Opacidad en el dinero del DF

COMPARTIR 
Martín Espinosa 03/12/2013 01:28
Opacidad  en el dinero del DF

De acuerdo con los últimos acontecimientos tras el anuncio de la dirigencia del PRD de salirse de un “moribundo” Pacto por México, bajo el argumento de haber sido “ninguneado” en las negociaciones de la reforma política que se debate en el Congreso de la Unión, queda ahora en el aire la tan “traída y llevada” reforma política para el Distrito Federal, a fin de que la entidad federativa número 32 deje de ser “de segunda” para convertirse en un estado de “primera” con todo y autonomía presupuestal. A pesar de los avances que este año hubo en las relaciones que tenían los anteriores jefes de Gobierno con el titular del Poder Ejecutivo federal (recuérdese la última entre Ebrard y  Calderón) y que fructificó en el llamado Fondo de Capitalidad,  así como en recursos dentro del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS) y que le significarán a la capital la friolera de tres mil 700 millones de pesos, con la salida del PRD del Pacto todo lo demás que  se pudo ganar hoy está en la incógnita, toda vez que habrá que esperar cómo se desarrollan las negociaciones futuras entre las tres principales fuerzas del país. Pero por lo pronto, acaban de transcurrir las comparecencias de los 16 jefes delegacionales, que en las diversas iniciativas de reforma política para el DF, que presentaron tanto PAN como PRD, buscan convertirlas en algo así como “municipios” o “cabildos delegacionales”, con la finalidad de presentar sus demandas en materia presupuestal, a pesar de la poca claridad que existe en cuanto a la forma en que manejan el dinero que les entrega el gobierno central para su funcionamiento. Quince de las 16 delegaciones del DF solicitaron a la Asamblea Legislativa ampliaciones presupuestales respecto del “techo” propuesto por la Secretaría de Finanzas, que en conjunto suman nueve mil 500 millones de pesos; casi tres veces el Fondo de Capitalidad autorizado por la Federación para la capital del país. Paradójicamente, las autoridades que más recursos pidieron fueron las de Alvaro Obregón, Iztapalapa y Tlalpan, las cuales por sí solas alcanzan una suma de cutro mil 500 millones de pesos. Dicen las crónicas de la semana pasada que la petición que más llamó la atención fue la presentada por el delegado en Cuajimalpa, Adrián Rubalcava, quien solicitó duplicar su presupuesto respecto del año pasado, lo que significa una erogación adicional de 878 millones de pesos. El gran problema son los subejercicios que registran las demarcaciones en el gasto presupuestal. O sea, que los recursos no se aplican con rapidez y eficiencia lo que se refleja en la poca atención que reciben los ciudadanos en obras e infraestructura básica para vivir como “Dios manda”. Para este año, las delegaciones recibieron 25 mil millones de pesos, lo que significó alrededor de 17% del presupuesto total de la ciudad. De acuerdo con información del tercer informe trimestral de Avance Programático, sólo habían ejercido 15 mil millones y hay delegaciones que han “retenido” el gasto hasta en 50%. Es decir, que aún y habiendo gastado el dinero público de manera ineficiente, se atreven a pedir más. Por lo pronto, los legisladores de la Ciudad de México se aprestan a debatir el monto del presupuesto asignado por la Cámara de Diputados federal y que será de 152 mil 105 millones de pesos. Será el presupuesto más grande que jamás se ha designado para la capital del país, lo mismo que se dijo de los gastos a nivel federal.

El proyecto contempla la realización de obras en materia de movilidad como la ampliación de la Línea 12 del Mero, para lo cual se destinarán mil millones de pesos. La construcción de la Línea 6 del Metrobús con 800 millones de pesos y mejores al conflictivo Circuito Interior, que eliminará todos aquellos cruces donde hay semáforos aún y que deberá tener puentes y pasos a desnivel, con 794 millones de pesos, entre otras obras.

Urge mayor transparencia, principalmente en el uso de los recursos que irán a las 16 delegaciones políticas en que se divide la capital. Hay una iniciativa propuesta en la Asamblea Legislativa del DF. Pero por un tecnicismo llamado “ampliación de turno” ante la Mesa Directiva del órgano legislativo, se mantiene oculta y en la congeladora. Sus promotores han prometido que es cuestión de días para que salga a la luz. Esperemos, de lo contrario de nada servirán más recursos si siguen utilizándose a “espaldas” de los ciudadanos.

Comparte esta entrada

Comentarios