Bancos: sector privilegiado

COMPARTIR 
José Rubinstein 25/04/2014 00:55
Bancos: sector privilegiado

La excepción a la regla en estos tiempos de vacas flacas en la economía lo constituyen los 21 grupos financieros —el sistema bancario lo conforman 44 instituciones— que operan en el país, con activos concentrados por seis billones 518 mil millones de pesos, equivalentes a 40% del valor actual de la economía nacional y cuyas utilidades conjuntas en 2013 ascendieron a la cifra récord de 107 mil 73 millones de pesos, 24% superiores que las reflejadas el año anterior. El 88% de dichas utilidades —94 mil 861 millones de pesos— corresponden a los siete bancos más grandes del sistema: BBVA Bancomer, Banamex, Santander, Banorte, HSBC, Scotianbak e Inbursa. Exclusivamente por cobro de comisiones y tarifas, a estas instituciones bancarias les correspondió 66 mil 769 millones de pesos.

BBVA Bancomer, con utilidades por 37 mil 781 millones de pesos durante 2013, representó 38% de la ganancia total que dicha institución generó a escala mundial. Este rendimiento es 34.3% superior al reportado el año anterior. Excluyendo los resultados por la venta de Afore Bancomer, la utilidad neta quedaría en 29 mil 696 millones de pesos, 10.7% más que en 2012. Hace apenas diez años, en 2004, el banco español BBVA adquirió Bancomer por cuatro mil 100 millones de dólares al grupo liderado por Eugenio Garza Lagüera, que a su vez lo había comprado en 1991 en dos mil 400 millones de dólares netos, en plena etapa privatizadora. La utilidad obtenida por BBVA Bancomer en una década asciende a 193 mil millones de pesos.

Grupo Financiero Banamex reportó una utilidad neta en 2013 de 18 mil 518 millones pesos, 3.1% mayor a la de 2012. Banamex, igualmente en 1991, fue adquirido por el grupo encabezado por Roberto Hernández y Alfredo Harp en tres mil millones de dólares. En 2001, Banamex fue vendido a Citigroup en 12 mil 500 millones de dólares, exentando a la parte vendedora del pago de impuestos. De entonces a la fecha la institución acumula utilidades netas por 133 mil millones pesos.

En resumen, las ganancias obtenidas en los últimos diez años por los grupos financieros que operan en México suman 785 mil 820 millones de pesos. Únicamente en 2013 la tasa de crecimiento fue de 20.7%, 16 veces más que el crecimiento del PIB.

Las pingues ganancias generadas por la banca comercial en nuestro país tiene como evidente justificación las ventajosas reglas del juego establecidas por la autoridad hacendaria a favor de este consentido sector. Analicemos la contundente realidad: existe una abismal desproporción entre las tasas de interés cobradas por los bancos en préstamos al consumo, las cuales llegan a ser 20 veces más que el interés obtenido por los ahorradores en los mismos bancos. Las tasas de interés pagadas por ejemplo a un ahorrador de diez mil pesos, en el mejor de los casos oscila en 2% anual, mientras que un préstamo personal por una cantidad similar fluctúa en 43% anual.

De acuerdo con el Banco de México, en los últimos siete años, el costo anual por el uso de tarjetas de crédito es de alrededor de 30%, así como el de los créditos hipotecarios es aproximadamente de 15 por ciento. El rendimiento que paga el banco en pagarés a 28 días es cercano a 1.3% y en Cetes al mismo plazo se paga entre 4% y 4.5% promedio. Considerando la inflación, el ahorrador recibe intereses negativos, y eso sin tomar en cuenta comisiones y saldos mínimos requeridos para no causar penalización. Reflexión, ¿cuántos años de inflación —aproximadamente de 4%— debe cubrir el usuario de una tarjeta de crédito anualmente?

Por elemental sentido de equidad, no es posible seguir cobijando a los bancos descobijando a los usuarios.

                *Analista

                jrubi80@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red