Desconecte…

Todos en algún momento necesitamos un tiempo y es nuestra responsabilidad saber identificarlo.

COMPARTIR 
Paola Domínguez Boullosa 14/04/2014 00:00
Desconecte…

Una de las recomendaciones más recurrentes una vez que la tecnología no quiere responder como se debe es desconectar el aparato y volverlo a encender un tiempo después. Se cree que esta sencilla metodología permite que el aparato se autorreconfigure. Reconfigurar es devolverle la forma a algo,  es decir volver a colocar cada información en el lugar que le corresponde para que funcione correctamente…

Y si las máquinas lo necesitan…  aún más, los seres humanos que somos fuente única de toda la energía posible para procurarnos un sano y buen funcionamiento. Todos necesitamos desconectar y autorreconfiguar, simplemente porque nuestra salud mental y corporal lo exige de vez en cuando.

Por eso hoy le invito a escucharse a sí mismo, es imprescindible que pueda reconocer ese momento dónde ninguno de sus pensamientos fluye con ingenio y libertad, donde sus emociones se encuentran más sensibles y donde simplemente sus ideas se convierten en un cúmulo de vagos razonamientos que le impiden resolver aquello que necesita resolver…  y ya no digamos, ese tiempo dónde la noche se junta con el día y el cuerpo deja de responder de la manera tan precisa y perfecta  para la que está programado… cuando reconozca esa situación, aunque sea de forma incipiente , desconecte…

Salga, tome el aire, respire hondo, y dése a usted mismo la oportunidad de disfrutar de esas cosas que le permiten sentir y pensar —aunque sea por un instante— que todo, absolutamente todo estará bien, y tenga la certeza de que todo lo estará… si se toma el tiempo para reconfigurar su cuerpo y su mente.  Simplemente tiene que cambiar las obligaciones y responsabilidades cotidianas por el placer de pequeñas o grandes cosas… según cada gusto… según cada posibilidad… según el tiempo… no importa, lo que importa es que usted sienta que sus pensamientos son más claros, sus emociones más equilibradas y que su cuerpo…  se encuentra más descansado…

Todo se trata de priorizar su salud y sobre todo la salud de su mente que sin ella nada somos y para nada servimos. Así que dése la oportunidad de tomarse un respiro, detenerse y volver a continuar, le aseguro que no volverá al mismo punto donde creyó haber dejado las cosas… ni tampoco como las dejó, es posible que a su vuelta todo le parezca como un nuevo panorama… simplemente porque no será el panorama el que le siga controlando a usted, sino usted, que ya se sentirá con la capacidad suficiente de ordenarlo y poner cada cosa en la escala que le corresponde.

Recuerde que nunca se pierde el tiempo cuando ese tiempo es aprovechado para proveerse de salud, de calma y de deseos, porque los deseos son la antesala de los buenos proyectos que hacen que su vida sea eso que siempre ha querido. Por eso cuando le haga falta desconectar… desconecte.

Todos en algún momento necesitamos un tiempo y es nuestra responsabilidad saber identificar ese tiempo para nosotros mismos. Y no importa la opinión de los demás, si lo necesita hágalo, le aseguro que el descanso bien aprovechado es tan productivo para usted, como el tiempo que invierte en su trabajo, porque de nada sirve estar presente si no se puede estar consciente y bien enfocado. Así que no dude ni permita tampoco que nada ni nadie le haga dudar.

Escúchese a usted mismo  y tome las medidas que sean necesarias para procurarse ese espacio donde pueda autorreconfigurarse, porque le aseguro que nadie puede hacerlo por usted. Cada uno de nosotros somos responsables de procurarnos y proveernos de aquellas cosas que nos permiten vivir de la mejor manera que podamos vivir, así que no demore, organícese y haga todo lo necesario para acceder a ese tiempo que le aseguro le devolverá mucho más, que la inversión que le haya destinado.

Y disfrútelo, disfrute inmensamente ese tiempo, ese espacio y esa experiencia… porque de ella depende el éxito en su futuro a corto mediano y largo plazo, se lo digo porque quien sabe escucharse sabe también sus necesidades y sabe también, que eso que necesita, lo necesita para ser y sentirse mejor, y, en esa línea de pensamiento,  se entiende que usted tiene la absoluta certeza de que una vez satisfecha esa necesidad será mucho mejor de lo que hasta el momento ha sido… y de eso se trata la vida, de ser lo mejor que podamos ser sin dejar de ser… quienes somos.

Y no se sienta mal por dejar a un lado por un tiempo sus obligaciones y sus responsabilidades… descansar es también su obligación y su responsabilidad… recuerde la frase de Galileo Galilei… “La mayor sabiduría que existe es conocerse a sí mismo”… su tiempo es sólo suyo… escúchese y desconecte…

Comparte esta entrada

Comentarios