GODZILLA

COMPARTIR 
La Critica 18/05/2014 00:18
GODZILLA
Por Alonso Díaz de la Vega

 

En su esencia mitológica, el monstruo es obstáculo. Escila y Caribdis lo fueron para Jasón y Odiseo, como la Esfinge lo fue para Edipo. Tras vencer o eludir a las horrorosas bestias, los héroes continuaron su viaje hacia la gloria y la tragedia, pero jamás se encontraron a sí mismos en estas criaturas. Suponiendo que Godzilla es algo más que un monstruo, como lo expresó por primera vez Ishiro Honda en 1954, Gareth Edwards aporta una visión original, sin embargo simple, en tono con las aventuras más maniqueas de El rey de los monstruos.

Para la mitógrafa Marina Warner, el monstruo viene de las profundidades del océano o de la tierra porque simboliza “una falta de entendimiento, y lo refleja en sus desordenas, salvajes, heterogéneas, asimetrías de la forma”. En la cinta de Edwards, el reptil gigante y bípedo, acaso humanoide, conserva esa asimetría con que lo imaginó Honda, pero no sus cualidades monstruosas. En vez de ser una materialización de un temor social, como el original lo fue de las armas nucleares, el Godzilla de Edwards viene a salvarnos del trauma que simbolizan los MUTO, una especie de parásito gigantesco. Incluso, el origen de los monstruos es distinto, pues provienen de la antigüedad y no del error humano. Si era inevitable que un día despertaran, la devastación no es provocada; es circunstancial. En la cinta, el doctor Ichiro Serizawa (Ken Watanabe) compara a Godzilla con un dios que viene a restaurar el balance, pero más que un renovador del orden cósmico, resulta un bondadoso rescatador.

La simplicidad en esta encarnación muestra una ignorancia no sólo de lo que es un monstruo, sino también de lo que es una deidad. De Shiva a Jehová, el dios ha sido para diversas culturas una expresión amoral del universo. Así como da, quita, porque su acción trasciende nuestra limitada noción del bien y el mal. El Godzilla de Edwards no es una divinidad compleja porque su acción es moral: jamás lo vemos matar inocentes.

Su encuentro con el protagonista, Ford Brody (Aaron Taylor-Johnson), evoca un espejo porque este Godzilla es en realidad un correlativo objetivo; una expresión de la fortaleza interna del héroe humano.

Sin embargo, las reflexiones de Serizawa hacen de esta cinta una confusa experiencia mitológica, que si emociona y complace, también se queda corta en sus ambiciones metafóricas.

Dirige:

  •  Gareth Edwards.
     

Actúan:

  • David Strathaim.
  • Juliette Binoche.
  • Elizabeth Olsen.
  • Ken Watanabe.

@diazdelavega1

Comparte esta entrada

Comentarios