Ancianos que estudian

El proceso de educación en la tercera edad permite que nuestros queridos viejos se integren como seres íntegros y optimistas.

COMPARTIR 
Rafael Álvarez Cordero 01/02/2014 00:05
Ancianos que estudian

Mi querido viejo: hace unos días se lanzó en todo el mundo una campaña de lectura y educación para los niños que acuden a los miles de establecimientos de McDonald’s a pedir su “cajita feliz”; es una iniciativa que pretende que los niños no solamente coman sino que adquieran el hábito de la lectura como parte de su desarrollo personal y mental; esta campaña también se inició en México con todo éxito, con la participación de actores infantiles como Mario Iván Martínez, ampliamente conocido por los pequeños.

Pero, ¿qué pasa con los viejos?, ¿ya no pueden leer ni disfrutar?; tú sabes que eso no es cierto y que, por el contrario, en nuestras edades tenemos más tiempo para leer, tenemos más tiempo para estudiar, tenemos más tiempo para hacer en la escuela, primaria, secundaria o universidad, la carrera que nunca pudimos terminar.

Los casos de queridos viejos que terminan sus estudios a avanzada edad son cada vez más comunes, y esto responde a la evidencia creciente de que los trastornos de la memoria y las alteraciones del pensamiento, la percepción, etcétera, son superados por el interés y la motivación que tienen los queridos viejos para el aprendizaje.

El proceso de educación en la tercera edad que permite que nuestros queridos viejos se integren como seres íntegros y optimistas, y contrarresten las versiones pesimistas de sí mismos, lo cual logra una autoestima positiva, y favorece una mejor calidad de vida.

Además esto confirma la afirmación de que el deseo de aprender existe a lo largo de la vida, en mayor o menor grado.

Ejemplos hay muchos, y el más reciente fue de Adelaida
Mejía Ramírez
, que a los 66 años terminó sus estudios de preparatoria; “nunca pensé llegar hasta aquí”, dijo con alegría al recibir su título en la Preparatoria Iztapalapa Tres Miravalle, del DF; del mismo modo, Germán Pérez, de 90 años, dijo al recibir su diploma de licenciado en Ciencias Políticas de la Universidad de San Pablo: “Ya no quiero que me digan señor Germán Pérez, mejor que me digan licenciado Pérez”.

Y hay además buenas noticias en el DF para los adultos que estudian primaria, secundaria o bachillerato: si lo hacen y están afiliados al programa “Va Seguro” del Gobierno del Distrito Federal tendrán un seguro contra accidentes, robo, mutilación e incluso muerte.

O sea que, olvidando las viejas consejas, querido viejo, hay que seguir estudiando, hay que seguir aprendiendo, la vida es hermosa y todavía nos ofrece muchas sorpresas.

                Médico y escritor

                www.bienydebuenas.com.mx

 

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red