día Internacional de la Mujer es pretexto siempre para revisar cómo se ha movido nuestro papel en el mundo. Es necesario hacerlo porque, a lo largo de la historia universal, hemos tenido que librar demasiadas batallas, obstáculos que poco a poco han sido derribados, pero que no han desaparecido del todo.

Si pensamos en la condición de “ser mujer” en el mundo, tendremos que abrir varios incisos. Desafortunadamente, no es lo mismo en México que en los países árabes. Y no porque en México todo esté perfecto, pero entendamos también que las cuestiones culturales o religiosas son elementos que definen el desarrollo de cualquier ciudadano.

Hace un par de años, las condiciones, según un reporte de Save The Children, se encontraban de esta forma, así lo escribimos aquí: “México se ubica en el lugar número 26 de 91. Y es que lo evaluado por Save The Children arroja los siguientes datos: 67, el porcentaje de mujeres mexicanas con acceso a métodos de anticoncepción; 80, los años de la expectativa de vida; 14, los años promedio de estudio; 25, el porcentaje de cuota de género en cargos al gobierno. Números que si bien no son catastróficos, tampoco son buenos si se comparan con algún otro país incluido en este grupo y enlistado en un mejor lugar, como Argentina, cuya cuota de género está en 38 por ciento...”.

Actualmente, si hablamos de mujeres dentro de la función pública, encontramos apenas a tres secretarias de Estado: Rosario Robles (Sedesol), Claudia Ruiz Massieu (Sectur) y Mercedes Juan (SS). En el gabinete ampliado sólo tenemos a Lorena Martínez (Profeco). Cuando inició el sexenio de Felipe Calderón, teníamos a cuatro mujeres al frente y llegamos a tener a seis secretarias dentro del gabinete.

No hay una sola gobernadora; Ivonne Ortega, en Yucatán, fue la última. Aunque ayer, mi querida Katia D’Artigues mencionaba, en su columna en El Universal, que el próximo año, cuando llegue el momento de renovar nueve gubernaturas, puede ser que la mujeres regresen a figurar a ese nivel de gobierno: en Campeche, por el PRI, iría Ana Martha Escalante Castillo; Layda Sansores, por Morena. En Querétaro, el PAN apostaría a Marcela Torres, actual senadora. Cristina Díaz, por el PRI, en Nuevo León. La recién nombrada procuradora del Consumidor, iría también por el PRI en Aguascalientes. Claudia Pavlovich (PRI), para Sonora. Mely Romero Celis (PRI), en Colima, y Luisa María Cocoa Calderón, por el PAN, en Michoacán. Aunque eso es sólo un tal vez.

Lo que sí es una realidad es que actualmente tenemos a 45 senadoras y 187 diputadas en el Congreso de la Unión. Apenas 173 presidentas municipales, de las dos mil 417 alcaldías que existen en el país, lo que representa, en datos del INEGI, sólo 4.3% del total. Es decir, sólo 14.3 millones de mexicanos viven en municipios gobernados por mujeres.

Además, de las 16 delegaciones que hay en el Distrito Federal, sólo cinco son dirigidas por mujeres. Y sólo tenemos a dos ministras en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de un total de 11 que componen la corte.

Pareciera que vamos retrocediendo, cuando tendría que ser al revés. Y si en México es así, ¿cómo se estará viviendo en los países menos desarrollados? Ser mujer, en cualquier parte del mundo, sigue siendo una condición que implica desventajas. Por eso la razón de una conmemoración como la de hoy, por eso la necesidad de recordar que aún hay mucho trabajo por hacer, que aún existen esas barreras que obstaculizan que una mujer pueda sentirse segura y con las mismas posibilidades que un hombre. Por eso un día como hoy.

Comparte esta entrada

Comentarios