La bicicleta verde

COMPARTIR 
La Critica 28/04/2014 02:53
La bicicleta verde

Por Adrián Ruiz

Como algo común y corriente podría definirse el deseo de una niña por tener una bicicleta, más aún si es verde y flamante; en la cultura occidental esto pasa inadvertido.

Incluso nos podría remitir a Juliancito Bravo en el filme Primera comunión, a finales de la década de los 60, en la que su mayor anhelo era realizar su comunión con Dios con un traje blanco. Aunque podría parecer similar la premisa, esto no ocurre en su totalidad, ya que La bicicleta verde se desarrolla en el  mundo saudí, por lo cual el deseo de esta niña es  catalogado como una aberración, más aún con sus normas inapelables y que esto atenta contra su tan preciada “virtud”.

Es así como a través de los ojos de Wadjda, una niña de diez años  presenciamos el costumbrismo de aquellos que son regidos por el Corán.

Cálido y tierno es como podría definirse el desarrollo de esta cinta, basado en la vivencia de la sobrina de la realizadora, en el cual se enfatiza en una manera sutil y elegante la forma en la que las mujeres son vistas como sombras ante los hombres, con quienes no pueden compartir espacio en lugares abiertos, así como verse inmersas en cánones de conducta en la que sus sentimientos pasan a segundo término, más aún si poseen el cromosoma XX, el cual no tiene valía como el XY.

Sin embargo, detrás de aquellos velos, la cinta expone a la mujer como un ser capaz de reír, bailar, trabajar, buscar una autorrealización, así como exponer y subrayar que el amor de una madre es incondicional, no importando banderas, religiones o creencias.

Incluso el machismo, como podría considerarse, al que están expuestas las mujeres de la cultura islámica, se puede apreciar en el hecho de que la directora, Haifaa al-Mansour es la primera directora de cine de Arabia Saudita.

La cinta se ondea con delicadeza, sentido del humor y ternura, pero también  funge como un retrato sociológico sobre el trato y vida al que están expuestas las mujeres. A través de ciertos personajes se puede presenciar la hipocresía y la doble moral; en otro se vislumbra que a los diez años las mujeres ya son aptas para contraer matrimonio;  de igual modo retrata cómo los hombres tienen varios matrimonios  y afecta irrevocablemente en la autoestima y la susceptibilidad de las mujeres que deben ver cómo su amado se va con otra, o en su defecto compartirlo.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red