2015: Plebiscito en la izquierda

COMPARTIR 
Ricardo Pascoe Pierce 24/02/2014 00:00
2015: Plebiscito en la izquierda

Ciertamente el próximo año de 2015 habrá de efectuarse elecciones constitucionales intermedias.

Participará, por primera vez, un nuevo partido de izquierda: Morena, organización tripulada por Andrés Manuel López Obrador. Según reportes periodísticos, tienen posibilidades de registrarse otros dos partidos, también. Conforme a la legislación electoral vigente, los partidos nuevos no pueden establecer alianzas con otros en su primera experiencia electoral, pues se estableció el criterio de que tienen que demostrar, con votos propios, su verdadera legitimidad para seguir como organización con registro. Este requisito le viene muy bien a AMLO, pero por otras razones.

 La razón por la cual se conforma Morena es debido a las disputas internas en la izquierda del PRD, principalmente entre López Obrador y Nueva Izquierda, dirigida por Jesús Ortega. Mientras aquel era el dirigente de masas del movimiento de izquierda, éste controlaba el aparato organizativo interno del partido y, por tanto, la toma de decisiones. Y diferían sobre todos los asuntos imaginables: cómo tomar decisiones, cuáles eran las decisiones indicadas, qué rumbo seguir como partido, con qué personas integrar las dirigencias, a quiénes elegir como candidatos. En el tiempo la relación se hizo insostenible y sobrevino, después de las elecciones presidenciales de 2012, la ruptura pública, aunque la decisión de romper se había tomado desde tiempo atrás.

Las elecciones intermedias de 2015 serán una elección importante para la izquierda. Desde el PRD se escuchaban voces de quienes minimizaban el impacto que pudiera tener la participación de Morena como contrincante del sol azteca. Incluso, un alto dirigente vaticinó, hace algunos meses, que dudaba que Morena pudiera conseguir el registro. Hoy, todo ese ambiente festivo en el PRD ha cambiado. Empieza a cundir el pánico. Un dirigente nacional de ese partido incluso llegó al grado de exigirle a Morena que cesara en su propósito de conseguir el registro, pues, argumentó, le hace el juego a la derecha al dividir los votos de la izquierda a nivel nacional y, especialmente, en el DF. Nadie en el PRD salió a desmentir lo dicho por ese líder.

Por el lado de Morena hay otro cálculo. Para ese partido, la elección de 2015 es la oportunidad de darle una lección, de una vez por todas, acerca de quién es el líder en la izquierda. Morena tiene plena confianza de que obtendrá más votos que el PRD a nivel nacional, habida cuenta que el líder de masas está con ese partido, y éste llama a no votar por los traidores de la izquierda que pactaron con el PRI vender el país a trasnacionales, además de que votó por aumentar los impuestos. El discurso morenista contra el PRD es muy severo y no deja lugar para dudas: Morena tiene una visión de país radicalmente diferente a la del PRD y eso, en sí misma, justifica la existencia de dos partidos de izquierda, diferenciados entre ellos.

En este sentido, Morena considera que la elección del 2015 es, además de constitucional, un plebiscito dentro de la izquierda para definir cuál de las dos fuerzas es la mayoritaria y, por tanto, cuál de ellas tendrá mayor peso en las decisiones electorales hacia 2018. Particularmente importante para Morena es la decisión de quiénes serán sus candidatos a la presidencia de la República y a jefe de Gobierno del DF, ese año. La idea es que, siendo la fuerza mayoritaria de izquierda, la tocará a Morena definir esas candidaturas, al mismo tiempo que convocará a la izquierda, ahora sí, a la unidad.

Es decir, Morena pretende utilizar la elección de 2015 como instrumento para terminar su disputa con el PRD acerca de los pesos específicos de cada quien en la arena electoral. Será una contienda entre el líder de masas y el aparato político partidista bien aceitado, aunque sin mucho brillo. La ventaja que tiene Morena en 2015 es su novedad, por lo que podrá atraer el voto no sólo de sus simpatizantes desde un inicio, sino un cierto voto de simpatía de un sector de la población que ve con agrado algo nuevo en la escena partidista ante el desencanto de los partidos y sus escándalos.

Todo este proceso y razonamiento convierte a la elección del 2015 en un proceso plebiscitario dentro de la izquierda.

                Twitter: @rpascoep

                Ahora en Facebook

Comparte esta entrada

Comentarios