María Amparo Casar Las plurifalacias
Si el PRI quiere un Congreso más pequeño no tiene más que retomar la iniciativa que planteó en febrero de 2010. Los argumentos de entonces son idénticos a los que el líder del PRI, César Camacho, ha estado difundiendo en la última semana y deben analizarse por sus méritos....
  • El cómodo expediente de los costos políticos
  • Una Legislatura muy productiva
    En dos años un Congreso plural en el que están representadas siete fuerzas políticas y ningún partido tiene mayoría fue capaz de procesar 17 reformas constitucionales que modificaron 69 artículos, cambiaron decenas de leyes y crearon más de 15 nuevos ordenamientos jurídicos.
  • Éxito político innegable
    La Reforma Energética en su aspecto legislativo es hoy una realidad. Lo que está por verse es que las reformas aprobadas cumplan con los propósitos declarados: que la capacidad de ejecución de la industria de exploración y producción de hidrocarburos se amplíe.
  • Justificar las decisiones: una práctica democrática
  • Certeza en las decisiones
    Fallidos son aquellos estados en los que sus gobiernos han perdido el control del territorio y sus aparatos de seguridad son débiles; sufren la práctica generalizada de la corrupción y padecen una fuerte presencia del crimen organizado; presentan problemas de crecimiento desigual...
  • ¿Vientos presidencialistas?
    Pronto se cayó en la cuenta de que el poderosísimo presidencialismo mexicano no estaba basado en las facultades que la Constitución otorgaba al Poder Ejecutivo sino en los famosos poderes metaconstitucionales...
  • Estampas de asimetría
    A una regulación asimétrica —que no es más que un trato desigual— subyace la idea de dar oportunidad a ciertas personas, mercados, empresas o países que están en desventaja, de crecer para superar circunstancias desfavorables.
  • Abonando al desastre urbano: AMLO, Ebrard, Mancera
  • Alternativas para la repartición del voto de la chiquillada
  • El poder de los gobernadores
    La alternancia en el poder presidencial trajo la esperanza de revertir el centralismo. Particularmente porque el partido que llegó al poder en 2000 cultivó siempre la bandera del federalismo. No ocurrió así. La situación, si cabe, empeoró: más dinero, menos responsabilidades y ningún garrote.
  • Contrapesos, ¿hasta dónde?
    Como en toda pieza de ingeniería, tanto la cantidad como la calidad son cruciales. La insuficiencia de contrapesos lleva al autoritarismo, su exceso a la ineficiencia o al inmovilismo. Pocos límites que cumplan con su propósito es mejor que muchos límites que en apariencia constriñen a los poderes...
  • ¿Y los derechos de la policía?
    Las percepciones de la población sobre la policía no son para enorgullecer a nadie. Su reputación es mala aunque, por cierto, no peor que la que tienen otros actores de la vida pública cuyas calificaciones están por debajo de las de los uniformados.
  • Lo que no hay que hacer
    La negociación a la que fueron sujetas las leyes y el producto final que ofrecieron los legisladores es un manual de lo que no debe hacerse con la treintena de leyes que regularán las reformas energética y de telecomunicaciones.