A la baja o al alza

COMPARTIR 
Miguel Ángel Godínez García 30/08/2014 01:37
A la baja o al alza

Es indudable que hoy la agenda del país está concentrad en el tema de seguridad nacional, y cómo no si ésta influye negativamente al desarrollo económico de cualquier nación. Un gobierno que no garantiza la seguridad personal y la de sus bienes a sus ciudadanos, tendrá latente un grave problema social, sobre todo porque dentro de los delitos que más afectan el bienestar de la gente está el secuestro, un mal que vemos crecer a pesar de datos estadísticos que indican que va a la baja, pero que en realidad de acuerdo a la percepción de la sociedad, se ha visto incrementado en estos últimos años, sin que ningún gobierno haya podido controlarlo. Mientras la Comisión Nacional de Seguridad habla de la disminución de 13% en los secuestros, organizaciones no gubernamentales aseguran que la contabilización no es exacta, ya que se han limitado a registrar sólo los delitos denunciados a nivel federal y no los denunciados en los ministerios públicos locales, aunados a éstos, también quedan fuera los que no son denunciados por el deseo personal de las familias como un derecho para no arriesgar la integridad de su familiar, hay quienes aseguran que si se tomara en cuenta lo anterior, estaríamos hablando de un porcentaje de 50% más que en 2013, considerado como el año que registró el mayor número de secuestros en todo el país. La sorpresa para todos en estos últimos días ha sido conocer que Valle de Bravo, en Edomex, está siendo azotado por una ola de secuestros y extorsión que las autoridades no habían querido reconocer, bajo la excusa de que al no haber denuncias no hay delitos. Sin embargo, los habitantes de la localidad han declarado ante medios de comunicación, que los secuestros y las extorsiones a empresarios ha mermado la actividad turística y económica del lugar, reconocido por ser un sitio de descanso para un sector exclusivo de nuestra sociedad. A pesar de las declaraciones del presidente municipal negando estos hechos, las acciones que el Ejecutivo ha ordenado implementar, confirman la presencia de organizaciones criminales y la necesidad apremiante de escuchar las demandas de los pobladores de Valle de Bravo. Es así como el Ejército, la Marina y la Policía Federal han llegado a la plaza, además, de que la Gendarmería Nacional ha encontrado el mejor lugar para ser presentada acudiendo en apoyo a la población. La cuestión es saber quiénes de todas estas instancias tienen qué facultad. Esta nueva corporación que se presentó el viernes pasado con un impresionante desfile presumiendo a sus elementos su poderoso equipo y bellos uniformes ante el Presidente de la República y a la ciudadanía, viene a cumplir las órdenes del presidente Peña Nieto por instituirla. La Gendarmería ha tenido varios cambios desde su creación, hemos visto que a lo largo de la presente administración la idea ha cambiado de número de efectivos, de cantidad presupuestal, de institución de donde provienen y de líneas de mando, quedando hoy, como un agrupamiento más de la PF a cargo de Rubido García ante la negativa de las Fuerzas Armadas de que un civil estuviera al mando de personal militar de una corporación independiente y controlada por Gobernación. Estas no garantizan la disolución del problema de inseguridad, ya que la coordinación bajo estas condiciones se convierte en un caos entre los encargados de la Seguridad Nacional. El problema de Valle de Bravo tiene a Peña Nieto muy incómodo al ser una localidad de su estado natal, en primer lugar por haber sido gobernado por él y en segundo lugar porque Eruviel ha desatendido el tema, al grado que el Ejecutivo haya presionado en realizar dos cambios importantes en el gabinete del titular del estado, la llegada de Damián Canales a la Secretaría de Seguridad Ciudadana y a José Manzur Quiróga como secretario de Gobierno. Hay quienes especulan que Peña Nieto llamará a Eruviel a integrarse a su gabinete para darle una salida digna y encomendará a Manzur las elecciones de 2015. Lo cierto es que al Edomex, también el Ejecutivo lo está poniendo en orden como lo hizo con Michoacán, demostrando que los gobernadores que son rebasados tendrán que afrontar la intromisión del Estado para recuperar la plaza. Mientras tanto la opinión pública seguirá siguiendo de cerca los resultados de estas acciones en Valle de Bravo y del trabajo de una recién nacida agrupación a la que deberán enseñar a reconocer a distancia, a personajes como AMLO, para evitar detenerlo en un procedimiento de rutina que todo ciudadano, menos él, debe respetar y aceptar, y no hacer el ridículo de terminar despidiendo de mano muy sonrientes y sin ninguna consecuencia, como lo hicieron los soldados, a quien momentos atrás los insultaba por cumplir con su trabajo, como si transitar en  camionetas Suburban de lujo del mismo color y con toda la prepotencia que el señor Obrador acostumbra fuera cosa de todos los días. A la baja o al alza al igual que los secuestros, la popularidad de algunos personajes de la política, incluyendo la de AMLO no deja de sorprender.

Comparte esta entrada

Comentarios