Medio ambiente sustentable (MAS)

Si bien las dependencias tienen políticas ecológicas, cada una la aplica a su manera

COMPARTIR 
Opinión del experto nacional 23/04/2014 01:53
Medio ambiente sustentable (MAS)

Por Enrique García y García*
 

Las estadísticas socioeconómicas nacionales publicadas por el INEGI desde hace décadas han puesto de relieve las grandes diferencias existentes en los estratos sociales, lo cual ha orillado a los gobiernos a elaborar e implantar campañas intensivas para disminuirlas, pero desde mi punto de vista, de corto alcance pues combaten los efectos y no las causas. Programas van y vienen con distintos nombres; no obstante los resultados son los mismos y las diferencias continúan.

Como ejemplo, basta caminar por los campos de cultivo para  constatar que los campesinos siguen viviendo en las mismas condiciones de pobreza de sus padres y abuelos, dejando al descubierto el fracaso de la reforma agraria emprendida hace casi 80 años y lo mismo se aplica con la expropiación petrolera, que no han podido otorgar a los mexicanos el nivel de vida ofrecido cuando fueron implantadas.

No es mi intención señalar a “presuntos culpables”, ni tengo los elementos, sino aportar mi opinión sobre una causal primordial plasmada en el refrán universal: “no des pescado, sino enseña a pescar”. De aquí, amigo lector, identificas la esencia: educación. La actual campaña para erradicar el hambre cae en lo mismo: se mitiga el hambre hoy, pero no la de mañana; son programas de corto plazo que no dan sustentabilidad.

El cuidado del ambiente es un tema incluido en los programas de los tres órdenes de gobierno, por el reconocimiento de su depredación en las últimas décadas. Bien, muy bien. Sin embargo no todos lo entienden de la misma manera; tan es así que las dependencias a cargo de esas labores las encuadran en acciones de corto plazo atendiendo sólo los efectos ecológicos.

Resulta sintomático que las dependencias aludidas minimicen las actividades educativas y dediquen la mayor parte de su presupuesto a identificar y sancionar violaciones a las normas ambientales, lo cual me parece necesario y obligatorio, pero no es todo, pues no educan ni, menos, dan sustentabilidad a las tareas.

El crecimiento de la población demanda más alimentos y espacios habitacionales, lo cual implica usar más recursos naturales, por lo que es prioritaria su optimización. Cualquier modificación del entorno repercute en el  ambiente, de aquí que dichas demandas deben ser satisfechas tomando en consideración la sostenibilidad de las medidas que las satisfagan.

Es práctica común y obligatoria que los permisos de urbanización soliciten a las dependencias de ecología su visto bueno, pero dependiendo de su enfoque otorgarán la autorización con base en la norma aplicable pero sin tomar en consideración la posibilidad de que los permisos lleven un ingrediente importante, su sustentabilidad.

A modo de ejemplo, una solicitud de agua para un nuevo fraccionamiento debería considerar en todos los casos no sólo su dotación con base en la disponibilidad el recurso hídrico, sino también su recuperación a través de una planta privada de tratamiento de aguas residuales.

Por otra parte, los programas de desarrollo social deben tomar en consideración el punto de vista de las dependencias relacionadas con el medio ambiente y analizar si las acciones son sostenibles por ellas mismas, pues de lo contrario caerían en lo comentado en párrafos precedentes.

Una comunidad rural que cuenta con una presa con agua contaminada se le puede beneficiar perforando un pozo profundo, pero es mejor que se la apoye rehabilitando integralmente el  embalse para captar agua de lluvia, construyendo corrales para los animales y sembrando peces en el agua limpia. Éstos son proyectos sociales sustentables y de rápida respuesta.

Creo que es necesario legislar para que todas las dependencias ecológicas del país tengan una visión más amplia y su misión sea la de dar sustentabilidad al medio ambiente, y ello conlleve un bienestar inmediato para las comunidades.

Ojalá que en el futuro cercano tengamos un mayor número de organizaciones gubernamentales con enfoque tipo MAS, es decir, en el Medio Ambiente Sustentable. Sí se puede y hay varias que ya lo tienen.

* Físico nuclear, con especialidad en energía, agua y transferencia de tecnología.
Comentarios: ptfsc@prodigy.net.mx y en Twitter @fisicogarcia

Comparte esta entrada

Comentarios