Her

COMPARTIR 
Lucero Solórzano 29/01/2014 00:00
Her

Otro título que se encamina al Oscar a la Mejor Película de 2013 se estrena este viernes en México. Se trata de Her-Ella (Estados Unidos, 2013), película escrita y dirigida por Spike Jonze.

Con una activa carrera en el cortometraje y documentales, éste es el cuarto largometraje de Jonze y el primero que escribe en solitario. Los tres anteriores hablan ya de su estilo original, creativo y muy personal: Cómo ser John Malkovich de 1999 y Adaptation-El ladrón de orquídeas de 2002, ambas con guiones de Charlie Kaufman, y Donde viven los monstruos de 2009 y adaptada del libro homónimo de Maurice Sendak.

Her reafirma a Jonze como un realizador que sabe innovar, que es un gran contador de historias, y que tiene mucho talento como director de actores a los que lleva a las nominaciones y premios. La película además es candidata a cinco premios Oscar al Mejor Guión, Música, Canción Original, Diseño de Producción y Película.

El argumento de Her recrea una historia de amor muy poco convencional y se mueve en la ciencia ficción, pero resulta sobrecogedor el hecho de que no es descabellado. Lejos de eso, es alarmantemente viable. Su protagonista, Joaquin Phoenix, alcanzó a estar entre los finalistas al Globo de Oro, pero no al Oscar aunque su actuación es más que memorable.

Está ubicada en un futuro próximo, no apocalíptico, ni oscuro o pesimista, como sucede en muchas películas futuristas. Por el contrario,  la vida en este mundo imaginado por Spike Jonze se antoja apacible, tranquila y feliz, lo que se enfatiza con la espléndida fotografía e iluminación de Hoyte Van Hoytema, de quien por cierto se esperan sorpresas tras su colaboración en lo más reciente de Christopher Nolan.

En este futuro “casi presente” las personas han generado una aguda dependencia hacia la tecnología, pero eso no parece causar  ningún tipo de desdicha; aparentemente, insisto.

La narración gira en torno a Theodore,  interpretado por Phoenix, que se mueve bien en el rol del solitario y ensimismado escritor de cartas para personas que solicitan el servicio para dirigirse a sus parejas, hijos o padres. Theodore está atravesando penosamente el duelo por su separación matrimonial, y su monótona vida se mueve entre el trabajo, su casa, los trayectos de ida y vuelta y su muy estrecha relación con las tecnologías de comunicación.

Un día adquiere un nuevo sistema operativo que es lo más cercano a relacionarse con un ser humano con la diferencia de que es un ente virtual, sin cuerpo, ni piel. Parecería que es solamente un cerebro, pero eso sí, es capaz de recrear emociones, sentimientos, deseos, apetitos, afectos.

Scarlett Johansson (que nunca aparece en pantalla) da voz a Samantha, este eficiente sistema, y desde los primeros momentos su calidez, sensualidad, buen humor, empatía y gentileza, seducen a Theodore, que aprovecha cualquier pausa para conversar con ella, sin darse cuenta de que ambos se están enamorando.  

La propuesta no puede ser más atractiva e interesante: las personas establecen relaciones profundas y hasta amorosas con sus dispositivos o gadgets. Si usted observa en una reunión la cantidad de personas que se aíslan para consultar algo en sus iPads, iPhones, smartphones, estará de acuerdo conmigo en que no estamos tan lejos de ello. El paso siguiente, según el brillante planteamiento de Spike Jonze, es que la tecnología avance hasta convertir los aparatos en entes individuales, inteligencias capaces de razonar, decidir, opinar y amar. 

Esto presenta un grave peligro para las relaciones entre personas  y de hecho es el argumento de la esposa de Theodore —Rooney Mara— que se queja de que él casi no tiene tiempo para ella.

Her es una bella historia de amor contada de una manera por demás original, que además mueve a muchos cuestionamientos sobre la conducta humana en nuestro propio presente.

La inteligencia artificial que algunos han recreado como un peligro que puede llevar hasta la extinción del género humano, en Her es una forma amable de relacionarse, más segura, menos demandante. Resulta verdaderamente espeluznante.

                Muy recomendable. No se la pierda.

Comparte esta entrada

Comentarios