El último amor del señor Morgan

COMPARTIR 
Pedro Cárdenas 31/08/2014 01:00
El último amor del señor Morgan

Muchas veces nos cuestionamos si es posible encontrar el amor en diferentes etapas de la vida y se dice que el amor tiene fecha de caducidad. Encontrar a tu media naranja puede ser casi imposible y, más difícil todavía, encontrar a tu otra media naranja si tu pareja de toda la vida acaba de fallecer. Este es el caso del señor Morgan. Lo que él no sabe, es que nada es imposible en esta vida.

Sandra Nettelbeck nos trae una película sin clichés y con una trama fuerte y que te deja reflexionando sobre la vida y tus seres queridos.  Está basada en la novela  La Douceur Assassine, de François Dorner, que narra la historia de Mathew Morgan, un profesor de filosofía retirado el cual enviuda. Su vida pierde sentido alguno, sólo le quedan sus hijos que, por si fuera poco, viven con el resentimiento mutuo de una relación conflictiva y ausente. Al poco tiempo el señor Morgan se topa con Pauline, una parisina con la mitad de años que él. El encuentro no fue una mera coincidencia. Pauline llega a su vida con un propósito: ayudar a Mathew a darle sentido a su vida y una razón por la cual seguir adelante. Por fin logra superar esa vida rutinaria y empezar a tener una motivación por la cual enfrentar el futuro. Cabe aclarar que no es una historia de amor, sino más bien de una amistad tan poderosa que logra sacar a Matthew de una depresión y de una soledad difícil de superar.

Michael Caine interpreta un papel maravilloso y diferente a lo que estamos acostumbrados de verle, ya que en este papel aparece como un hombre triste y con una frialdad que detectas a leguas. Esto hace que la película siempre tenga un toque especial y hace que el espectador inmediatamente sienta empatía y ternura hacia el personaje protagónico. Clémence Poésy aporta una frescura y una jovialidad las cuales crean un contraste bastante interesante entre los dos actores. Es una película dramática, muy triste, pero te da una visión diferente de lo que significa amar y ser amado. Es un filme que te deja pensando acerca de las vueltas que da la vida. Nos enseña que no hay edad para amar.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red