Comando especial

COMPARTIR 
La Crítica 31/08/2014 01:08
Comando especial

Por Alonso Díaz de la Vega

Antes de que se burlen de ella, Comando especial 2 (2014) se adelanta a sus detractores y se admite como innecesaria y de- sechable. Así como parodia la franquicia Dos policías rebeldes, de Michael Bay, el nuevo filme de Phil Lord y Christopher Miller se ataca a sí mismo por ser, como los personajes lo mencionan en repetidas ocasiones, “exactamente lo mismo” que el anterior. Este humor metaficticio pone a la película en un apartado más inteligente y cínico que a otras farsas, pues su mero estilo y buena parte de los gags son un ataque directo a la cultura de la secuela. Aunque la cinta abusa de este recurso, no pierden su gracia escenas como la junta entre el jefe Hardy (Nick Offerman) y los oficiales Jenko (Channing Tatum) y Schmidt (Jonah Hill), que parece más bien una junta entre un jefe de estudio y sus productores tarados, quienes discuten sobre las posibilidades de la nueva misión/trama de la franquicia que empezó con Comando especial (2012). Más adelante en la historia, Jenko se confunde y explica que debido al alza de presupuesto pensó que tendrían la participación de Cate Blanchett. Schmidt le aclara que les dieron carte blanche, carta blanca, no a la actriz australiana.

El estilo, sobrecargado de música electrónica y hip hop, sostiene una sensación de kitsch que en otras películas sería muy serio, mientras que aquí es parte de la aguda sátira de Lord y Miller. Incluso la amistad entre Jenko y Schmidt, descrita más bien como un noviazgo en crisis, parodia el bromoerotismo —el romance entre bros, entre cuates— inherente a las parejas policiacas desde Mel Gibson y Danny Glover en la franquicia Arma Mortal, hasta Will Smith y Martin Lawrence en la mencionada Dos policías rebeldes, sin olvidar, claro, aquel desastre clásico Tango y Cash, con Sylvester Stallone y Kurt Russell. No es coincidencia que el alma gemela de Jenko, Zook, sea interpretado por Wyatt Russell, el hijo de Cash. Sin embargo, también el predecible rompimiento de la nueva pareja, con homenaje incluido a Annie Hall (1977), y el reencuentro de la original, son parte de la inmensa burla que es Comando especial 2.

Aunque carece de la ambición como para ser una cinta que redefina su género, Comando especial 2 merece reconocimiento por su sencillez y su humor nabokoviano que ridiculiza constantemente la anécdota que ni siquiera se esfuerza en relatar. Tras crear la primera cinta de la franquicia y La gran aventura Lego (2014), Lord y Miller se coronan con esta película como los grandes humoristas posmodernos, destacables hasta por su irrespeto a la corrección política evidente en la identificación deliberadamente errónea de nuestro país como Puerto México, y en las risibles lecciones de tolerancia cuando Schmidt se queja de ser llamado maricón o en la escena en que Mercedes (Jillian Bell) le exige a Schmidt que la golpee como a un hombre. En 2014 la homofobia y el machismo ya están sobrepasados. Se dice.

 

Dirigen:

  • Phil Lord.
  • Christopher Miller

Actúan:

  • Jonah Hill.
  • Channing Tatum
  • Ice Cube.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red