Cambio social más justo e incluyente

La participación de las mujeres en la toma de las decisiones públicas enriquece la vida y cultura política del país.

COMPARTIR 
SUMA 12/02/2013 00:40
Cambio social más justo e incluyente
Normal 0 21 false false false ES-MX X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-fareast-language:EN-US;} Normal 0 21 false false false ES-MX X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4 /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-fareast-language:EN-US;} Dolores Padierna Luna*Uno de los principales desafíos de este siglo en nuestro país consiste en disminuir la inequidad de oportunidades que todavía se presenta entre géneros. Un tema fundamental es el de los derechos políticos de las mujeres; a pesar de que se han tenido avances, persiste un importante rezago. En este tenor es fundamental que el Estado asuma con seriedad y con una visión integral su rol de impulsar la equidad de oportunidades entre hombres y mujeres.Si bien es cierto que desde la segunda mitad del siglo pasado las mujeres hemos venido ganando espacios de decisión en las instituciones públicas, existen todavía importantes diferencias de participación entre géneros. Por ejemplo, en las Secretarías de Estado de los gobiernos federales, en promedio participaron tres mujeres en los gabinetes desde 2000 hasta el actual; es decir, solamente entre 12% y 15% de los integrantes; en la conformación del Congreso en 2000, solamente 16.2% eran mujeres; en 2006, 21.6%, y para 2012, 36%.Según el Instituto Nacional para el Federalismo y Desarrollo Municipal, en 2003 habían 91 mujeres presidentas municipales de dos mil 451 municipios;  en 2011 se registraron 156 en la cabeza de los gobiernos más cercanos a la gente. Actualmente, en la Suprema Corte solamente dos de 11 ministros son mujeres. Aunque vemos variaciones a favor de la participación de las mujeres, principalmente en el Congreso, y en menor grado en las presidencias municipales, los porcentajes de participación continúan siendo bajos; los casos de los gabinetes federales y la Suprema Corte son muy indicativos, pues casi sólo uno de cada diez de sus integrantes son mujeres.Es fundamental avanzar en la construcción de un Estado auténticamente responsable en materia de equidad de género. Muchos países como Nueva Zelanda, Irlanda y Filipinas tomaron en serio la tarea y han alcanzado importantes logros. Según el índice que maneja el Reporte sobre la Brecha de Género Global 2012 del Foro Económico Mundial, México se ubica respecto al empoderamiento político de la mujer en la posición número 48 de 135, por debajo de países como Trinidad y Tobago, Nicaragua,  Cuba, Costra Rica, Bolivia, Argentina, Venezuela, Cabo Verde, Sri Lanka, entre otros. Existen diversos ejemplos internacionales de buenas prácticas, y en nuestro país la Ciudad de México ha sido vanguardista. A pesar de su corta historia de elección de sus representantes populares, las mujeres hemos tenido espacios en las jefaturas delegacionales, destacando como miembros del gabinete y de la Asamblea Legislativa. Por ejemplo, en las últimas elecciones locales de 2012, cinco compañeras de izquierda fueron electas jefas delegacionales. Es importante subrayar que la Ciudad de México es una de las entidades del país que más ha desarrollado un marco legal y políticas públicas para la igualdad de género; se ha buscado la transversalización de la perspectiva de género en toda la administración, se han implementado presupuestos con perspectiva de género, así como programas como el seguro contra la violencia, madres solteras, se han establecidos derechos de la mujer para decidir sobre su cuerpo, leyes que la protegen de la violencia, entre otras.La participación de las mujeres en la toma de las decisiones públicas enriquece la vida y cultura política del país. Es, en resumen, un elemento potenciador de un cambio social más justo e incluyente. Este debe ser un tema que articule y sume esfuerzos y donde el Estado mexicano asuma con seriedad la responsabilidad que le corresponde.                *Senadora de la República. PRD 

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red