Mensaje triunfal

COMPARTIR 
José Rubinstein 05/09/2014 01:15
Mensaje triunfal

Diez años en Excélsior.

 

Una imagen visual puede impactar más que mil palabras. Destaco la fotografía —destinada a ser un clásico del anecdotario nacional— en que aparece el Presidente de la República a punto de iniciar en Palacio Nacional su segundo mensaje a la nación, con la banda presidencial al pecho, la bandera y escudo nacional de fondo y flanqueado por dos representantes de un partido de izquierda, del PRD, uno presidente de la Cámara de Diputados, el otro de la Cámara de Senadores.

La izquierda integrante del Pacto por México constató que reditúa más negociar entre poderes para conjuntamente trazar el mejor camino para México que mandar al diablo a las instituciones. Ejemplo fehaciente es haber conseguido una Reforma Fiscal apegada a su propuesta.

El tono del mensaje de Enrique Peña fue por demás triunfal, particularidad de toda ceremonia similar del pasado, incluso en el lagrimal informe de 1982, López Portillo lanzó un exultante ¡No nos volverán a saquear!

Sin embargo, le asisten fundadas razones al Ejecutivo para mostrar su optimismo. En 21 meses del presente gobierno han sido aprobadas 11 reformas estructurales, más otra en el periodo de transición. De alguna manera, apenas quedan establecidas las reglas del juego por iniciar y los resultados serán evaluados en un plazo perentorio. El pronóstico más optimista al inicio de sexenio seguramente se hubiera quedado corto en cuanto al número de reformas aprobadas en este lapso. A propósito, Felipe Calderón responsabiliza al PRI de obstaculizar las reformas durante su periodo presidencial.  Al igual, Vicente Fox argumenta que la construcción del aeropuerto de Atenco se paró por el alto costo de los terrenos. Obvio, los terrenos debieron negociarse previamente. Generalmente las explicaciones corren a cargo de quienes no lograron su cometido, los vencedores no explican.

No obstante, distintas evaluaciones desacreditan la gestión de Enrique Peña: el crecimiento del país viene siendo raquítico, la inseguridad pública se percibe como un serio obstáculo del crecimiento económico, la corrupción
—término mencionado una sola ocasión durante el mensaje presidencial— es una constante en toda tramitología y además, las metas de empleo lejos están de cumplirse. En el reporte mundial de competitividad del Foro Económico Mundial, México retrocede por segundo año consecutivo, del sitio 55 al 61 entre 144 países evaluados.

Del aludido mensaje destacamos que el programa Oportunidades —antes Progresa y aun antes Solidaridad— se rebautizó ahora como Prospera. Pareciera que el éxito de la política social dependiera del nombre del programa. Prospera aplicará alternativas para disminuir la pobreza, la cual permanece estancada, a pesar de los 73 mil millones de pesos destinados el presente año a programas sociales.

La noticia de ocho columnas del mensaje presidencial es la edificación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, el mayor proyecto de infraestructura de los últimos tiempos, cuya finalización se estima para 2020. El costo de esta monumental obra —nos dicen que autofinanciable— se estima en 120 mil millones de pesos —169 mil millones según el director financiero del AICM—  y será construida en cuatro mil hectáreas propiedad del gobierno federal en el exvaso de Texcoco. De entrada se crearán 160 mil empleos y cada millón de viajeros propiciará mil empleos adicionales. La viabilidad y seguridad del terreno ha sido avalada por las agencias de aviación de mayor reconocimiento mundial.

Dos observaciones:

1.- Sería imperdonable revivir el mínimo conflicto con los macheteros de Atenco. Seguramente los terrenos en cuestión pertenecen legalmente y sin posible objeción al gobierno federal.

2.- Peritos en la materia reiteradamente han insistido en la inviabilidad de construir un nuevo aeropuerto o ampliar el actual sobre la superficie del vaso de Texcoco. ¿Estaban equivocados?

Esperamos un futuro en que el Presidente rinda su informe de gobierno ante el Congreso de la Unión y en el que el tono triunfador sea justificado por los hechos.

                *Analista

                jrubi80@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios