María Amparo Casar De buenas leyes y malos gobernantes
Son los retos prácticos los que debieran preocuparnos. El primero es meter al aro de la transparencia a los estados. No se trata únicamente de suprimir los obstáculos de las leyes estatales y de impedir que los gobernadores capturen a los institutos locales......
  • Explorar alternativas
    Es pronto para pedirle a las reformas que desplieguen todo su potencial. Apenas se licitaron las primeras cadenas de televisión, las tarifas telefónicas empiezan a disminuir, la COFECE está comenzando a quebrar algunas prácticas monopólicas, el crédito da sus primeros signos de expansión...
  • Valor y sensibilidad
    Mientras que en Brasil a los diputados se les abre una investigación, aquí los legisladores meten a escondidas a la Cámara de Diputados a un compañero electo para que tome posesión y adquiera inmunidad...
  • ¡Conoce a tus candidatos... y a tus partidos!
  • Cuestión de confianza
    La pérdida de confianza se da cuando se incumple con la conducta esperada de forma continuada en el tiempo; cuando no hay regularidad o predictibilidad en el comportamiento del otro o la hay, pero en sentido contrario a lo que se esperaba.
  • La injusticia de exigir justicia
    Vale preguntarse si Marcelo Ebrard estaría en la picota si no hubiese claros indicios de conflicto de interés, malversación de fondos, fraude, negligencia y omisión. Si Murat hubiera aparecido en la investigación del New York Times sin la compra de propiedades a través de prestanombres o empresas fantasma.
  • ¿Peras al olmo?
    Asumo que el Presidente y su equipo de gobierno leen y escuchan las mismas noticias, están al tanto de los mismos indicadores y tienen a la mano las mismas encuestas (o más) que usted y yo. Supongo que saben, como usted y como yo, que estamos hasta la coronilla de la corrupción y la impunidad.
  • ¿Privatizar las tareas del Estado?
    Las cúpulas empresariales no se están asociando para garantizar por sus medios “la soberanía territorial, la paz, el orden y la actividad económica”, pero sí están tomando cartas en el asunto de la corrupción. A diferencia de lo que ocurre con la violencia, el combate a la corrupción sí se puede privatizar...
  • Estirar la mano
    Sabedores de que el 90% de sus ingresos proviene de recursos que les entrega la Federación, senadores y gobernadores están inconformes con la merma de las partidas de dinero que les tocan a los estados. Pero se rehúsan a asumir su responsabilidad y a ser parte de la solución
  • ¿De riego o de temporal?
    El descreimiento hacia la política y los políticos no surgió por generación espontánea ni ha sido fruto de una catástrofe natural. Los políticos la han construido con trabajo y tesón. Llegó un momento en que los ciudadanos dejaron de creer en la política monopolizada...
  • Delegados desbandados
    En nuestro país están mal direccionados los castigos. Se castiga la legítima ambición política, la carrera política y la posibilidad de concluir los ciclos para los cuales los representantes fueron electos. En sentido contrario, deja de castigarse la corrupción.
  • A favor del voto
    ¿De verdad se piensa que hay un mundo posible en el que se anule la elección presidencial por un rebase de 5% en el tope de campaña? En realidad tiene toda la razón el diputado del verde Enrique Aubry que, con gran cinismo, dijo: “¿Por qué los demás partidos no lo hacen?, por burros, por ignorantes”...
  • Doce campanazos
    El doceavo campanazo lo debemos dar los ciudadanos: impedir que caigan en el olvido tanto crimen y tanta desvergüenza y seguir elevando el listón de exigencia a través de la participación política, la vigilancia y la denuncia de los actos ilícitos en los que incurran las autoridades.
  • Inmovilizado
    El porcentaje de bateo legislativo de 2013 y 2014 es de los más altos que se recuerde en la historia de México, tanto en cantidad como en trascendencia, pero pocos fueron los resultados tangibles para aquello que interesa a la población y, por lo tanto, muy reducida la aprobación que mereció el gobierno.