Llamando a Ecco

COMPARTIR 
La Crítica 01/09/2014 00:19
Llamando a Ecco

Por Adrián Ruiz Villanueva

A lo largo de la historia del cine hemos recibido nuestra propia presencia extraterrestre, tal vez la más emblemática ha sido la de E.T. El extraterrestre, cuya escena despidiéndose de su amigo Elliot con la frase: “Estaré aquí mismo”, ha hecho derramar lágrimas de nostalgia y anhelo por una amistad así.

Años antes, y también de la mano de Steven Spielberg,  Richard Dreyfuss conoció a los denominados OVNIS en el filme Encuentros cercanos del tercer tipo, en ambas cintas se daba una perspectiva diferente a la de los marcianos invasores como ocurría en filmes como La guerra de los mundos.

Han pasado más de 30 años y aún quedan en el subconsciente de las masas el score de John Williams, acompañado por imágenes en el que diferentes jóvenes montados en bicicletas levitaban en medio del atardecer, debido a los poderes de E.T, por citar un ejemplo.

En esta ocasión llega una premisa similar. La historia nos presenta a tres amigos, en albores de entrar a la adolescencia, quienes deciden emprender una investigación en la que los mensajes de texto de los celulares se tiñen de extrañezas y rarezas.

En medio de una inminente separación debido a la construcción de una autopista, por lo que el suburbio debe desplazarse a nuevos horizontes, los tres protagonistas hallarán a un ser espacial buscando regresar a casa.

Con una delgada línea entre el tributo y la copia descarada la película se ondea con una bandera de amistad, de solidaridad y de afecto.

Los recursos para narrar la trama abordan, cámara en mano, algo inusual para una cinta familiar, visto en cintas como Cloverfield o Súper 8, los cuales le dan un toque de actualidad para ser consumida por la llamada generación Milenio.

A su vez hay algunas tomas subjetivas y de interacción en las que el espectador se convierte en un personaje más en el filme.

 A lo largo de una hora y media la cinta otorga reminiscencias a odiseas de amistad en los 80 como el clásico de Spielberg ya mencionado o Cuenta conmigo, en su totalidad triunfa en conseguir un momento entretenido más no memorable.

En resumen es una cinta hecha para las nuevas generaciones en la cual se percibe una imitación o tributos, si así lo prefieren, con algunos méritos, pero fácilmente desechable.

Dirige:

Dave Green.

Actúan:

Teo Halm.

Brian Bradley.

Reese C. Hawting.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red