Israel pasa a Argentina la estafeta del país invitado de honor en la FIL de Guadalajara

La labor realizada durante más de un año culminó en nueve días llenos de literatura, arte, música y cine, entre otros.

COMPARTIR 
Rodica Radian Gordon 12/12/2013 00:00
Israel pasa a Argentina  la estafeta del país invitado de honor en la FIL de Guadalajara

El pasado domingo terminó la gran fiesta de la presencia de Israel como invitado de honor en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. La labor realizada durante más de un año culminó en nueve días y noches llenas de literatura, arte, música, cine, debates académicos, exposiciones, culinaria y cientos de miles de personas que visitaron nuestro pabellón y participaron en nuestras actividades. Trajimos a Guadalajara una representación auténtica de la pluralidad de voces que reflejan a la sociedad israelí en toda su complejidad a través de las variadas expresiones de la cultura y las disciplinas científicas y humanísticas.

El presidente Shimon Peres, ganador del Premio Nobel de la Paz y uno de los personajes ilustres de la política mundial actual, nos honró en inaugurar ambos: nuestro pabellón —diseñado por el arquitecto Enrique Norten— y nuestra presencia como país invitado a través de su diálogo con el ex mandatario Felipe González.

Para nosotros, la FIL ha sido una invitación a conocer la riqueza y vitalidad de la literatura, la cultura en todos sus sentidos y la innovación israelí contemporánea. Participamos con un espíritu de diálogo intercultural con México, el país anfitrión, y con toda Iberoamérica.

La historia del pueblo judío está ligada al “Libro de los Libros” y al mismo tiempo a la lengua hebrea de un modo indisoluble y medular, como se ha demostrado en esta feria a través de los facsímiles de los Rollos del Mar Muerto. El hebreo, un vehículo de cohesión e identidad que permitió a un pueblo entero volver a sus orígenes después de miles de años de errancia, representa también uno de los más singulares milagros en la historia de la lingüística: el de la resurrección de una lengua y su instalación como divisa verbal de una nación a un tiempo nueva y milenaria. Los escritores y poetas quienes han participado en nuestra delegación reflejan, cada uno de ellos en su estilo, un diálogo con los diferentes estratos de la lengua hebrea y con temas del pensamiento israelí y de identidad. La traducción de 20 de sus obras, además de las antologías publicadas especialmente para esta edición de la FIL, se añaden al cuerpo de obras ya traducidas al español en años pasados. Así se abrió una ventana inmejorable para que muchos de estos autores puedan expresarse y mostrar su literatura y su pensamiento —algunos de ellos por primera vez— al público de habla hispana y que el diálogo cultural con nosotros continúe más allá de la FIL.

Además de la pujante literatura, el carácter de enclave de un cúmulo de culturas milenarias, así como el infinito bagaje que la diáspora y la repatriación han aportado a la cultura israelí, se ha reflejado en el mosaico cultural extenso que ofrecimos en música, danza y artes plásticas, así como en nuestra semana culinaria.

La excelencia israelí en ciencia y tecnología se mostró a través de la mañana de ciencias, en la cual contamos con la presencia de la profesora Ada Yonat, ganadora del Premio Nobel de Química; así como a través de la participación, entre otros, de la renombrada historiadora profesora Anita Shapira, y la profesora Java Turniansky, distinguida investigadora de cultura y literatura Idish, ambas merecedoras del Premio Israel; y del profesor Hanoch Gutfreund, director del Centro Einstein de la Universidad Hebrea, quien nos trajo los facsímiles de los manuscritos de Albert Einstein, expuestos en el pabellón.

Estoy segura que nuestra presencia en la FIL aporta un valor agregado que nos ayudará a construir nuevos puentes hacía el diálogo intercultural y académico con México en particular y con el mundo de habla hispana en general.

Argentina, el invitado de honor 2014, ya tiene una experiencia previa; pero cada edición es única, y este 2014 —el centenario del nacimiento de Julio Cortázar— es su año. Mis mejores deseos y augurios y ¡que sea enhorabuena!

Comparte esta entrada

Comentarios